AVISO PARA LECTORES: Esto es un blog de desahogo personal y en ningún caso las opiniones aquí vertidas se corresponden con la postura oficial del Vaticano. Leónidas Kowalski de Arimatea es un personaje ficticio, y los gatos que escriben sus textos no comparten necesariamente su comida. Los autores no tienen nada contra las mujeres, y por lo que a ellos respecta pueden seguir constituyendo asociaciones feministas para dar pena y mendigar subvenciones.

viernes, 19 de octubre de 2007

Gentuza


Normalmente opino que la violencia no es una solución para nada, pero a veces esa convicción pacífica se me nubla ante la tentación de darle dos hostias a alguien. Y es que hay escoria que hace méritos sobrados para recibir puñetazos en la cara hasta escupir los dientes. Tal es el caso de un pseudohumano que se cree artista llamado Guillermo Vargas.


En fin, hoy estoy demasiado cansado, de rabia y de mierda, y no voy a contar nada más. Les ruego que lean esto: La provocación repugnante. O esto otro: ¡Canalla miserable!

8 comentarios:

marmota dijo...

Estoy flipando.
Cualquier día descuartizarán a un bebé en directo con la excusa del arte.

Tesa dijo...

Lo jodido del asunto, es que aquellos que se llaman "cultos" y "entendidos del arte" aunque no tienen ni idea, promueven la financiación de esta mierda. Hace pocos días se inauguraba una exposición de fotografos vascos en el Gugengeim (o como se escriba). La mayoría de ellas hacen apología del terrorismo, querían incluso presentar una de la radiografía de la cabeza de Blanco con los dos disparos.
En mi ciudad (está nombrada Patrimonio de la Humanidad), han empezado a colocar esculturas enormes (6 metros algunas) en colores rojo, azulón o amarillo canario junto a las fachadas de los edificios del casco antiguo. No sé quien ha sido el imbécil que ha pensado que eso era arte equiparable al otro y debía gastarse la partida del presupuesto reservada a ello en esos monigotes, además de que se dan de tortas con el entorno.
Buag

Lola dijo...

A ese "artista" sólo le deseo dos cosas: primero, el desprecio del público; luego, el olvido.

Saludos. Lola.

Miri dijo...

Joder, vaya ¿"artista"? más desagradable. Me da mucha rabia que la gente se escude en el "arte" para infligir daño gratuito. Y sin embargo este tipo ha logrado lo que buscaba: provocar. Yo no entiendo de arte, nada. Pero en mi ignorante opinión, la tortura no es ningún tipo de arte.
Pienso como Lola. Espero que a la larga se condene él solo en el olvido.

Javi dijo...

El arte es subjetivo. A mí personalmente me interesa poco, salvo la música y la literatura, pero tengo mi criterio y disfruto ante ciertos cuadros, o esculturas o fotografias.

Pero hoy en día lo que vende es llamar la atención, jugar al "niño malo", porque la "alta sociedad" y los intelectualoides, que son quienes acuden a estas exposiciones, confunden el escandalo sin más con la provocación artística.

Cierto, el arte puede servir para denunciar, para provocar o romper con unos canones trasnochados. Pero en otras ocasiones simplemente se trata del cuento del traje del rey. Nadie se atreve a decir que esa obra o artista es una mierda por miedo a quedar como un inculto.

Por lo que respecta a este caso, no deja de ser curioso que nadie denuncie en sus blogs o espacios la muerte y tortura de tantos y tantos seres humanos, y sin embargo nos escandalizamos con la muerte de un perro. Sí, ya sabemos que el perro es inocente, confiado y leal. Pero también sufren y mueren diariamente niños inocentes y confiados. Entonces, ¿por qué nos duele tanto la muerte de un animal, aún reconociendo la crueldad de este caso?

Para que quede claro, si en mi mano estuviera colgaría a ese "comosellame" por los cojones, con alambre de espinos oxidado y con pesas en los tobillos...

Miri dijo...

Javi, es evidente que hay masacres más grandes que la de matar a este perro. Y no sé tú, pero los demás nos escandalizamos de muchas más cosas que del sufrimiento animal.

Una masacre siempre es una masacre. Ahora bien, creo que lo que más nos escandaliza de este caso es que se venda el daño gratuito como arte. Supongo -y espero- que si se vendiera como arte el genocidio de Somalia, el escándalo sería infinitamente mayor.

Por cierto, ¿Te imaginas por un momento que se extendiera esta forma de "arte"? ¿Que se creara una corriente artística de estas características? Pues no es tan extraño. No hay más que ver el "arte" del toreo.

Un besito,
Miri

paloma dijo...

Lo peor de todo es que siempre habra publico para este tipo de excibiciones.

Gerardo dijo...

Sí. Gentuza. No hay más que añadir.