AVISO PARA LECTORES: Esto es un blog de desahogo personal y en ningún caso las opiniones aquí vertidas se corresponden con la postura oficial del Vaticano. Leónidas Kowalski de Arimatea es un personaje ficticio, y los gatos que escriben sus textos no comparten necesariamente su comida. Los autores no tienen nada contra las mujeres, y por lo que a ellos respecta pueden seguir constituyendo asociaciones feministas para dar pena y mendigar subvenciones.

martes, 3 de marzo de 2009

¿A que es díver subir la cuesta?


Hola, ser rodante:

He vuelto a verte hoy, hace apenas unas pocas horas. Hoy eras rubia y aparentabas unos veinticinco años, pero otros días eres morena o castaña y tu edad varía considerablemente, aunque casi siempre eres una mujer joven. Sé que siempre eres la misma porque no puedo aceptar la idea de que a tantas os haya pasado lo mismo. Te gustan los disfraces, ¿verdad? ¡Quieres engañarme, niña juguetona!

¡Oh, qué guapa y sudorosa te he visto hoy! Subías esa cuesta a fuerza de brazos, haciendo girar las ruedas de tu silla, luchando valientemente contra la gravedad, con los mechones rubios pegándose al sudor de tu cara...

Es lo que siempre deseaste, ¿a que sí? Ya desde bien niña se te iban los ojos detrás de cualquier motorista. A ti te gustaban las motos y a los motoristas les gustaban las adolescentes rubias, ¡qué buena pareja formábais! ¿Con cuántos moterillos de Vespino fuiste en busca de lugares oscuros hasta que, por fin, te llegaron los moteros de verdad, los de moto grande y ruidosa, los que tanto anhelabas?

Pero al final lo lograste. Conseguiste un hombre que te daba estimulantes paseos en su enorme moto, y tú te excitabas tanto por la vibración del motor entre tus muslos como por la envidia que suscitabas entre tus amigas, menos guapas, que no encontraban un motero de ropa de cuero y ronroneante motocicleta de las de verdad (nada que ver con esos ciclomotores para críos). Qué orgullosa ibas en tu trono motorizado enseñándole a esos gañanes, los muertos de hambre que te pretendían sin tener siquiera un monopatín, que tú eras demasiada mujer para ellos. ¡Muy bien por ti!

Te amaron tantos hombres que no eran dignos de ti... ¡qué ilusos!, ¿cómo se atrevían tan siquiera a soñar contigo si los muy tontos no tenían moto? Ay, pobres niñatos. Perdónalos por su atrevimiento.

Te envidiaron tantas chicas, feúchas y casi sin tetas... ¡qué ilusas!, ¿cómo iban ellas a competir con tu melena rubia, tus ojos azules y tu sonrisa deslumbrante? Además ellas no sabían cómo usar sus escasos encantos para manipular a los dioses conductores de las motos de verdad. Ay, pobres niñatas. Perdónalas por sus celos.

Ahora ya lo tienes todo, te lo he visto en la cara hace un rato. Se te veía feliz subiendo la cuesta, o puede que se te viera más bien esforzada y sufriente, pero yo estoy seguro de que era felicidad lo que sentías.

Tuviste a tus dos, tres, cuatro moteros o cuantos fueran. Tus preciosos muslos firmes de entonces, ahora inánimes, descarnados y flácidos, se abrían para aquel que te paseara en la moto más poderosa. Miraste por encima del hombro a las chicas que no cazaron un motero, envidiaste a las que viajaban en una moto más ruidosa que la tuya, y despreciaste a los parias que no tenían moto. ¡Enhorabuena!

Y ahora ya lo tienes todo. Después de aquello que pasó (no puedes recordar nada de eso pero sabes que pasó algo) has conseguido el premio gordo: ir siempre sobre dos ruedas. ¡Qué suerte la tuya, cielito!

He vuelto a verte esta tarde, fortaleciendo los delgados brazos mientras hacías girar las tercas ruedas de tu silla que se niegan a subir cuestas. Estabas preciosa con los mechones de pelo rubio pegados al sudor de tu frente y de tu cara. Querías emociones intensas y ya las tienes. Alcanzaste tu sueño.

Me ha gustado verte tan llena de vida, y hasta hubiera fantaseado sexualmente contigo si no fuera por la pena que me inspiras.

16 comentarios:

Rocket dijo...

Estimado Leónidas,

Perdone el axabrupto pero... ¡coño, esa es (M)Amalia!

Mujeres rubias, hermosas, que les gustan los moteros (o sus máquinas), enfermeras quizás...

Mmmmmm

Elemental querido Watson.

Saludos,
Rocket

Rocket dijo...

Estimado Leónidas

Perdón, obviamente quería decir exabrupto...

Saludos,
Rocket

kitty_wuuuu dijo...

Pero, ¿qué coño es esta mierda, tío?

Ah, por cierto, ¿se te ha ocurrido salir a la calle últimamente? Los moteros ahora van de chandal y medio rapados, cada vez hay menos cuero...

:)

Un beso.

Leónidas Kowalski de Arimatea dijo...

No, Rocket, no es tan sencillo.

Kitty, tú es que aún eres de moteros de Vespino.

Pajeú dijo...

Y vuelvo a comentar por aquí, aunque creo que me estoy prodigando en demasía.

