AVISO PARA LECTORES: Esto es un blog de desahogo personal y en ningún caso las opiniones aquí vertidas se corresponden con la postura oficial del Vaticano. Leónidas Kowalski de Arimatea es un personaje ficticio, y los gatos que escriben sus textos no comparten necesariamente su comida. Los autores no tienen nada contra las mujeres, y por lo que a ellos respecta pueden seguir constituyendo asociaciones feministas para dar pena y mendigar subvenciones.

viernes, 19 de diciembre de 2008

Cagada en CSI y otras meteduras de pata...


Como profesional de la munición se me llevan los demonios cada vez que me encuentro algunas burradas sobre el tema. Hoy hablaré de ello y así me desahogo.

La última metedura de pata la vi, o más bien escuché, en un episodio de CSI emitido el lunes uno de diciembre. Es casi seguro que la cagada fue culpa del traductor al castellano. Ustedes juzguen: un personaje lleva al laboratorio una bala calibre .45 (esto significa que tiene un diámetro de 0,45 pulgadas, unos 11, 43 mm.) extraída de la cabeza de alguien que ya no se va a tomar más cañas con los amiguetes. Colocan la bala en una balanza electrónica y vemos que la pantalla de la balanza indica 230 (sin unidades). Entonces uno de los personajes presentes dice que son 230 gramos. Toma ya. Pues siendo casi un cuarto de kilo de proyectil lo raro es que quedara algo de cabeza para extraer la bala, digo yo.

¿Qué ocurrió? Porque una cosa es cierta: la balanza indicaba 230.

Pues pasó que se trataba de una balanza para pesar balas, lo que no tiene nada de extraño en un laboratorio criminalístico, y la unidad que emplea esa balanza es la habitual que se usa en Estados Unidos para la cartuchería: el grain, que equivale a 0,0648 gramos aproximadamente. Alguien oyó o leyó la palabra grains y la tradujo por gramos tan ricamente. Es posible que hasta se fumara un puro. Por lo visto nadie se preguntó cómo un objeto más pequeño que un dedal podía pesar un cuarto de kilo. En realidad esa bala pesaba solamente 15 gramos, que ya es mucho cuando se estrellan contra la cabeza de uno a 300 metros por segundo.

Y ya puestos les contaré el divertido desliz que le pillé a un periodista hace la tira de años, que también va de cartuchería:

En un noticiario televisivo el locutor lee una nota sobre el biatlon y menciona que los esquiadores usan carabinas del calibre .22... ahí se queda callado, como sorprendido por la falta de la unidad que esperaba leer a continuación del número, y entonces, mirando a la cámara, muy valiente él, añade por su cuenta y riesgo: "milímetros". Olé. Sin embargo ocurre que a partir de veinte milímetros estamos hablando de artillería, no de cartuchería, por lo tanto, de haber sido cierto lo que dijo este periodista, los esquiadores usaban cañones en lugar de carabinas. Admirable proeza, sin duda, eso de esquiar con un cañón a cuestas y además dispararlo. Ya quisiera la Jefatura de Tropas de Montaña disponer de tan hercúleos esquiadores.

Pero no. Se trataba de carabinas cuyo calibre es 0,22 pulgadas (unos 5,6 mm.), y que se expresa como "calibre veintidós" (escrito ".22"), sin unidad de medida, aunque se sabe (quien lo sabe) que va referido a centésimas de pulgada. Ese añadido "milimétrico" a cuenta del presentador que intentó enmendarle la plana a quien había redactado la nota fue una monumental barbaridad.

Algo parecido, pero con el calibre .45, sucedió en el blog Historias con Historia, en cuya
entrada acerca de la pistola Libertadora se incurre en el mismo error. Por cierto que me tomé la molestia de señalar el gazapo mediante los comentarios, pero el autor o no se ha enterado o se ha dejado sudar la polla. Pues nada, ahí se quede con su pistola de 45 mm., calibre mayor que los cañones antiaéreos de nuestro Ejército de Tierra, lo que no es moco de pavo tratándose de una "pistolita".

