AVISO PARA LECTORES: Esto es un blog de desahogo personal y en ningún caso las opiniones aquí vertidas se corresponden con la postura oficial del Vaticano. Leónidas Kowalski de Arimatea es un personaje ficticio, y los gatos que escriben sus textos no comparten necesariamente su comida. Los autores no tienen nada contra las mujeres, y por lo que a ellos respecta pueden seguir constituyendo asociaciones feministas para dar pena y mendigar subvenciones.

lunes, 11 de junio de 2007

Profesor SEKU, gran ilustre vidente


Ha vuelto a suceder. Lo mismo se convierte en una costumbre y acabo dedicando una categoría en este blog a las "octavillas chorras de videntes y magos variados".


Lola Cárdenas ya lo denunció presentando al "maestro" Hereba. También yo anunciando al "professor" Umaro. En ambos casos el parecido de las octavillas es tremendamente sospechoso, tanto por el estilo de impresión, como por el tamaño, como por el peculiar estilo "literario", sin mencionar los disparates que se prometen en esos vergonzantes papelajos. Pero parece que el negocio les funciona a estos sinvergüenzas, pues ahí que siguen a lo suyo, conservando el estilo cutre y la desfachatez que los caracteriza.

Esto me encontré hoy en el buzón:



Verdaderamente patético. Vergüenza ajena hasta límites grandes ilustres, como diría el payaso de Seku. Y pensar que hay gente que cuela en esta grandísima idioputez (idiotez/hijoputez)...

A ver si un día me animo a relacionarme con el exterior y compro una grabadora, que aunque aquí borre los números de teléfono conservo el original, y unas llamaditas me parecen bastante prometedoras en cuanto a kilos de risas.

Todo se andará...

47 comentarios:

Anónimo dijo...

¡Que blanquito!
¡Que pena guarreartelo otra vez!

Anónimo dijo...

Hola

Anónimo dijo...

¿No me borras? ¿Por qué?
Me gusta que me borren.
Me he pasado la vida entera pidiendo que me borren.

Anónimo dijo...

Y ahora que por fin había encontrado alguien que me borra, vas y ya no me borras.
¿Por qué?

Anónimo dijo...

¿Te gustan los niños?

Anónimo dijo...

¿Podemos dibujar aquí?

Anónimo dijo...

¿Sabes? Me gusta pasearme por las casas, los blog son de dos formas, o como Iglesias o como casas, este es como casa, así veo cómo vive la gente, soy un poco curiosona, pero cotilla no, eso no.

De pequeña me gustaba mirar desde la ventanas a otras ventanas, no se por qué, me gustaba mirar si eran felices, si la gente estaba bien, si había luz, si había ambiente hogareño, si había niños, desde muy pequeña.

Supongo que seria alguna manía mía.

Cómo cuando de pequeñita arrancaba de las mantas la pelusa y hacía bolitas con la pelusa de la manta, me relajaba mucho me dormía así.
Mi madre me regañaba porque le tenía todas las mantas peladas.

Menos mal que luego se me quito esa manía.

Pero la noche me daba mucho miedo, me aterraba, supongo que como a casi todos los niños pequeños.

Sin embargo ahora me encanta la noche.

Anónimo dijo...

Ah! y no tengas tan mal carácter, total no sirve de nada.
Hasta luego Leonidas.

Anónimo dijo...

Ah! Gracias por borrarme antes, me lo he pasado muy bién, nos hemos divertido mucho.

Menos mal que has quitado esa foto, no me gustaba.

Anónimo dijo...

No le cierres la puerta de tu casa núnca a nadie, pudiera ser que algún día fuera el Señor el que llamase a ella.

Leónidas Kowalski de Arimatea dijo...

"Me he pasado la vida entera pidiendo que me borren". Seas quien seas, te voy a dar otra oportunidad, que esa frase lo merece. Promete portarte con sentido común y moderarte en tu comentarismo compulsivo y a cambio yo prometo respetarte, recibirte bien y no eliminar tus comentarios.

