AVISO PARA LECTORES: Esto es un blog de desahogo personal y en ningún caso las opiniones aquí vertidas se corresponden con la postura oficial del Vaticano. Leónidas Kowalski de Arimatea es un personaje ficticio, y los gatos que escriben sus textos no comparten necesariamente su comida. Los autores no tienen nada contra las mujeres, y por lo que a ellos respecta pueden seguir constituyendo asociaciones feministas para dar pena y mendigar subvenciones.

miércoles, 21 de marzo de 2007

He visto un dragón en la puerta de mi casa



Ando cerca de cumplir 32 años. Eso es mucho. Se supone que soy un adulto.

Esta mañana salí de casa para ir al trabajo, y lo primero que he visto al cruzar el umbral ha sido un coche cuya matrícula me es muy conocida. Estaba ahí aparcado, en mi misma puerta, como acechándome. Una fiera gris dormida llena de peligrosas garras y afilados colmillos. Bonita manera de empezar el día.

En ese coche hice el amor, lloré, fui feliz, me amenazaron de muerte, sufrí, gocé, dije muchas tonterías, vi y oí cosas que quiero y no puedo olvidar... y ahora lo veo e intuyo cerca la presencia de la dueña. Y tengo miedo, mucho miedo. No me avergüenza reconocerlo, y creo que hasta me viene bien contárselo a ustedes.

Ando cerca de cumplir 32 años. Eso es mucho. Se supone que soy un adulto. Pero estoy cagadito de miedo.