Se acabó por hoy. Otro día a lo mejor hablo sobre las tontunas armamentísticas que se ven en las películas: cargadores inagotables; el recurso abusivo para crear suspense de las minas que detonan por alivio de presión, que en verdad, aunque existen, casi no las usa ni dios, salvo en Holliwood, claro; las explosiones con grandes llamaradas, muy espectaculares pero que no guardan parecido con la detonación real de los explosivos químicos; los planos en los que se ven cápsulas percutidas como correspondientes a munición sin disparar; los proyectiles de artillería cuya metralla nunca roza a los protagonistas; la inexistencia en el cine de los siempre temibles rebotes; el increíble lanzamiento de cohetes y misiles desde espacios cerrados, que de producirse en la realidad carbonizaría y aplastaría a los personajes; la inverosímil astucia de apagar un bote de gas lacrimógeno orinando sobre él... Uff, cuántas chorradas...


22 comentarios:

Rocket dijo...

Estimado Leónidas,

Celebro extraordinariamente "verle" con la espada afilada... nada como una crítica sulfúrica para volver a la acción.

Cohetes o misiles... ummmmm, a mi eso me suena de algo.

Saludos,
Rocket

Pedro Gimeno dijo...

De paso ahora sabemos cómo se miden los calibres :)

¿Entonces una "9mm Parabellum" tiene 9 mm realmente (calibre .35 más o menos, si he entendido bien)?

Ah, y buen repaso a las fantasías joligudienses. Lo que dices viene a ser un resumen de buena parte de los motivos que me inducen a no ver películas de acción de la factoría yanqui.

-- Pedro Gimeno

Anónimo dijo...

De la comodidad del espectador y del guionista:

*Un veterinario viendo doctor en Alaska.
*Un medico viendo al House
*Un asesino viendo Seven.
*Un economista viendo a Solbes.
*Un preso viendo PrisionBreak.
*Blake viendo a Jack (Custó, no el destripador).

Cuantos errores podrian contar!!

No valoran al espectador, porque el espectador es el primero que quiere que lo engañen.

Saludos
Mondejar.

Anónimo dijo...

osrocolo

muy bien!!! se te nota un tio enterado en el tema.

Te voy a recomendar un artículo de la revista ARMAS (me imagino que la conocerás). No recuerdo bien el número pero tiene que ser entre Enero de 2005 y Abril del mismo año. El reportaje anda sobre las leyes de teniencia y uso de armas de los Estados Unidos....fliparías...


SALUDOS

Hipy Melenudo dijo...

Osrocolo,es que es pa flipar lo de los yankis.Todavia recuerdo el sublime momento de disparar un mp5 y un m-16 en una maravillosa y espectacular rafaga,Ahhhh!!!!!!!!
Aqui en la piel de toro ni pensarlo a menos que seas un profesional o de la J.E.T.A (en este ultimo caso es muy deseable que le vuelen los hue..... a su compañero).
Con respecto al cachondeo de las series,no sabeis lo que se rie el personal sanitario con esa maravillosa serie de factura hispana que es Hospital Central jjajajaja desde marcar ritmo normal los monitores y decir que ha fallecido etc.Una verdadera fabrica de Txaskarrillos.
Saludos Leo.

Hipy Melenudo dijo...

Por cierto creo que es en Virginia, donde se pueden tener ametralladoras pesadas.Muy recomendable un reportaje de mi paisano (creo), Jon Sistiaga que trata el tema.Pase mucha envidia pero tambien me rei mucho.

Por cierto lo de fusilar a la silueta fue en las Vegas.

Gerardo dijo...

Gran artículo, míster.

