AVISO PARA LECTORES: Esto es un blog de desahogo personal y en ningún caso las opiniones aquí vertidas se corresponden con la postura oficial del Vaticano. Leónidas Kowalski de Arimatea es un personaje ficticio, y los gatos que escriben sus textos no comparten necesariamente su comida. Los autores no tienen nada contra las mujeres, y por lo que a ellos respecta pueden seguir constituyendo asociaciones feministas para dar pena y mendigar subvenciones.

lunes, 16 de abril de 2007

¿Mamporrero, dice? Pues ahora es usted recolector de mucangrios



Esta semana me toca trabajar en un pequeño laboratorio. Lo hago dos veces al año, por primavera y otoño, varios días cada vez, y en esas ocasiones me acuerdo de cierto asunto del que ahora voy a hablar. Va a ser una de esas entradas de queja personal del cabeza de chorlito y usted, lector, hará bien en dejar de leer en este preciso instante porque nada le interesa lo que tengo que soltar.

¿Sigue aquí? En fin, allá usted. Comencemos con un ejercicio de imaginación. Imagínese que trabaja usted para una empresa de, por ejemplo, construcción. Usted es el que hace los marcos y ventanas de aluminio, porque usted se ha formado durante años en carpintería metálica. Usted es la polla con cebolla haciendo marcos de aluminio, a usted le salen los marcos de aluminio con el mismo nivel que a Hemingway le salió "El Viejo y el Mar" y más tarde volarse la cabeza. Olé, campeón. Qué grande eres, compadre. Además, la cosa mola porque en esa empresa de construcción para la que trabajas son muy pocos los que hacen marcos de ventanas de aluminio. Pero lo mejor de todo es que TE GUSTA HACER MARCOS DE VENTANAS DE ALUMINIO.

Y un día recibes una carta de uno de los jefazos de la empresa. Es un señor al que no le has visto la cara en la vida ni se la vas a ver, pero es un jefazo que manda un huevo, y aunque nunca ha estado en la obra ni ha montado marcos de aluminio ni tiene la más mínima idea de cómo se hace eso tan raro de montar marcos de aluminio lo cierto es que ha decidido que no necesita a ninguno de los carpinteros metálicos, pero según la política de la empresa no se va a despedir a nadie, sin embargo te comunica que a partir de ese momento ya no eres carpintero metálico, sino fontanero. Así, por las buenas. Ni reciclaje formativo ni nada de nada. Simplemente en la nómina de esa empresa ya no constas como "carpintero metálico" sino como "fontanero", lo que significa que si debes cambiar de ciudad de trabajo, o si incluso en esa misma ciudad te vas a otra obra, podrás verte desempeñando los cometidos de un fontanero, para los que no has sido formado, de los que nada sabes, y viendo como la carpintería metálica pasa a manos de una empresa subcontratada. Genial y rentable idea, eh. Sobre todo si tenemos en cuenta que fue tu empresa la que pagó tu formación como carpintero metálico durante tres años, cubriendo no sólo tus gastos educativos, sino que además corrió con los gastos de alimentación, alojamiento y hasta vestuario porque fue en régimen de internado. Así durante tres años, para luego decirte que eso se la refanfinflota y que ya no eres carpintero metálico y que de repente pasas a ser fontanero sin formación alguna y sin haber visto una puta tubería en la vida.

¿Te lo imaginas, coleguita? Vaya mierda de empresa, ¿verdad? Pues en la Administración Pública ocurre. Al menos en las Fuerzas Armadas. Ahora viene mi caso concreto:

Desde el año 1991 hasta el año 1994 me formé como alumno del Instituto Politécnico Nº 2 del Ejército. De allí salí con la especialidad militar de Químico Artificiero, categoría Tropa, que para el Ministerio de Educación se traduce en Auxiliar de laboratorio y primer año de la especialidad de Químico Artificiero Polvorista (especialidad experimental que sólo se podía cursar como alumno de dicho Instituto militar).