Tú verás.

Lola dijo...

A ver, a ver... Si no recuerdo mal, fuiste tú primero el que publicó su octavilla, y al verla, me acordé y publiqué la mía, explicando de dónde me vino la inspiración. Sé que puede ser una tontería, pero para mí es importante aclarar el orden de los hechos, pues parece que fuera una servidora la primera en caer, y no es así.

Hecha la aclaración, paso a comentar lo que siempre me llama la atención de este tipo de anuncios.

Vidente.

Eso es lo que dicen ser, ¿no? Alguien que puede ver el futuro, tu futuro, y te lo cuenta. Entonces, ¿qué tiene que ver con la videncia todo lo demás?

Por ejemplo: ¿qué tiene que ver la videncia con "soluciona cualquier tipo de problema por difícil que sea"? ¿Aparte de vidente es mamporrero?

Sin embargo, tiendo a pensar en otro tipo de cosas: que el tiempo que debe pasar para obtener ese resultado "100% garantizado" es, en realidad, el que necesita el vivo para cambiar de identidad y de lugar donde buscar a nuevas víctimas.

Pensamientos de malvada escéptica come niños ;-)

Saludetes. Lola.

Inconformista dijo...

Ya está, Leo. Pero mira que te lo tengo dicho, usa condón, coño. Y tu nada. Venga a pillar cochinadas. Y luego, claro, ahí quedan esas molestas ladillas.

Pero bueno, a lo nuestro. Este tal Seku me recuerda algo. A ver si saco tiempo del curro y publico una cosita que tengo pendiente hace días.

Una pregunta de excrédulo. ¿Porque un tipo que dice que lo arregla todo, no se arregla una cuentecita mágica (o majica, mejor dicho) y deja de tomarnos el pelo a todos?

Javi dijo...

¡Por fín! Yo también he recibido uno de esos. Ya empezaba a mosquearme recibir solamente ofertas de albañilería y similares, joder.
Ahora, yo esto lo tengo muy clarito, al igual que un juez no hace mucho tiempo. Si usted es tan estúpido como para dejarse engañar por este tipo de anuncios, usted se merece que le timen.

P.D.
Te iba a decir que te has dejado la puerta abierta y se ha colado "algo", pero inconformista se me ha adelantado.

P.d. 2
Pienso yo respecto a esos comentarios, ¿las kalandrakas saben manejar un ordenador?

Leónidas Kowalski de Arimatea dijo...

Jelou a todos.

Cierto, Lola, yo lo hice antes, ¿hay premio? Lo de indicar tu anotación antes que la mía pretendía ser un gesto de cortesía, o de desfasada caballerosidad. Temía que me lo señalaras. Y temía con razón, por lo que veo.

Llámame tonto, pero no se me había ocurrido algo tan sencillo y con tanto sentido como lo que sugieres: que se trate del mismo menda, y que por razones evidentes ande cambiando de ubicación y de alias, así como de número de teléfono. Ciertamente el aspecto de las octavillas sigue un mismo patrón de tamaño, colores, "estilo" lingüístico peculiar, modo de distribución, encabezado... ¡Joder, es el mismo tipo o un grupo asociado! Para mí que sí.

Hablar de esto en los blogs no sé si servirá de algo, pero quiero pensar que sí. Sólo con que una persona se meta en Google tecleando el "nombre" de uno de estos prendas (o del prenda) y encuentre nuestras críticas da sentido a hacerlo. Recuerdo que al poco de publicar la primera octavilla alguien llegó a mi blog buscando "Umaro astrólogo", o algo así. Deseo creer que se trataba de alguien dubitativo y que ya, con nuestros cachondeos y nuestra mala leche, salió de dudas. Nunca se sabe por qué caminos se puede llegar al escepticismo, además, ya sabes: "los caminos del Señor son..." ¿Intransitables? ¿Inexpugnables? ¿Incandescentes? ¿Indefectibles? Joer, no me acuerdo. Bueno, seguro que me has entendido.

