AVISO PARA LECTORES: Esto es un blog de desahogo personal y en ningún caso las opiniones aquí vertidas se corresponden con la postura oficial del Vaticano. Leónidas Kowalski de Arimatea es un personaje ficticio, y los gatos que escriben sus textos no comparten necesariamente su comida. Los autores no tienen nada contra las mujeres, y por lo que a ellos respecta pueden seguir constituyendo asociaciones feministas para dar pena y mendigar subvenciones.

sábado, 17 de noviembre de 2007

Ay, mi niño, que está malito...

A mí me pasa que tengo mi corazoncito, pequeño y casi invisible ante tantos centímetros de polla, pero corazoncito a fin de cuentas. Ciertas cosas me parecen enternecedoras y me hacen sonreír, como aquella vez que introduje en el recto de María Mercedes un paraguas y me empeñé en abrirlo cuando ya estaba dentro y ella gritaba y yo... Bueno, dejemos ese asunto.

Alguno de mis contumaces espameadores me ha enviado un vídeo que voy a colgar aquí. Simplemente porque me gusta y me hace sonreír cada vez que lo veo. Espero que a ustedes les pase lo mismo (son sólo catorce segunditos de nada):

7 comentarios:

Pedro Lucio dijo...

Hostia, que bueno. Y yo que pensaba que te habías vuelto un blando y un sentimental. Veo que no, que sigues por la senda habitual.

Sensei Kátorga dijo...

Que me tapen a ese panda que se me resfría.

Paloma dijo...

Uy pero que ternura!

Y yo con el pecho apretao esperando el minuto en que devorarian al pobrecillo panda.

Miri dijo...

Jajaja, me pasa como a Paloma, me esperaba cualquier cosa... jajaja.
Un besito,
Miri

GUIZMO dijo...

Jajajaja, qué bueno macho...

Layose dijo...

No es un animal que me cause especial admiración, pero es cierto que esperaba otra cosa, me quede con la boca :O.

Besillos para allá

P.d: La falta de tiempo me impide leerte todo lo que quisiera, pero veo que como siempre andas levantando ampollas.

Leónidas Kowalski de Arimatea dijo...

Saludos, Layose.

Parece que casi todo el mundo esperaba otra cosa, y deduzco que era algo malo. ¿Por qué clase de monstruo me tomáis? O peor aún, ¿qué clase de monstruo sois?