AVISO PARA LECTORES: Esto es un blog de desahogo personal y en ningún caso las opiniones aquí vertidas se corresponden con la postura oficial del Vaticano. Leónidas Kowalski de Arimatea es un personaje ficticio, y los gatos que escriben sus textos no comparten necesariamente su comida. Los autores no tienen nada contra las mujeres, y por lo que a ellos respecta pueden seguir constituyendo asociaciones feministas para dar pena y mendigar subvenciones.

miércoles, 25 de julio de 2007

Los pedos de mi abuela huelen a pedos de abuela


Yo es que no tengo más remedio que alucinar en lisérgicos colores. Vamos a ver cómo les explico este asunto que me atormentaba y que ya, gracias al Tallarinesco Señor, se ha resuelto.

Entre las misteriosas búsquedas por las que la peña llega a esta bitácora hay algunas de lo más curioso y marrano (me follo a mi hijo, teléfonos de tías guarras para follar gratis, juegos de vestir chicas o onbres (sic), la doctora bragas mojadas, etc.), pero hay una búsqueda insistente desde hace meses que me tenía medio agilipollado: El aliento de mi gato huele a comida para gatos. Tócate la flor.

Como todavía no soy ducho en esto de la intenné no me entero bien de las cosas. Entre eso y mi oligofrenia congénita no le veía explicación a semejante criterio de búsqueda, y pensaba yo, en mi bendita inocencia, que no podía haber más de una persona en el mundo lo bastante tontarra para escribir semejante obviedad, así que le achacaba la búsqueda maldita a un único internauta que debía de estar muy preocupado por tan desagradable y anómala circunstancia. Ya ves, pensaba este cabeza de chorlito, a su gato le huele el aliento a comida para gatos. Asombroso acontecimiento.

Tiempo después volvía a revisar los criterios de búsqueda --sí, estoy enviciado, ¿qué pasa?-- y ahí que estaba otra vez la frase maldita: El aliento de mi gato huele a comida para gatos. Y yo pensando que también el cadáver que guardo en el armario huele a muerto, y no pasa nada porque las cosas huelan a lo que tienen que oler. Yo huelo a Leónidas Kowalski y a los langostinos les huele el aliento a... uhmm, ¿plancton? Bueno, a lo que les huela.

Pensaba yo, en mi inconsciencia, escribir una entrada para calmar a este sujeto. Le quería decir que estuviera tranquilo, que a mi gato también le pasa a veces, y que a mí mismo me huele el aliento a alcohol tras esclafarme una botella de DYC, y que no es motivo de preocupación. Quería decirle también que siga olfateando el aliento de su gato, por si un día nota que le huele a polla, en cuyo caso no sería para tomárselo a guasa. O peor aún, que le oliera el aliento a eucalipto y se tuviera que enterar de tan triste manera de que en lugar de un gato lo que tiene es un koala, cosas más raras se han visto.

Pero no. No serán necesarias tan magistrales explicaciones, porque hoy, en uno de esos chispazos de inteligencia con los que mi genética se hace la magnánima una o dos veces al año, me ha dado por realizar en Google yo mismo la búsqueda, a ver qué coño me encontraba. Voy y tecleo: "El aliento de mi gato huele a comida para gatos". Y ya está, amiguitos, misterio resuelto.

Por lo visto es una célebre frase de un personaje de Los Simpson, y si se la teclea en el buscador Google sin entrecomillar remite a mi blog como primera opción entre algunas más, porque Álex dejó un comentario mencionándola, comentario que, a la vista está, yo había olvidado. En cambio, si se hace la búsqueda entrecomillando la frase, que es lo suyo, nos remite aquí (juas, juas, juas... no se lo pierdan).

Y a mí esto me ha dejado con mal sabor de boca, no sé si de comida para gatos --que no sería de extrañar-- o a qué, pero la verdad es que me hacía ilusión pensar que había alguien preocupado (y peligrosamente suelto) porque a su gato le olía el aliento, fíjate tú qué cosas, a comida para gatos.