Inconformista, no me cambies de tema, ¿qué hay de lo de enviarme la grabación de tu vecina gritona?

Javi, enhorabuena por lo de tu recepción de la octavilla idioputa; ya eres un ciudadano de pleno derecho de la Comunidad Europea.

Sin embargo, no estoy de acuerdo con lo que dices sobre esa famosa sentencia. Vale que haya gente que por imbécil se merece ser estafada, pero eso no libra de culpa al estafador. Hay gente que por desesperación ante enfermedades incurables, por ejemplo (creo que de eso iba aquel caso), verá limitada su capacidad de razonar, y de eso se aprovechan estos malnacidos. No es sólo que abusen del idiota, sino que exprimen al desesperado. Desesperado que mañana podríamos ser tú o yo, por muy escépticos que nos mostremos ahora, cuando todo nos va (relativamente) bien. En definitiva, opino que esa sentencia fue un mal precedente que anima a los estafadores y los fortalece.

Inconformista dijo...

Ummmmm, vamos a tener un problema. Pese a que mis vecinos siguen igual de ruidosos, sí he logrado un cambio de actitud. Ya no follan.

M'he quedao sin al fotos de Gusy en bolas, buaaaaaaa

Leónidas Kowalski de Arimatea dijo...

Bah, hombre, no llores. Si total, Gusi está algo fondón. Y te confesaré una cosa: no estoy seguro de que exista, porque sólo lo veo cuando me tomo tres pastillas rosas de las que me recetó el psiquiatra, quien por cierto hizo mucho hincapié en que sólo me tomara una cuando escucho esas voces, pero es que no puedo aguantarlo. ¿Por qué tomarme una si tomando tres es todo mucho más divertido y además gracias a ellas puedo ver a Gusi? Bueno, veo a Gusi y a sus amiguitos, pero sus amiguitos me han prohibido hablar de ellos porque, según dicen, eso entorpecería su Objetivo, que básicamente consiste en... (Shhhh, están aquí, no puedo hablar).

Lola dijo...

No, no hay premio por ser el primero, pero no puedo evitar sentir un pequeño malestar si se me atribuye una primicia que nunca fue mía, aunque sea de algo "pequeño". Me han dibujado así, qué le vamos a hacer.

Por otra parte, lo que comentas de que en una situación muy crítica no sabemos cómo reaccionaremos, por mucho que ahora estemos seguros de cosas, creo que es lo más sensato que se puede sostener: que hay que tenerlas bien puestas para mantenerse con la razón como guía en una situación de crisis.

Algunos de nosotros tenemos la suerte de, tras un proceso muy personal, haber terminado encarando la vida y lo que vemos y oímos de forma crítica. Pero la postura crítica no es nada fácil por ser lo opuesto a creer ciegamente: tienes que estar siempre con la guardia en alto, pensando y analizando sobre cada cosa que te llega. ¿Tendremos las defensas listas cuando nos llegue una situación desesperada?

Quiero decir, que no es únicamente un problema de "pero cómo has sido tan tonta de creerte esto". Evidentemente, muchos de los timados lo son por no haber estado prevenidos, por no tener la capacidad de hacerse un planteamiento crítico de la situación. Además, esa falta de crítica no tiene nada que ver con la formación ni con los tiempos de modernidades en los que vivimos, como se dio a entender en ese caso que mencionaba Javi.

Pero incluso con la formación, capacidad de crítica, etc, etc... ¿Seremos capaces de darnos cuenta de un engaño en una situación desesperada? ¿Será nuestra razón capaz de hacerse oír entre los grillos de nuestros demás pensamientos?

Es la carga del escepticismo: nunca puedes bajar la guardia.

Saludos. Lola.

Javi dijo...

