AVISO PARA LECTORES: Esto es un blog de desahogo personal y en ningún caso las opiniones aquí vertidas se corresponden con la postura oficial del Vaticano. Leónidas Kowalski de Arimatea es un personaje ficticio, y los gatos que escriben sus textos no comparten necesariamente su comida. Los autores no tienen nada contra las mujeres, y por lo que a ellos respecta pueden seguir constituyendo asociaciones feministas para dar pena y mendigar subvenciones.

sábado, 27 de enero de 2007

Una mirada, mi reino por una mirada

(Publicado originalmente en Spaces el 09-06-06).

Vi una foto suya hace poco. No diré su nombre, pero sí que es un nombre que no me gusta. No diré su edad, pero sí que es mayor que yo. La voy a llamar Gata, por su mirada, por esos ojos verdes que taladran el alma de quien se refleja en ellos.

Como tantas otras personas la Gata tiene sus fantasmas persiguiéndola, sus particulares pesadillas y alguna historia triste tras ella. A veces hace el intento de contarme esas cosas, pero procuro no darle pie. Qué quieren que les diga, a estas alturas uno empieza a cansarse de historias tristes, que al final son siempre la misma historia.

Tiene la Gata cara de mujer madura, de mujer completa, sabia y malvada. Ella dice que no es mala, y eso la hace más temible aún. En la fotografía que tanto me perturbó se la ve en un primer plano con la piel saludablemente morena, la boca entreabierta en una sonrisa, los dientes blancos y sanos, y ese par de ojos que aceleran el pulso sólo con mirarlos.

Es una mirada intensa, verde, felina, llena de algo que uno no sabe si es bueno o malo, pero que sin duda es magnético, casi hipnotizador. Me pregunto qué se sentirá al verse reflejado en esos ojos cuando miran con deseo, con lujuria, y, ¿saben una cosa?, envidio a quienes hayan tenido la fortuna de descubrirlo, porque tal vez los hombres existimos sólo para eso, para vernos reflejados en los ojos verdes de una gata lasciva. Y después ya nos pueden dar por culo los de siempre, los corruptos cortijeros que pretenden adueñarse de las personas, los funcionarios groseros que se creen con alguna clase de despótica autoridad, los futboleros vociferantes y los políticos que olvidan estar al servicio de los ciudadanos, porque en ese caso uno podrá acordarse de ciertos momentos y sonreír íntimamente. Y eso reconforta, vaya que si reconforta.


1 comentario:

Leónidas Kowalski de Arimatea dijo...

Comentario procedente de Spaces:

beta
hola!de vez en cuando me gusta ver los espacios,porq la verdad q ahi algunos q tienen cosas muy interesantes,me pongo a verlos en los momentos que estoy mal,m gusta leer las frases q suelen poner en los espacios q m parecen super bonitas,y m ayudan a pensar


11/06/2006 21:35
(http://spaces.msn.com/betania-ad/)