Yo quería preguntarte si me equivoco en que también están mal esas escenas de suspense tonto en la que van a disparar a alguien con una pistola semiautomática, lo encañonan, parece que está perdido... y se da cuenta el pistolero (y el público) de que no tiene munición... justo al apretar el gatillo. Clic. Es una escena repetida hasta la saciedad.

De hecho, ayer, en "Shaft" en A3, creo, rizaron el rizo: pasaba esto, tras lo cual el pistolero, acojonado por su repentina falta de munición, quiere mostrarle a Shaft que no le quedan balas y le enseña entonces su pistola con una corredera retraída que ha aparecido mágicamente cuando hace unos segundos su pistola se veía montada. Para hacer esa escena han tenido que trucarla, saben que es inverosímil.

Para los que no lo hayan entendido, una pistola semiautomática, una vez ha vaciado el cargador, queda con la corredera retraída, por lo que es evidente que está vacía. Esa escena creo que es imposible, a no ser que Leónidas me corrija y resulte que hay modelos actuales (antiguos ya sé que sí) en los que sea posible.

Un par de pistolas con la corredera retraída, para que me entendáis:
http://www.gunblast.com/images/RKCampbell_1950s/04.jpg

Golias dijo...

"Las tropas americanas abrieron fuego de ametralladora de 50 mm" en vez de calibre .50. Lo he oído ya varias veces. La verdad es que si llevasen ametralladoras de 50 mm en los Humvees a ver quien era el guapo que los emboscaba. Y a ver quien era el que llevaba la munición, por otra parte.

Otra buena en La Voz de Galicia: "Disparan a un conductor con un revolver por un pique. La policía encontró en el lugar del ataque un cartucho de calibre 32". Un chico ordenado: primero dispara, luego extrae el cartucho del revolver y lo deja en el lugar del ataque para que lo encuentre la policía. Alguien debería explicarles a estos chavales la diferencia entre un revolver y una automática.

La mejor burrada que he visto estaba en una película de acción bastante perruna. No sólo la gente disparaba varias veces seguidas con LAWs y lanzagranadas de un solo tiro. En una secuencia, el malo se sube a una azotea y derriba el helicóptero de un socio con un misil Stinger. El actor se ve que tiene graves problemas para apuntar el lanzador, porque lo tiene cogido al revés, lo que le hace imposible apoyarlo en el hombro. De hecho, tiene que apretar el gatillo con el pulgar.

Leónidas Kowalski de Arimatea dijo...

Hola, amiguitos. No supuse que esta entrada pudiera despertar tanto interés. Voy con las respuestas:

Pedro Gimeno:

Sí, una pistola de 9 Parabellum dispara un proyectil de calibre 9 mm, o más concretamente 9 x 19, que siginifica que el 9 es el diámetro de la bala y el 19 es la longitud de la vaina (ambos expresados en milímetros), y expresado en pulgadas vendría a ser un .35 como dices. Pero ocurre que una cosa son los calibres nominales y otra los calibres reales, que suelen diferir en algunas centésimas o incluso en décimas de milímetro. Y esto es sólo el principio de la confusión, porque luego viene el tema de los "apellidos" al nominar la munición: Magnum, Special, Nitro Expres, corto o largo... Y con todo esto seguimos sin entender las excepciones como 30-06 ó .30-30, donde el "06" significa que es un cartucho diseñado en 1906 y el segundo "30" del cartucho siguiente indica que está cargado con treinta grains de pólvora. Mwajajaja, es una locura... y no entro en la paradójica nomenclatura de los cartuchos para escopeta, que según aumenta su calibre nominal se van haciendo más pequeños.

Pero sí, cuando veas en noticias o películas que se refieren a una 9 mm. o a una 45 ya sabes que se refieren a milímetros o a centésimas de pulgada respectivamente.

Mondéjar:

"Blake viendo a Jack", mwajajaja... Al margen de esos chistes, estoy de acuerdo contigo, pero creo que exageras: cuando leo ficción quiero que el autor sepa engañarme y hacerme olvidar lo que sé de la realidad, pero no me vale cualquier guripa que me toma por tonto y retuerce la realidad a su gusto hasta ponerla a su servicio.

