AVISO PARA LECTORES: Esto es un blog de desahogo personal y en ningún caso las opiniones aquí vertidas se corresponden con la postura oficial del Vaticano. Leónidas Kowalski de Arimatea es un personaje ficticio, y los gatos que escriben sus textos no comparten necesariamente su comida. Los autores no tienen nada contra las mujeres, y por lo que a ellos respecta pueden seguir constituyendo asociaciones feministas para dar pena y mendigar subvenciones.

lunes, 7 de junio de 2010

Milicia y ateísmo


Esta es una de esas entradas que me jode escribir, porque supone enfrentarme a gente que quiero y respeto. Pero debo hacerlo. Permitan que hoy saque de su error a algún que otro despistado, duela a quien duela.

Si son ustedes de los que leen diariamente los periódicos yendo más allá del fútbol, de Fernandito Alonso y de ese tal Nadal, sabrán que hay cierto revuelo porque el Gobierno actual ha decidido desligar los actos religiosos de los actos militares. Si uno lee cierta prensa diríase que el Gobierno del PSOE -partido político en mi opinión perverso a la altura del PP- está atentando contra los más acendrados valores que definen la "españolidad", porque por lo visto, ser español es para muchos escoltar muñecos fusil al hombro. Ser español, y sobre todo ser militar español, es entendido por demasiados como ser garante de la perpetuidad de una religión.

Soy militar, y soy español. Me siento más orgulloso de lo primero que de lo segundo. Y también soy ateo, pero aquí no cabe hablar de orgullo porque no entiendo que una elemental racionalidad sea motivo de orgullo. Lo que sí tengo claro es que a la hora de que me ordenen liarme a tiros obedeceré esa orden con menos reservas morales si es por motivos reales de defensa o supervivencia que por motivos religiosos. Pienso que si todas las personas pensaran como yo las cosas irían mejor en el mundo.

Leyendo ciertas noticias en la prensa, o más comúnmente leyendo artículos de opinión, puede creerse el lector que los militares somos sistemática e infaliblemente adeptos a la liturgia católica. Falso. Los ateos nos quejamos poco, precisamente porque ser ateo implica no hacer caso de los dogmas religiosos; pero los creyentes se quejan mucho, y eso crea la falsa idea de que los militares, en conjunto, se sienten ninguneados. No es así; muchos somos los que agradecemos la valentía del Gobierno para separar religión y profesión. Ya iba siendo hora.

En cuanto a la participación "voluntaria" de militares en desfiles religiosos, como recientemente ha sucedido en el Corpus de Toledo, habría mucho que hablar de sutiles extorsiones ("si no participas no eres de los nuestros"), o de sobornos que suponen una estafa para quien no asiste ("ve y tendrás un día libre"), ¿y qué decir de quien participa hipócritamente en esos actos religiosos para salir en la tele, especialmente si es una mujer militar guapa que sabe que las cámaras se centrarán en ella?

Mentiras, mentiras y más mentiras, como dicta cualquier religión.

Desconfíe usted del que diga defenderlo en nombre de su religión, pues en verdad no defiende otra cosa que no sea su fantástica creencia. Resístase a lo fácil y, por una maldita vez, piense por sí mismo.

10 comentarios:

Mondejar dijo...

La ministra de defensa es la primera antiespañola, me suena raro que una independentista catalana sea ministra de defensa, partiendo de ahí...

para todo lo demas mastercard.

Anónimo dijo...

No tomes en serio mi comentario anterior, he hablado de mas. Esta mañana empece un mal dia.

Saludos.

Mondejar

Cachalote dijo...

Bueno, siempre está bien desligar las instituciones del estado de la religión, y que, a partir de ahí, cada cual, en ejercicio de su libertad individual, decida si participa o no, ya sea con el uniforme o de nazareno o en bolas y con una peineta. Que puede y de hecho siempre habrá sutiles presiones para hacer lo que consideren los jefecillos, pues sí, claro, eso en todas partes, pero ya será la libertad de cada uno dejarse tentar o no.

Desde mi punto de vista, la participación de uniformados en actos religiosos, lo único que aporta es colorido y vistosidad, a modo de actores gratuitos, al conjunto del espectáculo. De ahí el interés de las autoridades locales en que no dejen de participar en sus procesiones, porque son actos que, si bien algunos los ven como verdaderamente religiosos, en la actualidad son en realidad un punto más en el calendario lúdico-festivo de la localidad.

Los motivos para participar en esos espectáculos, supongo que son tan variados como personas que participan. Hace ya bastantes años tuve la oportunidad de convivir bastante de cerca con un compañero, creyente, a su manera, y que gustaba de participar en procesiones, con su capirote y su túnica morada y tal. Nunca he visto un hombre que preparase con tal mimo y cuidado su vestimenta, ni sacar lustre a sus zapatos con tal esmero, como a ese compañero para el día de la procesión. Un día le pregunté sobre por qué participaba, porque realmente, en el día a día no parecía lo que se dice un santurrón, vamos, más bien todo lo contrario, y la respuesta que me dio fue que era porque le gustaba, ojo, no porque creyese fervorosamente en el cristo o lo que fuese que acompañaba, sino porque le gustaba todo el tinglado, y participar en ello, al menos eso fue lo que yo entendí.

Saludos

Pajeú dijo...

Ejercitando mi derecho a la huelga, he estado preparando un trabajo para la licenciatura (¡el último, si todo va bien!!!!).

El Ministro de la Guerra, Azaña, afirma en la Cámara: «España ha dejado de ser católica. El problema político consiguiente es organizar el Estado en forma tal que quede adecuado a esta fase nueva e histórica del pueblo español»

El Sol, 14 de octubre de 1931"


Después de casi 80 años sigue siendo válido.

Soldadito, vamos, que ni a propósito.

(Siento haber borrado la entrada anterior. Es exáctamente esta. Fue un lapsus ratonil).

Rocket dijo...

Estimada Pajeú,

Pues yo creo que lo que ha hecho usted ha sido ejercer su derecho a la huelga, salvo que efectivamente estuviera usted ejercitándolo con la intención de acudir en plena forma a las próximas olimpiadas huelguistas... ¿no?

Saludos,
Rocket

Pajeú dijo...

Rocket:
Ups.
(Mwjajajajajaj)

El soldadito de plomo dijo...

Yo pensé lo mismo que Rocket, pero parece que la RAE le da la razón a Pajeú. Véase la segunda acepción para el verbo ejercitar en la 23ª edición del DRAE.

Pajeú dijo...

Rocket (de nuevo):
Aunque sí me he reido con tu comentario, también es cierto que me han surgido dudas sobre la utilización del verbo "ejercitar", así que nada mejor que consultar con la RAE: "Ejercitar"

Luego..... no le hice tan mal. ;)

El soldadito de plomo dijo...

Jajajaja... me he adelantado, bruja. Por cuatro minutos. Mwajajaja...

¿Me espías?

Rocket dijo...

Estimados ambos dos,

Son ustedes unos sabiondos incorregibles y, además, los hermanos Grimm a la española, en plan morboso sospecho. Todo ello sin mi autorización, permiso ni beneplácito.

¡Ajá, ya veo!, ¿con que esas tenemos, eh?... pues sepan que voy a estar vigilándoles muy de cerca, sí, muy de cerca... como sólo un Rocket sabe hacerlo.

Saludos,
Rocket

P.D.

Pajeú, he de reconocer que hasta ahora no me había dado cuenta que tenía usted un blog. Incomprensible fallo por mi parte, y más con la de geografía que he aprendido a su costa. ¡Que raro!