AVISO PARA LECTORES: Esto es un blog de desahogo personal y en ningún caso las opiniones aquí vertidas se corresponden con la postura oficial del Vaticano. Leónidas Kowalski de Arimatea es un personaje ficticio, y los gatos que escriben sus textos no comparten necesariamente su comida. Los autores no tienen nada contra las mujeres, y por lo que a ellos respecta pueden seguir constituyendo asociaciones feministas para dar pena y mendigar subvenciones.

martes, 15 de mayo de 2007

Me comprometí a darle publicidad a esto...



Podría ésta ser una de esas entradas merengosas, sentimentaloides e hiperedulcoradas, pero como hoy estoy de servicio, y por lo tanto sobrio, no va a ser nada de eso. Podría hacer una cursi alabanza de las reuniones de blogueros, las famosas "quedadas", pero es que me da la risa floja sólo de pensarlo, así que tampoco será eso. Podría hablar de lo magachulis que somos todos los que nos hemos reunido, pero eso ya lo sabemos nosotros, y si los demás lectores no lo saben pues peor para ellos, no seré yo quien los saque de su error. Tampoco va a ir de eso este escrito.

Será... otra cosa.

Sucede que el pasado fin de semana
Javi el de la Osera, Charo (una vieja a miga suya) y este menda nos reunimos en un lugar secreto con Miri (eminente científica de asombrosas tetas ), Jota (calvo vocacional y loco aficionado) y Tesa (que si fuera mi madre molaría un montón, aunque yo sé que lo que ella quiere es comerme el troncho mientras Jota mira y la anima diciéndole "así, Tesita, así, no dejes de mirar al Chorli a los ojos mientras se lo zampas todo, eso es, muy bien, sigue así, ¿os importa si me toco mientras miro?")

Pues bueno. La cosa estuvo bien, pero paso de dar los detalles típicos melohepasadomuybienosquieromuchochicossoislahostia. No, mejor vayamos a lo que de verdad os interesa, queridos lectores perturbados. Por fin vais a tener un objeto íntimo del gran y humilde Leónidas. Todas esas mujeres (y hombres) que en sus momentos de oscuras fantasías inconfesables sueñan con hacer mil y una guarradas con el gran --y no lo olvidemos, también humilde-- Leónidas, están de enhorabuena. El calvorot... Jota subasta en su blog algo mío que me extraj... que me robó mientras yo estaba inconsciente debido a una intoxicación provocada sin duda por el hielo en mal estado que contenían los treinta cubatas de whisky que bebí en 24 horas:

PUJAD, MALDITOS, PUJAD.

5 comentarios:

Mayolongo dijo...

Pues si que pujo, siempre quise tener un ropero de leonidas, ¿o era un mechero? bueno... pujo. saludos amigo.

Tesa dijo...

Pero mira que eres groserazo. En cuatro líneas me has puesto de vieja y de guarra. Ay...

Sácame de tus fantasías sexuales, Chorli, que yo estoy a dieta de acelgas para la operación bikini.

Jota dijo...

Deberíamos haberle trepanado los cojones a este tío cuando lo tuvimos a huevo, bah...

Lolitere dijo...

Jodeeeeeeeeeeerrrr, me has descubierto!!! Siempre le tuve cierta aversión a los pelillos,... puaaaggggg. A lo otro le tengo devoción ;-)

Carabiru dijo...

Jajajajajjajaja

Leo, ya sabemos que Jota es un tío de indudable atractivo (además de unos ojos increíbles) pero... ¿como te dejaste????
Me esperaba más de tí hombre!