Desde el año 1994 hasta el año 2000 fui oficialmente químico artificiero en el Ejército de Tierra. Disfruté con mi especialidad y viví experiencias intensas gracias a mi maestro José Luis García Guerrero. Pero después recibí esta infame comunicación:





Bah, se entiende como el culo. Pero esencialmente me dice que he sido adscrito a la especialidad de... ¡ALMACENES Y PARQUES! O sea, que ahora soy un almacenista, que igual almacena mantas y uniformes, como armamento y tiendas de campaña, como munición.

Lo cierto es que tanto ayer como hoy cualquiera se ha encargado del almacenamiento y gestión de recursos en el ejército, sin necesidad de una formación técnica para ello, pero no. Ahora el especialista artificiero es más útil almacenando tornillos que desbaratando y destruyendo artificios y esplosivos caducos; para eso ya se contratan empresas civiles.

Y en todo eso pienso cuando trabajo en el laboratorio y cuando miro la granada de mano R-41 desactivada por mí que tengo en mi estudio. También me acuerdo de aquel Teniente de los Tedax en Bosnia que me decía que desactivar un C-90 era demasiado peligroso... y supongo que en el polvorín de Viator sigue estando como decoración la granada C-90 que limpié y dejé como recuerdo. Miedo, mucho miedo es lo que hay. Y por ese miedo generalizado me veo relegado a ser un mero almacenista de cualquier cosa, yo, yo que he hecho explosiones registradas por los sismógrafos de Almería, yo que oído la metralla varias veces silbando junto a mi oreja, yo que he descargado granadas de mortero con un camping gas y un perol de cocina para obtener trilita que usar aprovechándola en otras explosiones, yo que he estado a punto de abrasarme con fósforo varias veces, yo...

Yo, almacenando ropa y tornillos.

Mierda de...

14 comentarios:

Tesa dijo...

Perra vida...

¿Por qué no te informas de los requisitos para ingresar en los Tedax o algo así??

Besos, muchos

Baba de caracol dijo...

Una putada, pero siempre te queda fichar por esas empresas privadas, ¿no? Lo curioso es que al jefe de los Tedax de la policía “Juan Jesús Sánchez Manzano” lo largaran por faltarle lo que tú posees, por no ser Técnico especialista y por no saber de química, joder… y era el “jefe”, el mundo esta loco, ¿Que coño pasa con los explosivos?

sentoki dijo...

Madremiamadremiamadremía, si tu estás de almacenero... ¿¿QCÑ está de artificiero??? ¿¿¿UN TORERO???.

No se porqué tengo esa sensación refrescante en el cuerpo que esa situación del Ejercito es fiel reflejo de este país que los güiris llaman a España. Una mediocrecracia donde los más mediocres medran a expensas de ofuscar y anular a los competentes abusando de su poder, así del portero de finca abusón al presidente del gobierno/oposición (tache la opción que más le guste, acertará con ambas).

Saludetes de ajo con agua.

P.D: QCÑ= QUÉ/QUIÉN/QUOMO/QUANDO COÑO.

Gerardo dijo...

En el papelucho pone que puedes apelar, pero como veo que es de 2000, supongo que ya ha llovido.

Una putada. Lo único que se podría hacer sería reciclarse. El carpintero de alumninio se puede largar a establecerse por su cuenta, pero no sé cómo lo tiene un artificiero.

Leónidas Kowalski de Arimatea dijo...

¡MWAJAJAJAJAJAJAJA...! Sentoki, el vídeo es genial. A partir del minuto siete la cosa se pone... peliaguda, digamos. JAJAJAJAJA, qué risa...

Chilena perdida dijo...

Toujours la vie deviens une merde, jamais on est ce que on veux!

Salut mon cheri ami.

paloma dijo...

Chucha!!! me equivoque jajaja, je suis desole.

Miri dijo...

Jo, vaya, te iba a decir que no es para tanto, que a todo se adapta uno... pero no, no te voy a dar consejos gilipollescos, porque yo estaría frustradísima, francamente.
No sé, hazle caso a Tesa, inténtalo en los Tedax o el cuerpo de artificieros de la Guardia Civil, o hazte de ETA o yo qué sé... si tanto te gustan los explosivos, agota todas las posibilidades, ¿No?...
Saludos,
Miri

Anónimo dijo...

