AVISO PARA LECTORES: Esto es un blog de desahogo personal y en ningún caso las opiniones aquí vertidas se corresponden con la postura oficial del Vaticano. Leónidas Kowalski de Arimatea es un personaje ficticio, y los gatos que escriben sus textos no comparten necesariamente su comida. Los autores no tienen nada contra las mujeres, y por lo que a ellos respecta pueden seguir constituyendo asociaciones feministas para dar pena y mendigar subvenciones.

martes, 30 de enero de 2007

Hoy ando caliente

(Texto procedente de Spaces, y publicado el 5 de Julio de 2006).

Pues ya ven, hoy me dio por salir a esos mundos de dios. Na, por eso de ver cómo siguen los viles y mortales humanos. Ha sido descorazonador, como siempre.


Un tiparraco lo menos veinte años mayor que yo me ha llamado chulito. CHULITO. ¡A mí!. ¡CHULITO! Y todo por guardar las formas, por ser educado y pensar en los demás. Si es que es para pegarle fuego al mundo. Luego me dicen que soy un cascarrabias, pero es que manda cojones.


No ahondaré en detalles que me encabrono más de la cuenta. Resumiré contando que ha ocurrido en una parada de taxis y mientras yo me dejaba mis preocupaciones personales, y mi dinero, haciendo llamadas para intentar que nos enviaran los taxis que necesitábamos, e incluso cediendo el que por turno me correspondía, ha llegado un tipo maleducado, grosero, muy de aquí, que ha simulado una llamada a la central de taxis. Después de eso pretendió coger el primer taxi que llegó (cuando yo ya estaba hasta los cojones de llamar a la central pidiendo taxis para mí y PARA LOS DEMÁS). En fin, no llegó la sangre al río, pero se me ha clavado lo de chulito. Pero eso sí, más se le ha clavado a él que yo me fuera en taxi mientras él fracasaba en su artimaña. A propósito de todo esto, a ver si un día reúno los ánimos suficientes para hablarles largo y tendido del servicio de taxis en San Fernando (Cádiz). Menuda panda de pillastres. Bueno, queda pendiente.


Pues nada, llego a mi destino, un centro comercial. Busco mi objetivo y me infiltro en él: GAMES, antes conocido como CENTRO MAIL. Voy allí con frecuencia para vender y comprar juegos. Ya me conocen los dependientes. Siempre el mismo tipo de juegos; shooters en primera persona. Me encanta eso de tirotear a la peña. Algún día lo tengo que probar en vivo, a ver qué tal. El caso es que estoy ahí, guardando pacientemente cola... cuando ha vuelto a suceder. Siempre me pasa. Supongo que ésa es una de las razones por las que odio las colas.


Guardar cola tiene para mí unas connotaciones como de rebaño, como de animalidad, como de mascota dócil. Las aborrezco. Y sin embargo, precisamente porque soy consciente de que no soy un animal, o de que soy un animal humano, las respeto. Las respeto demasiado, me temo. Siempre mantengo una prudente distancia con quien me antecede, pues eso de refregar mis genitales con cualquier culo que se me ponga delante no me parece elegante, además de que puede resultar sumamente molesto para ambas partes. Más de una vez en mi vida he tenido que girarme para soltar un chorreo a quien tuviera detrás, y cuando era una mujer fue mucho más divertido: "Disculpe, señorita, no quiero relaciones con Usted, de modo que deje de frotarme las tetas por la espalda". Es genial ver las caras de indignación o desconcierto que ponen, y desde luego a partir de ahí mantienen las distancias, y yo puedo empezar a respirar. Pues bien, de igual modo que no quiero que se me peguen por detrás tampoco quiero pegarme a quien lleve delante, y ahí surge el problema. Nunca falta quien interprete ese espacio libre como una invitación para colarse. Así ha sido hoy.


Yo en mi sitio, viendo cómo se me han colado no uno, sino dos clientes. Y claro, como iba caliente por lo del listillo del taxi pues no quería hablar, porque me conozco, y soy demasiado ácido cuando ando de mala uva, así que mejor callar, no sea que acabemos en comisaría unos cuantos por una tontería.


Pues eso. He estado fuera cosa de una hora, y se ha consolidado un poco más mi idea de que sólo hay mierda en esta ciudad, y me ha encantado llegar a casa, donde impera el desorden que yo impongo y que yo me como, donde nadie molesta a nadie, donde no guardo cola para nada.


Y no me vengan con eso de que "es así en todas partes". En Murcia, por lo menos, no me encontraba este bajunerío constantemente.

1 comentario:

Leónidas Kowalski de Arimatea dijo...

Comentarios importados de Spaces:

Leónidas

Parece, querida Tesa, que no revisas con frecuencia tu libro de visitas, pues mi email consta ahí desde hace días. Además, lo tienes en mi perfil. Adelante, déjame echar un vistazo a ese grupo, aunque no creo que me una; no soy un ser gregario. Pero nunca se sabe.
06/07/2006 15:53
(http://cabezachorlito.spaces.msn.com/)

Tesa
Te estaba leyendo (tienes toda la razón en tu queja, no voy a entrar en eso) y me estabas recordando a alguien que conozco desde hace aproximádamente un año y escribe en un tono muy parecido al tuyo. Tiene un montado un grupo MSN en el que colgamos relatos y aquellos textos similares a este que acabo de leer.
Si te apetece echar por allí una mirada, no tienes más que dejarme tu mail en mi libro de visitas y te pasaré la dirección. Si decidieses participar, sería todo un lujazo.
Besos
06/07/2006 15:23
(http://Logotipos.spaces.msn.com/)