Pero esta vez no es para decirte que te has superado con el post, más bien para decirte que, en mi opinión, te has pasado unos cuantos pueblos.
Hoy el doble sentido no ha sido ni sutil ni mordaz.

Por cierto, soy motera, y espero que no llegue el día en que inspire a alguien a escribir algo así.
:-(
(triste, deprimida o decepcionada)

Leónidas Kowalski de Arimatea dijo...

Pajeú, creo que esta entrada te ha venido mejor de lo que piensas, y creo otras muchas cosas que no me apetece contar. Baste decir que yo soy el primer deprimido por todo esto, aunque mi estilo hijoputesco simule algo distinto.

kitty_wuuuu dijo...

No, qué va, yo soy de las menos guapas, que se quedan con los que no tienen moto...


PERO LAS BICIS MOLAN Y SON MÁS ECOLÓGICAS!!!



Jajaja

Leónidas Kowalski de Arimatea dijo...

Me alegra saberlo, Kitty.

Rocket dijo...

Estimado Leónidas,

No, no, si yo no le digo que sea sencillo, pero digamos que en sus relatos y narraciones hay una cierta reiteración de algunos personajes, situaciones, comentarios y juicios de valor que, sospecho, son reflejos de su vida personal.

No pretendía yo ejercer de psicoanalista, es ud. muy libre de escribir en su blog lo que a ud. le venga en gana, sino solamente hacerle notar que los hechos que relato en el primer párrafo se producen.

Reciba, como siempre, el más sincero testimonio de mi consideración y preséntele mis respetos a Gusifluky.

Saludos,
Rocket

MOndéjar dijo...

Los caminos del puterio no suelen conducir a verdes borreguiles. Y de hacerlo, tarde o temprano caerá la nieve sobre ellos.

Nota: Agárrate fuerte si vas de paquete.

Leónidas Kowalski de Arimatea dijo...

Rocket:

Hay, desde luego, mucho de mis experiencias personales en este blog, pero también las hay de amigos y conocidos, e incluso "experiencias" extraídas de lecturas. Yo le ruego que no saque conclusiones precipitadas ni me atribuya a mí lo que puedan ser experiencias ajenas a las que me atrevo a dar voz. Lo de las enfermeras, por ejemplo, se debe a dos conocidos, y son historias muy jugosas que me gustaría contar, pero no puedo mientras no halle la manera de hacerlo salvaguardando la identidad de los afectados.

Mondéjar:

Me gustaría pensar que los caminos del puterío llevan siempre a subir trabajosamente cuestas sobre una silla de ruedas, pero me temo que a veces las zorras encuentran una buena posición a costa de desgraciados y cornudos. La chica que vi ayer y que inspiró esta entrada tan cargada de mala leche es la excepción, creo.

Rocket dijo...

Estimado Leónidas,

No saco conclusiones, no se preocupe ud., no soy quien para hacerlo, y mucho menos en ésta que es su casa... ¡pues sólo faltaría!. En absoluto. Sólo le prevenía a ud. por si no había reparado en esa cierta recurrencia. Pero creo que me he pasado un poco de listillo pues es evidente que es ud. muy consciente de ella.

A veces se me olvida que ya no llevo la capa de super...

Saludos,
Rocket

Mondejar dijo...

Tarde o temprano cae la nieve, todo en su momento pero todos terminamos de la misma manera.

De todas formas las personas que suelen tener esas ambiciones, no suelen merecer la pena, corren una carrera que esta perdida desde el principio, no le encuentro fundamento, lo entenderia de ser inmortales pero dentro de 100 años que importancia tendra nada.
Yo es que soy muy sencillo, sera eso.

Un saludo.

PD. Killzone 2, ¿a que esperas?

Paloma dijo...

Me he pasado los últimos 47 minutos intentando descifrar eso de "díver" y ya se me cansó la neurona, así más tarde vuelvo para leer el texto, o no.


Joder, tú y tus abreviaciones, que la, ¿o el?, RAE no reconoce todo, coño!

Leónidas Kowalski de Arimatea dijo...

Rocket:

En efecto, aquí pocas cosas son casuales, y sé muy bien lo que digo y por qué incido en ciertos asuntos. Usted, en cambio, no sabe nada y puede meter la pata (o acertar) cada vez que opine.

Le diré, eso sí, que me ha demostrado ser sumamente astuto. Pero yo no escribo esta bitácora para poner a prueba la sagacidad de nadie; tan solo pretendo que el lector accidental pase un buen rato y sienta algo, ya sea malo o bueno.

Mondéjar:

Duren más o duren menos lo importante es durar. Para los que no creemos en vidas posteriores no es consuelo pensar en una muerte igualadora. La muerte es el punto final de un breve párrafo, y nada más. No me consuela que ese párrafo sea diferente para unos y otros, ni creo que el punto final iguale a todos borrando las injusticias ocurridas durante la redacción del párrafo.

PD: Me sigo pensando lo del "Killzone 2".

Paloma:

No te respondo porque me niego a responder a quien tan descaradamente se hace la tonta.

Rocket dijo...

Estimado Leónidas,

Pues no diga ud. más. Examen de conciencia, dolor de los pecados y propósito de enmienda...

Saludos,
Rocket