No sé si recordaréis un caso muy reciente, creo que del año pasado o del anterior. Tuvo mucha repercusión, sobre todo en Canal Sur, ya que uno de los interfectos era de El Cuervo, un pueblo de Sevilla. Un par de individuos se hacían pasar por médicos, sin tener ni título, ni puñetera idea. El nombre del "listo" no me decía nada hasta que le vi la cara: era un compañero del instituto. Resumiendo el caso, los dos sinvergüenzas se dedicaban a vender medicamentos milagrosos que lo curaban todo, llegando a provocar quemaduras y lesiones con sus pomadas. A uno de sus "pacientes", un niño de unos diez años de edad, le dijeron que ya estaba mucho mejor, y que en pocos días podría jugar al futbol: murió al cabo de una semana. En este caso, los timadores utilizaban una clínica privada para sus consultas, lo que daba una sensación de credibilidad. Posteriormente la clínica se desmarcó diciendo que ellos únicamente se limitaban a alquilar una consulta a un médico que era quien firmaba las recetas.
A lo que voy. Puedo entender que una persona desesperada, enferma de cancer acuda a un "médico" y se crea cualquier cosa que éste le diga, para eso ha estudiado una carrera, pero de ahí a acudir a curanderos y sanadores... Supongo que es lo mismo que cruzar de rodillas la explanada del santuario de Fátima, y sobre los guijarros -lo he visto personalmente-, para pedirle a la Virgen que te cure. Yo en esto coincido con LOla: soy escéptico. Por mi parte puedo decir que cuando he estado en una situación comprometida, he confiado más en mí mismo y en otras personas que en un supuesto poder invisible.

Anónimo dijo...

Hostías, Leo, ya empiezas a montar discusiones escépticas, que bien. Pues,ala, a dar mi humilde opinión, que me gusta mogollón (vale, dejaré el ibuprofeno, tanto pareado me tiene preocupado-y otro...)

El problema básico del "poder invisible" es que tiene un importante precedente cultural que abarca todas las esferas sociales.

Aun las personas más convencidas de que no existe el susodicho poder invisible (llamele Dios, Monstruo de Spagheti Volador, o Hakuna Matata), no están exentas del daño cultural que esta creencia ha dejado, extrapolandolo a la realidad. Un buen ejemplo es la famosa manía de culpar al gobierno de todos lo males de la sociedad (si bien no es un poder invisible, sí es un excelente hombre de paja) o, llegando a extremos que casi rozan la necesidad de intervenceión profesional, las consparanoias royo JFK y esas cosas.

Otras personas lo han asumido más esotéricamente y se deriban a creencias royo "el infinito", "el universo", "los cristales de la felicidad"..., pero esto no les hace más propensos a caer en el timo de lo que lo pueda ser el escéptico más recalcitrante, en un momento de desesperación.

No me ha pasado nunca, pero supongo que si un médico te dice a la cara que estás muerto y te cruzas con un tipo que te dice que por 750€ te salva el cuello, lo que te planteas no es "me está tomando el pelo, el andoba", más bien te planteas algo así "vale sí, voy a tirar 750€, pero de todas formas me voy a morir, así que yo los tiro, por si las moscas"

Inconformista dijo...

Definitivamente, dejo el ibuprofeno.

El último anonimo es mío, pero se me ha ido la pinza y tocado lo que no debía. aiam sorri.

Una cosita, he colgado un enlace a una noticia que dieron en Tele 5 al respecto, en mi blog. Disculpa que me haga publi, Leo, pero es que no sé poner enlaces aquí.

Y otra cosita, corro a abrir el DRAE para saber que coño es Serendipia, que últimamente lo usais mucho y no me cosco.

Carabiru dijo...

Creo recordar que el otro día en algún canal de la tele hicieron un reportaje sobre esto.

El muy gran ilustre sanador no supo diferenciar la radiografía de un gato, ¿o era un ilustre can? de la de una persona con artrosis o algo así... y le daba una especie de agua cotrosa a nosecuantos cientos de euros la botella... ni loca le pegaba un lingotazo a aquello...

