AVISO PARA LECTORES: Esto es un blog de desahogo personal y en ningún caso las opiniones aquí vertidas se corresponden con la postura oficial del Vaticano. Leónidas Kowalski de Arimatea es un personaje ficticio, y los gatos que escriben sus textos no comparten necesariamente su comida. Los autores no tienen nada contra las mujeres, y por lo que a ellos respecta pueden seguir constituyendo asociaciones feministas para dar pena y mendigar subvenciones.

martes, 24 de junio de 2008

Perdonen que les hable de fútbol


Imagino que ya lo sabrán, pero por si acaso les cuento que pasado mañana juega la selección española de fútbol contra la gloriosa selección rusa, durante una de esas competiciones que nunca me acuerdo de cómo se llaman: copa de liga, derby, amistosos, mundial, trofeo del rey, eurocopa, copa del Roland Garros, copón bendito, trofeo del París-Dakar, copa de la UEFA, la champions... No sé, alguna de esas.

Se llame como se llame deseo de todo corazón que ganen los rusos, y me gustaría que fuera del modo más humillante posible para la selección española. No es que tenga nada en especial a favor de los hijos de la Rodina; sino que tengo mucho en contra de los futbolistas y futboleros españoles. Son los patrios aficionados al alienante negocio futbolístico los que me estropean el café -entre otras mil sevicias- con sus gritos y sus aires de grandeza. Les tengo algo de manía, qué vamos a hacerle.

Así que el jueves espero que pierda "España" (¿España son un puñado de tíos en calzones persiguiendo una pelota?), porque a mí el patriotismo se me escapa por el culo cuando veo a tanto gañán vociferante y a tanto energúmeno fanático capaz de apuñalar por un gol de mierda. Si ser español es eso, créanme que yo soy muy poco español.

En fin, que vayan mis mejores deseos para los amigos ruskis.


(Ni puta idea de si está en vigor o es el antiguo, pero para tocar los cojones me vale igual, porque la intención es lo que cuenta y todo eso).

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Leo, déjalos es como la religión, el opio del pueblo, se quedan tontos y a mí me dejan el super vacio para comprar tranquilamente y la calle entera para mí.

Ya sé que son muy pesados y que les arrancarias el hígado a mordiscos, pero es un delito y nadie quiere que lo pillen.

Gemma.

Anónimo dijo...

Pues yo no soy especialmente futbolera, cada vez me dá más asco, pero la selección... aisssss, la selección! Esa me pierde, y más en una Eurocopa o un Mundial.
Así que espero que el que tus deseos no se cumplan.
Aurora