AVISO PARA LECTORES: Esto es un blog de desahogo personal y en ningún caso las opiniones aquí vertidas se corresponden con la postura oficial del Vaticano. Leónidas Kowalski de Arimatea es un personaje ficticio, y los gatos que escriben sus textos no comparten necesariamente su comida. Los autores no tienen nada contra las mujeres, y por lo que a ellos respecta pueden seguir constituyendo asociaciones feministas para dar pena y mendigar subvenciones.

sábado, 20 de enero de 2007

Amor mal entendido

(Publicado originalmente el 27 de Febrero de 2006 en Spaces)


Te odio, ser maldito. Te odio por el mucho daño que me has hecho, pero mucho más te odio por el daño que aún me has de hacer. Y te odio también por el daño que dejaste de hacerme, a pesar de las oportunidades que una vez y otra puse ante ti.

Quisiera hacerte sufrir, cruel y refinadamente, y te odio por despertar en mí sentimientos tan poco humanos, pero sé que tú eres inmune a cualquier dolor que yo quisiera infligirte, y también te odio por eso; no sabes cuánto te odio.

Quisiera que leyeras esto, para que supieras cómo te odio, pero sé que no lo entenderías como yo lo entiendo, y te odio más por eso.

Tú permaneces impasible a mi odio, y eso me hace odiarte con más fuerza. Te odio tanto que me resulta doloroso. Te deseo toda suerte de desgracias, mas no basta con desearlas, por ello te odio aún más. Tú no crees que yo te odie, y también por eso te odio.

Por tu culpa odio a todas las mujeres del mundo, y eso me hace odiarte a ti con mayor ferocidad. Nunca seré feliz con mujer alguna, y tú tienes la culpa, y no puedes suponer cómo me hace odiarte eso.

Y me odio a mí mismo por darte tanta importancia, y por odiarme a mí mismo te odio a ti con furia demente.

Y te odio por estar escribiendo esto, y te odio por lo mucho que te odio, y te odio porque no puedo dejar de odiarte, y te odio también porque tú no haces nada para que no te odie, y te odio porque tú no haces nada para que te perdone. Tú, simplemente, sigues sonriendo al mundo, ajena a mi dolor, inconmovible a mis pasiones, y, sí, claro que te odio también por todo ello.

Te odio tanto como una vez, hace siglos, te amé.

Almería, Marzo de 1997.


1 comentario:

Leónidas Kowalski de Arimatea dijo...

Comentarios trasladados desde su anterior ubicación:

Marina
No sé si será al odio, pero del amor a, por lo menos, sentir que has estado perdiendo el tiempo queriendo a una persona sí que hay un paso...y es triste, porque ya me ha pasado dos veces.

Gracias por el comentario, siempre es un placer.

Besos!!

P. d: Siento ser cotilla...pero ¿qué hiciste para que te exiliaran?jejeje.

18/07/2006 19:00
(http://marynik.spaces.msn.com/)

Tesa
Dicen que del amor al odio y viceversa hay un paso.
... Yo no lo creo, hay que andar todo un camino... para odiar a quien amaste.

Besos
26/06/2006 21:44
(http://Logotipos.spaces.msn.com/)

(sin nombre)
Del amor al odio hay sólo un paso,retrocede e instálate en el olvido.El odio es un sentimiento ruin que quema las entrañas,no tiene escapatoria ni ofrece consuelo.

28/02/2006 13:16
(http://spaces.msn.com/perrinaquinina/)