Por no hablar del pésimo diseño gráfico de esas octavillas, ofenden mi sentido de la estética como estudiante de arquitectura! nooooooooooo!! mis ojoooos!!

Miri dijo...

mmmm. Lo que yo no sé es cómo un tipo que ayuda a dar suerte, mantener negocios, encontrar trabajo, etc., se gana la vida consiguiendo clientes con octavillas. Si tiene tal don debería ser un tío forrao. No sé, un especulador de Marbella que se hubiera librado de la cárcel... total, con tanta suerte como dice dar...
Besitos,
Miri

Anónimo dijo...

No hago más que soñar con usted. Le ruego que salga de mi cabeza... intento ser una mujer fiel!!

Anónimo dijo...

Soy un anónimo diferente al anónimo "idioputa" anterior. Lo digo porque estoy tajantemente en contra de las personas aburridas que estropean blogs.
Puse "anónimo" porque deseo mantener cierta discreción. Pero puedes llamarme Elena

Miri dijo...

Leónidas, ¿De verdad que no eres tú quien escribe los anónimos? ¿De verdad de verdad de la buena? Porque da la casualidad que casi siempre hay dos seguidos con diferencia de un minuto entre uno y otro, porque siempre se puede escribir el nombre aunque no pongas página, y es mucha casualidad que a ninguno de ellos le dé por escribirlo, porque suelen estar bastante vacíos de contenido, y que coincida tanta gente hueca en tu blog es poco probable, porque... no sé. Ya dirás.
Besitos,
Miri

Anónimo dijo...

No. Yo no soy Leónidas. Yo he escrito los dos últimos anónimos únicamente

Miri dijo...

Ya. Vale.

Anónimo dijo...

En verdad que eres un gilipollas de primera...ahh y estuvo muy buena tu madre, chillo como la perra que es....creo que el profesor seku y tu son la misma persona...farsantes y pobre de auellos que te leen Lola, Javi, inconformista..no saben lo infeliz que es...y suave..que Leonidas en cualquier momento querra follarlos

Leónidas Kowalski de Arimatea dijo...

Parece que el troll ya te ha respondido, Miri. Supongo que estabas de broma, ¿o de veras se te pasó tal cosa por la cabeza?

Por ahora, y mientras lo crea conveniente, sólo usuarios registrados podrán comentar en este blog. Siento las molestias que eso ocasione a algunos, y me alegro de las que ocasione a otros.

A ver si así nos vamos deshaciendo de las ladillas.

Lola dijo...

Miri, bienvenida al mundo de los troll. Les gusta ser el centro de atención, ensuciar las entradas, desviar los temas y procurar cabrear a todos los presentes.

Si no conocías esta frase, te la presento: "no des de comer al troll". El anonimato relativo que permite Internet hace que esta gente escriba en las webs de otros lo que no se atreverían a decirte en la cara. No les hagas caso, no vale la pena. Salvo que sepas cómo reírte a su costa, y entonces seas tú quien les espanta.

Saludos. Lola.

Ender Wiggins dijo...

la leche. Entre los anonimos anonimizados y los anonimos de verdad, los que quieren que les borren, los que no quieren ser anónimos, los que son acusados de ser anónimamente falsos, los anónimos que piden 750 €, los anónimos que tienen nombre, los que se ponen berracos con tu prosa (qué gonito),... casi me da vergüenza identificarme. Pero en fin.

La verdad, inconformista plantea un buen dilema, pero le veo una explicación. Comparto la visión de nuestro weblogger titular (no anónimo) sobre este tipo de cosas, por una razón muy sencilla: las cosas no se descubren solas. El hombre no avanza por adivinación, por inventarse las cosas. El hombre avanza gracias a la experimentación.

