AVISO PARA LECTORES: Esto es un blog de desahogo personal y en ningún caso las opiniones aquí vertidas se corresponden con la postura oficial del Vaticano. Leónidas Kowalski de Arimatea es un personaje ficticio, y los gatos que escriben sus textos no comparten necesariamente su comida. Los autores no tienen nada contra las mujeres, y por lo que a ellos respecta pueden seguir constituyendo asociaciones feministas para dar pena y mendigar subvenciones.

martes, 23 de octubre de 2007

La pérdida del sentido del humor es síntoma de decadencia



Ay, dios, cuánto gilipuá políticamente correcto y cuánto soplanuflos de encefalograma plano pueblan estas tierras. Tantos son que ya dominan el país, ejerciendo el poder que otorga la mayoría con mano de hierro y sin la menor cesión a las libertades de una minoría de mente abierta, o lo que es casi peor, al sentido del humor.

Hemos perdido no ya el humor, sino el valor necesario para reírnos con ciertas guasas. Confundimos el chiste con la ofensa, la broma con el agravio, el humor con la insolidaridad. Es una lástima que tanto hipócrita y tanto cobarde nos pretendan robar la risa y que además lo estén consiguiendo. También es verdad que, dejando manipulaciones interesadas aparte, hay idiotas incapaces de distinguir entre una situación cómica y un drama, pero estos, creo, son los menos y no me preocupan tanto. A mí los que me dan por el saco son los nuevos mesías que me quieren enseñar el buen camino y de qué me debo reír y de qué no; ellos son quienes me apuñalarán por la espalda a poco que me descuide.

Hace tiempo Gerardo García-Trío me pasaba un antiguo vídeo de Martes y Trece en el que los famosos humoristas crean una situación cómica respecto al maltrato sufrido por una mujer a manos de su marido. Más recientemente Pedro Lucio publicaba en su blog una memorable escena de la delirante película Aterriza como puedas, que insinuaba a título de comedia el intento de abuso sexual hacia un niño. Son dos ejemplos viejos. Hoy en día casi nadie se atreve a crear chistes con esos temas. Hemos puesto coto a nuestra capacidad de reír estableciendo unos márgenes estrechos que no nos van a hacer mejores personas, pero sí más aburridas y tristes. Y más hipócritas.

Una de las últimas soplapolleces de la secta ASCO (Adoradores de lo Socialmente Correcto y demás Obtusos) es la promovida por la Federación de Mujeres Progresistas --¡qué miedo me da la palabra "progresistas" unida a "federación de mujeres"-- al exigir la retirada inmediata de la serie televisiva "Escenas de matrimonio" (atentos al minuto y quince segundos), según leo en ABC. Hay que ser gilipollas y tener mucho tiempo libre para idear semejante tontería. Me recuerda a cuando cierta promoción de la Academia de Suboficiales del Ejército de Tierra solicitó la retirada de la serie "Historias de la puta mili" por considerarla una ofensa hacia los suboficiales. Tanto un caso como otro son ganas de ponernos a marcar el paso y uniformar el interior de nuestras cabecitas, y este cabeza de chorlito, por muy de chorlito que tenga la cabeza, no bailará al son que le marque nadie, independientemente de que vea la televisión o deje de verla, que esa es otra.

A mí permítanme escoger lo que me hace gracia, y no osen decirme de qué me puedo reír y de qué no, que ya tuve quien me dio una gran lección en ese sentido.

7 comentarios:

Tesa dijo...

Dudo mucho que tele5 retire Escenas de matrimonio de emisión por el antojo de una Asociación reprimida, están arrasando con el share de audiencia. Si no retiran El Tomate, que es una cutrez, menos con una serie de TV que provoca la risa a tanta gente.
Lo que no sabemos, es reirnos de nosotros mismos y, por supuesto, no permitimos al personal que se ría de nosotros. Falta sentido del humor, tú lo has dicho.

MONTOYA dijo...

Pasó algo similar con la serie Aída creo. Había un enano que salía en algunos capítulos y claro, ya sabes, la ironía era palpable a cada 30 segundos con respecto al tema.

Totalmente (como casi siempre) de acuerdo con Tesa, nos falta reirnos un poco más de nosotros mismos y ya después todo estará chupao.

Sitos miles.

Gerardo dijo...

Yo ahora estoy trabajando en un sindicato que pide la supresión de un anuncio de AXE que es supuestamente denigrante hacia las enfermeras. Hacen cosas importantes también, pero en este punto no los acompaño, este tipo de protestas no sirven para nada. Y encima, Buenafuente les mete caña:
http://www.youtube.com/watch?v=xNxP-jGMbio

lucia dijo...

Claro, el sentido del humor es reirse al ver como se pasan videos denigrando a un borracho, o haciendo que alguien que no tiene sus capacidades mentales en orden, haga ciertas cosas.
Nos reiremos al ver como el mismo telediario nos dan la noticia de estos videos, que se pasan por el movil, y nos dicen que ya estan denuciados los autores.
Sentido del humor tenemos que tener cuando los telediarios las repiten estas imagenes una y otra vez, por si queda algun ser que no tuvo la suerte de que se lo pasaran en un sms, y partirse el culo de risa viendolas.( a ellos nadie los denuncia por difundir esas mismas imagenes, ironico verdad?)
Sentido del humor es reirse al ver como pegan a una niña en un metro y un pasajero mira para otro lado, y mas risa da cuando el agresor, dice que el no es asi que solo estaba borracho.
Sentido del humor es reirse al ver escenas comicas de maltratos o violaciones, mientras los que alguna vez han vivido estas experiencias vuelven la cara para no recordarlo.
También se tiene sentido del humor y nos reimos cuando matan a un perro de hambre, para llamarlo arte.
Es cierto nos falta el sentido del humor, a mi me falta, nadie me dira de que me debo o no reirme, tampoco le dire a nadie lo que le tiene que hacer gracia y es una pena que no tenga nada mas en este mundo para reirme, porque no hay cosas simples , que no hagan daño a los demas para reirme.
Lo que no entiendo es porque hacen gracia estas cosas, personalmente no se la veo por ninguna parte.
Y tengo sentido del humor por si se dudara.

Tesa dijo...

Lucia, yo no me río con esas cosas que cuentas, ni conozco personalmente a gente que lo haga (que sé que haberla-hayla).
En esto de la risa, hay también una doble moral, como en todo. Censuramos lo más tonto, y pasamos por alto cosas de mayor importancia aludiendo a los derechos del último monigote.
Existe un término medio en alguna parte, supongo.

Jota dijo...

¡Mamá mamá! ¿Falta mucho para que se llene la piscina?

¡Calla y sigue escupiendo hijito!

Leónidas Kowalski de Arimatea dijo...

Gerardo, una de las ventajas que veo en mi profesión es la de no tener sindicatos. Esas agrupaciones cuasimafiosas me dan tanto miedo como las asociaciones de mujeres. No me creo que de verdad luchen por los intereses del trabajador, sino más bien por buscarse unas buenas poltronas, y eso cuando no están ocupados en enseñarme a hablar.

Lucía, tú en tu línea, como siempre. No sé si es que no has entendido mi entrada o si sólo te estabas desahogando.