Por cierto, ¿hemos resuelto ya a qué huelen las nubes y las cosas que no huelen?

9 comentarios:

el de mi gato huele a demonios dijo...

¿Esclafarte?? No lo había oído nunca, en todo caso ¿no podrías esclafarte una de Chivas Regal o Johny Walker, por aquello de que lleve algo de whiskey?
Hace tres días habían entrado a mi space desde una Web agencia de viajes de Málaga. Lo curioso del caso es que pedía un código para abrirse y si lo cancelabas, te dejaba en una página de inicio sin Search, osea que no sé de dónde porras sacaron mi Estoy de paso.
Qué cosas... y además, aquí entre nosotros, no sabes la manía que le tengo yo a Málaga por diversos motivos que quizá algún día te cuente.

Layose dijo...

¿Estas calentando motores con palabras tipicals murcianas??
Yo hace tiempo que deje de oler las cosas, una se puede llevar sorpresas nada gratas.
Un beso grandeee

Carabiru dijo...

Jajajajajajajjaja, no me acordaba de esta frase!!

Eres bueno, Leónidas, eres muy bueno.

Salu2

Las nubes... mmmmm la única vez que estube lo bastante cerca iba dentro de un avión, así que no pude olerlas.

Leónidas Kowalski de Arimatea dijo...

El verbo esclafar se usa comúnmente en Murcia, Tesa, y como ves Layose, que es murcianica como yo, lo ha reconocido. Según el DRAE es también empleado en Aragón y Cuenca, y lo explica como "quebrantar, estrellar". Ahora yo, como murciano voy a atreverme a enmendarle la plana a la RAE y voy a ampliar sus significados:

Cierto es que se usa como sinónimo de estrellar (Jorgito de esclafó con su coche frontalmente con un camión que circulaba en sentido opuesto y sus sesos se esclafaron sobre el póster de Yola Berrocal en bolas que el camionero tenía en la cabina), pero también se usa como sinónimo de zamparse o beberse algo abundantemente (Eustaquio se esclafó una tarta de diez quilos él solito). Otra acepción para este verbo tan gracioso es la de repantingarse o repanchigarse (Alfredo se esclafó en el sofá mientras su sobrinita le comía el ciruelo, o, la sobrina de Alfredo se esclafó en la cama mientras su tío le lamía la tierna almejita).

Carabiru, no me seas aduladora; ya sabes que mi culo pertenece a Jota.

Carabiru dijo...

Ya lo se Leónidas, pero que quieres, no cejo en mi empeño, por si acaso.

Oye, ahora como entren preguntando a san google "Los pedos de mi abuela huelen a pedos de abuela" yo ya es que me parto.

Salu2

Mayolongo dijo...

Lo que cuentas, seguro que es el modo de entrar a tu blog de alguien casado, que algun dia entro poniendo justamente esas palabras en el buscador y no te puso en sus favoritos por miedo a sus hijos. Me imagino a una señora repipi con y al pobre gato con cinta aislante en el morro. Seguro que murio el gato y continua entrando de esa forma a tu blog, pobrecilla.

Leónidas Kowalski de Arimatea dijo...

Sería la repera, Carabiru. No vayas a hacerte la graciosa y entrar en mi blog con esa búsqueda, porque sabré que eres tú.

Mayolongo, sí, también yo lo he pensado, sí.

Carabiru dijo...

Jejeje, Leo, no iba a hacerlo, sería falsear las pruebas, espero al día en que ocurra y tú nos lo cuentes, puedes estar seguro de que yo no seré, a partir de ahora, cuando no pueda entrar desde el enlace q tengo en mi blog pondré el aliento de mi gato huele a comida de gato, sin comillas.

GUIZMO dijo...

Sí, es una frase que le dice el hijo del Teniente Bigum (no recuerdo el nombre del crío pero es el tonto de la clase vamos) a Bart.
Las nubes tengo entendido que también huelen a comida para gatos.