La ciencia es capaz de asumir errores, de intentar explicar la realidad. Muchas veces falla. Y eso sirve para descartar lineas de deducción y fortalecer otras (o al menos, reconducir investigaciones). Pruebas. Experimentación. No me sirve el hecho de que 'haya cosas que no se pueden explicar'. Esa frase simplemente esconde algo que a un científico le llena de rabia: ignorancia. Antaño había una tormenta y era Thor, que estaba de mala ostia. Ahora sabemos que no es tan sencillo como imaginarse a un tipo con un martillo de mango corto que bebe hidromiel a hectólitros.

A lo que voy; los escépticos, al menos los que yo leo doy crédito, parecen extremistas porque lidian con extremistas. Terminas teniendo que defender cosas probadas con una vehemencia inaudita. Como el tema de la mallamada 'evolución inteligente'. Vamos a tirar toneladas de datos y experimentación reales porque un pseudocientífico con remordimientos religiosos se invente una teoría en la que los T-Rex comían cocos y el hombre no desciende del mono, sino de un poco de barro.
La competencia científica está bien. Suele traer nuevas ideas, avances, e invitablemente,cuando dos teorías cientificas chocan, una de ellas sale malparada. Pero para que dos teorías científicas choquen tiene que partir de hechos probados, mensurables.

Por otro lado, inconformista plantea algo tangencialmente que me parece interesante: el poder de la sugestión. ¿Realmente sabemos los límites de la autosugestión a la hora de curarnos?. Los médicos utilizan placebos para pruebas de medicamentos (para controlar la efectividad de los medicamentos) y a veces obtienen resultados raritos. La autosugestión puede influenciar en nuestro 'rendimiento' como 'máquinas' que somos? ¿puede que nos auto-optimizemos?

P.D: Llamadme anónimo...

sandra dijo...

Uf... despues de leer el ultimo comentario y de tener, encima, que abrirme una cuenta para poder dejarte un puto comentario... estoy agotada, en serio.
Voy a acostarme
Mañana, si eso, te comento la entrada. O no, no se.

chorlito dijo...

molestias? para nada weyyy , al contrario es un gusto, y no te has dado cuenta lola lo ke kiere el leonidas chorlito de ti??...esta caliente y en la snoches solo piensa en ti, y creo que debes aprender a reirte por ke te voy a cerrar tu bloggg jajajajaja y no nos espanta , ya llegaron los demas y veras lo que haremos con tu blog de mierda y pseudo filsosofia

Leónidas Kowalski de Arimatea dijo...

Acojonadito estoy, Chorlito. Igual hoy ya no duermo, pero reírme sí que me río.

(Lola, ¿este será amigo tuyo o es de los míos? Sí, ya sé que no hay que dar de comer al troll, pero es que... ¡estoy tan ilusionado!)

Inconformista (ey, que tengo cuenta en blogger) dijo...

¡Felicidades, Leonidas! Ya eres el feliz propietario de un troll trolodita. Ahora a cuidarlo, sea que se te joscondie. O mejor, joscondialo y que deje de darnos por el culo.

Oye una cosita, ¿como coño se pone un puto enlace en blogger? Más que nada porque me curré un enlace en Meo Quidem Animo al reportaje de telecinco (su televisión amiga) sobre los curanderos y ni diós, oiga, ni diós se a pasado a verlo. Cojones, que yo esto de la internetese no lo domino nada y currarme un enlace es todo un esfuerzo, aprovechadlo joder.

Ender Wiggins dijo...

¿es tu primer troll?
Yo creo que en realidad es SEKU...
¡¡SEKU, arrepiéntete y abraza la fe verdadera del gran espagetti volador!!

¡Penitenciagiteee!

Ender Wiggins dijo...

sandra... ¿de verdad te has leido el comentario?
¡ay, que ilusión!
un sugus.

Leónidas Kowalski de Arimatea dijo...

Te he respondido por correo a tu duda, Inconformista, pero vuelvo a ofrecerme para ayudarte en lo poco que pueda.