Y yo, almacenando deseos, sueños y fantasias!

titasandra dijo...

No se que decir...

P.D.: Ya llevo dos "no se que decir" en menos de 10 minutos.

Bibi dijo...

¡La virgen! te leo con más de un año de retraso. Pero si llegases a leer mi entrada, que sepas que estoy contigo.
Yo soy de la XVIII, o sea, que entré en el IPE un año más tarde. Solo decirte que ahora soy un civilaco de tomo y lomo. Como comprenderás, entre el "buen trato" recibido, la mierda que cobraba ,las perspectivas de futuro y la hipocresía reinante, decidí largarme después de ocho años, y no sería por falta de vocación. La vocación me la mataron.
Pero lo que realmente me hizo plantearme si merecía la pena dar "hasta la última gota de mi sangre" fueron las siguientes preguntas:
¿Si un militar de carrera pisara una mina estando en zona de guerra qué trato le darían y qué le quedaría?
Y aquí viene lo mejor.
¿Y si fuera un profesional de tropa?
Infórmate y verás. Comprenderás mi decisión.
Un saludo compañero. Mis mejores deseos.
P.D.: No hay alternativa para trabajar de lo nuestro en la calle por que nuestra titulación no sirve para nada en la calle.

Leónidas Kowalski de Arimatea dijo...

Compañero, qué alegría leer tu comentario a pesar del pesimismo que denotas.

Comparto tus lamentaciones en todo. ¡Cuántos buenos militares salidos de los IPE se han marchado porque les sobraba vocación y al Ministerio de Defensa le faltó interés! Siempre digo que, por mucho que presuman los suboficiales de la Básica, nadie salvo nosotros sabemos lo que fueron aquellos tres años en el IPE.

Por cierto, los que aprobamos la oposición para hacernos permanentes ya somos militares de carrera según la Ley de la carrera militar en vigor. Ya era hora de que nos reconocieran eso.

Un fuerte abrazo, compañero.

Anónimo dijo...

Madre mia que dolor me ha dado al leerte...yo soy QAR de la Prom XIX y hace ya unos 8 años que me fui del RACTA 4 Bia A-5 Paloma Baja. Sabes que fue lo primero que me dijo el Brigada especialista mecánico??que si aún tenía la bata del laboratorio, que la dejase en mi casa y actualizara mi mono(funda...)y el primer trabajo? pues ni más ni menos que empezar a desmontar los frenos de la pieza porque habia q arreglarlos y asi, segun él,aprendía mecánica que es lo que realmente les hacía falta...Si, aprendí mecánica, ahora se desmontar la dirección de tiro de un cañón del 15/24, algo tan útil como saber preparar un hornillo de desactivación de espoletas... Pero aún asi, me gustó y disfruté, lo que realmente me hizo salir de "la empresa" fue que cada día era como si fuesemos del último reemplazo, ya sabes, el chip de la mili...
Bueno, dejo ya de ocupar espacio que hasta me estoy poniendo nostálgico...jejejejeje
Pd: Que grandes momentos en clase con el Bgda Marin y su bigote!!!!!
Saludos!!!

Leónidas Kowalski de Arimatea dijo...

Llegué al RACTA 4 hace diez años. Debo de haberte conocido aunque fuera de pasada.

Ya sé que los QAR que iban a los destacamentos acababan haciendo cualquier cosa menos nuestra especialidad, ¡y mientras tanto en los polvorines se mataban por conseguir un QAR! Mis primeros cuatro años de servicio transcurrieron en polvorines, ay, si te contara...

El Brigada Marín y su bigote, el Brigada Ros y su... ¿su qué? JAJAJAJA, qué tiempos.

Ya sabes dónde me tienes, compañero. Mi correo electrónico está en mi perfil, para lo que necesites. Qué bueno encontrarnos, con los pocos que hemos sido...