Osrocolo:

Creo que me hablas de un artículo reeditado. Lo leí en mi adolescencia, si estamos hablando del mismo. ¿Es ese artículo sobre leyes del siglo XIX?

Hipy Melenudo:

El reportaje de Jon Sistiaga fue una tontería tendenciosa e ignorante, indocumentada y plagada de errores técnicos. En resumen: un desastre periodístico.

Gerardo:

Eres un maldito cabronazo, pero te adoro. Lo mío es la munición, no la mecánica armera. Por no quedar como un ignorante he consultado con Gaspar Barrios, el especialista mecánico de armas que más sabe de esto en el mundo mundial, y me dice que sí, que tienes razón: las pistolas, salvo las muy antiguas, se quedan con la corredera retraída tras disparar el último cartucho, por lo tanto ese recurso intrigante del que hablas es una estupidez peliculera.

Golias:

Eso del Stinger al revés me ha dejado muerto. Lo que cuentas parece sacado de la película "Hot Shots".

Leónidas Kowalski de Arimatea dijo...

Voy más allá, porque ahora veo que respondí a medias el comentario de Gerardo:

Gerardito de mis amores, en cuanto a la mecánica de armas sabes tú más que yo, como acabo de comprobar al releer tu comentario. Nada tengo que enseñarte en ese campo, que además no es el mío. Eso sí, tengo enlace directo con el maestro Barrios, para lo que quieras.

¡Joder, yo sólo sé un poquito de munición!

Belén dijo...

¿Y cuando hablamos de las barbies?
Qué coñazo, por dios, con tanta escopeta y tanto rifle.

¿Es una manera subliminal de echarnos a todas?

Da igual, no me he enterado de nada,
pero que sepas que en Sierra Nevada,
sí utilizan cañones.
Que una también sabe.
¿Qué te creías?

Lola dijo...

"¿Es una manera subliminal de echarnos a todas?"

Carajos. ¿Ahora va a resultar que a las féminas no nos pueden ser de interés cuestiones relacionadas con armas y munición?

Lola.

Anónimo dijo...

Como decia siniestro total:
Lola ¿porque estas sola?

yáñez dijo...

Mujeres que leéis este blog y decís que no os interesa el armamento, cuan equivocadas estáis, luego viene los comentarios que si es de arma corta, que si no es de repetición, que si tiene poca carga, que si la pólvora está pasada, que si es de tiro rápido o de gatillazo fácil, en fin que debeis de informaros del arma y si es reglamentaria

Belén dijo...

Lola, se nota a Kilómetros que estoy de cachondeo.

Lola dijo...

Anónimo, ¿estoy sola?

Cuánto se puede llegar a suponer (erróneamente) por el hecho de discutir un prejuicio.

Lola dijo...

Belén, será que estoy demasiado lejos, porque ni a mí ni a quien te ha leído conmigo nos ha parecido que estuvieras de broma.

jonay dijo...

Pues a mi me pareción que el cometario de Belén se notaba que era de coñas...

curiosísima dijo...

Pero esta feo eso de preguntar:
-Oiga, ¿su arma es reglamentaria o de gatillo fácil?
amoss digoyo

Leónidas Kowalski de Arimatea dijo...

Yo me dejo preguntar. ¡Preguntame, preguntame!

(No faltan tildes; es que escribo con acento argentino o uruguayo).

curiosísima dijo...

Venggga, vale. En argentino:

Ehhteeeee, ¿lepuedo haser una preguntiiita?

¿el arma de vos es reglamentariaa o de gaticho fásil?

Leónidas Kowalski de Arimatea dijo...

Por favor, Curiosísima, no me seas golfa, que yo nunca hablo de vulgaridades en DCC.

(Ya tengo tildes, ¡yuuuuupiiiiii!)