Ender, pues sí. Troll, lo que se dice troll de verdad, creo que podría decirse que es el primero. He tenido anónimos dañinos y molestos, pero ninguno como este cabroncete. (Disculpa la gracieta de Sandra, ella es así).

Lola dijo...

chorlito, tu mensaje me ha dejado seriamente aconjogada. Pareciera que vienes primero a proteger mi virginidad de doncella, pero luego te tornas rudo y hablas de cerrarme el blog para después... ¿ah, se lo decías a Leónidas? Por favor, ilumíname con tu sabiduría o, como mínimo, dame un diccionario chorlito-español, para que pueda saber de qué hablas y a quién te diriges exactamente. Muchas gracias. Tu alumna.

(Leónidas, sin más datos, no puedo saber si es o no de los míos, pero creo que no. Aunque son como la gripe, a veces se contagian. Bueh, que pase a reunirse con mis fieles, que dentro de poco les voy a cabrear un tantito.)

sandra dijo...

¡Ender no! no estaba ironizando!! (para una vez que no lo hago... snif), en serio que me dejo agotada tu comentario rey. Tuve que tomarme un gelocatil y todo... tantas palabras juntas... uf.
Tambien pudieron ser los porros ahora que pienso... ummm... no, creo que fue tu comentario.

P.D.: La proxima vez exijo 2 sugus.

Ender Wiggins dijo...

Querida Sandra; no te preocupes, sé que mis comentarios son largos y duros (¡ejem!), por eso me sorprende gratamente que alguien admita leerlos de sopetón (y no en diagonal)

Lo del sugus va en serio. :-), y no hay nada que disculpar. Tu comentario ha dado pie a unas risas. No soy de los que escriben desde la cátedra y se ofenden roque les señalen una obviedad ("tu post tiene muchas palabras").

Por lo demás, repite conmigo:

Porros buenos, comentarios enciclopédicos malos...

Porros buenos, comentarios enciclopédicos malos...

Agua_dulce dijo...

Hola, Ender.

Tienes razón en que el poder de la autosugestión es increíble. De hecho, la gente religiosa suele sanar mejor de las enfermedades ¿Milagro de los santos? No realmente. Si fuera así sólo se curarían los de cierta religión (cuyos santos fueran los verdaderos), cuando resulta que a efectos de sanación da igual creer en Alá que en el Monstruo del Espaguetti Volador. Lo que pasa es simplemente que la gente religiosa a menudo tiene más esperanzas de que su santo las cure. Y afrontar una enfermedad con esperanza en lugar de con desasosiego ayuda a mejorar. Una actitud positiva ayuda a mantener las defensas altas, y eso es lo que realmente les ayuda.

Al revés también ocurre: las preocupaciones se somatizan. Si tú te empeñas en que tienes alergia, y te lo acabas creyendo, acabarás teniendo síntomas de alergia (que no la alergia en sí).

Y lo del efecto placebo está tan demostrado que ningún experimento médico en personas prescinde de ellos. A veces una pastillita de... pongamos, glucosa, ayuda a que alguien se sienta aliviado de, pongamos, una infección. Cuando no tiene nada que ver...

Mi abuela hace poco afirmaba sentirse mejor de la ciática tras tomar durante dos semanas un antibiótico. Y a no ser que una bacteria le produjera el ataque (cosa que dudo profundísimamente), no tiene ningún sentido...

Pues con los sanadores es lo mismo. Si tú acudes a este tipo pensando que tienes un mal de ojo, tras salir de su consulta te sentirás mejor, tendrás más confianza en ti mismo, te pasarán las mismas cosas pero las verás de una forma más positiva (o más afrontable), actuarás con más seguridad y meterás menos la pata... ¿Magia? No, autosugestión. El problema estaba en ti mismo.

Besitos,
Miri

Inconformista (ey, que tengo cuenta en blogger) dijo...

Ender: Dices que expongo un interesante dilema, cosa que entiendo pero ¿a que te refieres con lo de tangencial? Es que no estoy seguro de si realmente he planteado algo sobre el poder de la sugestión y, si lo he hecho, quizá, dependiendo de tu respuesta, debería matizar mi comentario.

Miri: No me acabo de creer lo de que por ser religioso se vaya a tener una mayor predisposición a la sanación, aun quitandole todo lo referente a la magia, como bien haces. De la misma forma que tener fe en un determinado santo, predispone a una actitud positiva y esto implaca una forma de afrontar la enfermedad más eficaz, estar convencido de que ponerse en manos de un médico eficiente, también puede provocar esa misma actitud positiva.

Como indicas, si fuera una consecuencia mágica, solo se curarían los creyentes en determinado culto (que sería el verdadero). Pero se cura cualquiera que tenga fe. Ahora bien, si sustituimos esa fe por la confianza en la ciencia médica ¿no lograríamos la misma actitud positiva? Es más. Una persona excesivamente creyente podría elegir dejar de seguir un tratamiento médico (estamos de acuerdo en que es lo que realmente le cura) por considerar que esa falta de fe en su "dios" es pecado (caso de los testigos de jehova que, por otro motivo, no aceptan las transfusines de sangre ni los transplantes de organos). En este caso ¿no será más eficiente no tener fe en ningun ente sobrenatural y tener confianza en la medicina? Creo que con este planteamiento se desmonta esa estadística. Ahora bien, quedo a la espera de tu contestación, que de dar datos sabes un rato.

Por último os enlazo (gracias por la explicación, Leo) la noticia de telecinco de la que tanto hablo y nunca enlazo, para que veamos todos lo majetes que son periodistas que, de vez en cuando, hace periodismo de investigación del de verdad. Aqui la teneis:

http://www.informativos.telecinco.es/reporteros/curanderos/dn_48285.htm

Vale, lo reconozco, debo ir a clases de informática. No soy capaz de encotrar el puñetore botoncito verde. A tomar pol culo. Os pongo la dirección, la copiais en la barra de dirección y le dais a "ir", como ya sabeis. Pero mira que soy lerdo con esto, cojones.

Offtopic para Miri: Que sí, que actualizare en breve.

sandra dijo...

... porros buenos, comentarios enciclopedicos malos... porros buenos, comentarios enciclopedicos malos... porros buenos, comentarios enciclopedicos malos...
P.D.: Esto vale por lo menos por lo menos... 3 sugus y una piruleta (encima roja).

Inconformista (ey, que tengo cuenta en blogger) dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Agua_dulce dijo...

Hola, Inconformista.
La causa de que se curen más no tiene nada de sobrenatural, sino que viene de la actitud con que afrontan la enfermedad. De esta manera, supongo que tener confianza en el médico que te trata te debería producir el mismo efecto que la confianza en un dios.
El problema es que mientras que el buen creyente tiene fé ciega en su Dios, y muy poca gente tiene la misma fé ciega en el médico. Todos sabemos que los médicos son humanos y pueden equivocarse, mientras que ninguna persona profundamente religiosa achaca ningún fallo a su dios.
Por otra parte, sí que es cierto que no sé si el hecho de considerar las muertes por autonegligencia al dejar de tomar los fármacos truncaría las estadísticas. Supongo que debe de tener un efecto importante. De todas formas, la mayoría de la gente que deja de tratarse una enfermedad rara vez lo hace por religión, sino por cabezonería o por sustitución por otras "terapias alternativas", generalmente de dudosa eficacia.
Los datos no los tengo. Me suele gustar dar datos de las cosas que puedo, pero desgraciadamente no tengo datos de todos los temas del mundo, sino sólo de aquellos que toco más directamente, y no es el caso de las religiones. Hace cacho que leí esto, y ni me acuerdo dónde (pero tranquilo, nunca he leído revistas de ciencias ocultas), jejeje. Supongo que sería en alguna revista de divulgación. No le concedo mucho rigor, pero me parece que puede tener cierta lógica.
Un besito,
Miri