AVISO PARA LECTORES: Esto es un blog de desahogo personal y en ningún caso las opiniones aquí vertidas se corresponden con la postura oficial del Vaticano. Leónidas Kowalski de Arimatea es un personaje ficticio, y los gatos que escriben sus textos no comparten necesariamente su comida. Los autores no tienen nada contra las mujeres, y por lo que a ellos respecta pueden seguir constituyendo asociaciones feministas para dar pena y mendigar subvenciones.

jueves, 9 de abril de 2009

Desaparición y encuentro de Manoli Gómez


A Manoli Gómez la encontraron unos pastores en la mañana del 18 de febrero de 1971. Una semana antes Manoli había cumplido catorce años y ya se la disputaban todos los mozos de su pequeño pueblo.


Manoli tenía el carácter rebelde, y la risa fácil y cantarina. Tenía, también, un bonito cuerpo con algunas cicatrices provocadas, según las malas lenguas, por las palizas que el borrachín de su padre le daba.

El 16 de Febrero la niña desapareció. Desde las seis de la tarde nadie recordaba haberla visto, hasta que los pastores la encontraron aquella mañana del 18, tendida boca abajo sobre un lecho de hierba aplastada, inmóvil y con el pelo revuelto.

En el amanecer del día anterior, 17 de febrero, una partida de guardias civiles y campesinos comenzó la búsqueda de Manoli. En los hoscos semblantes de los guardias civiles no se lee nada, porque como aquel maestro dijo "tienen, por eso no lloran, de plomo las calaveras"; pero los rostros morenos de los campesinos reflejan preocupación sincera, aunque a esas horas todavía prima el optimismo. A fin de cuentas Manoli fue siempre una niña rebelde; se habría escapado, decía la gente dándose mutuos ánimos.

Fue en el amanecer del 18 cuando la encontraron unos pastores. Inmóvil, tumbada boca abajo, con la ropa rasgada.

En la tarde del día 17 el sargento que dirige la búsqueda de la niña comprende que es necesario ampliar el círculo y pide refuerzos a los puestos cercanos. Por la noche hay doscientos guardias y más de mil voluntarios buscando a la niña con linternas. A medianoche se empiezan a oír rumores que contienen las agoreras palabras "violación", "rapto", "muerta" y "horca".

Aún faltaban unas horas para que los pastores hallaran a Manoli inmóvil, tirada boca abajo, con el pelo revuelto, la ropa rasgada y sangre en la cara.

"¡Manoli! ¡Manolita!", se gritó miles de veces por toda la comarca aquella noche del 17 al 18 de febrero de 1971 antes de que los pastores la encontraran.

—¡Santa madre de Dios!— dijo el más joven al verla.

—Anda, niña, levanta y vete a casa, que la has liado parda— exhortó el mayor.

—Me caí y se me rompió la ropa. No quiero que padre me zurre— explicó Manoli.

Cuando llegó a casa le dieron una buena azotaina, y ya está. Si ustedes esperaban otro final es que leen demasiado este blog.

13 comentarios:

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Liber Cabrera dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Rocket dijo...

Estimado Leónidas,

Pues si, en esta ocasión ha fallado la variable LKA, o mejor dicho, se ha invertido, comienza "mal" la cosa para acabar "bien".

En cuanto al Romance de la Guardia Civil española del Romancero Gitano me pregunto una cosa: ¿Seguiría Federico García Lorca teniendo ese concepto tan romántico de los gitanos de vivir hoy en día?

Saludos,
Rocket

kitty_wuuuu dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=T-_VlReUEPw
No sé Lorca pero los Marea se lo hicieron bien bien suyo.

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Leónidas Kowalski de Arimatea dijo...

Kitty:

¿Jefe? Uhmm... Sí, lo de Marea lo conozco desde hace tiempo, de hecho ya hablé ello hace mucho: "García Lorca y el rock". (Tras 640 entradas ya he hablado de demasiado).

Liber Cabrera:

Bienvenido. Ya veremos lo que tardas en salir corriendo en cuanto leas algo que te moleste.

Rocket:

Sobre la pregunta que se hace le respondo que en mi opinión Lorca seguiría pensando tan románticamente como entonces de los gitanos -¿acaso hay motivos para pensar distinto hoy?-, tenga en cuenta que don Federico era un poeta, y como tal soñaba con un mundo que no necesariamente tiene que coincidir con el real.

La pregunta que yo me hago es si ahora el señor García Lorca opinaría tan negativamente sobre la Guardia Civil. Pienso que no, ¡cuánto han cambiado las cosas desde aquello de "con el alma de charol / vienen por la carretera"! ¿Y qué pensaría el gran poeta de las mujeres guardias? Joder, cómo me gustaría tener una charla con él.

Mondéjar:

Si el bobo Santos hubiera estado por ahí se lo cargaban seguro.

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Leónidas Kowalski de Arimatea dijo...

¡Maldita putilla! Veo que tus comentarios en MI blog se dirigen más a Rocket que a MÍ. ¡Se lo contaré todo a tu hermano!

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Leónidas Kowalski de Arimatea dijo...

En el Ejército nadie pega a nadie. Olvida esa idea peliculera, fantástica y embustera.

Rocket dijo...

Estimado Leónidas,

A Lorca lo que le atraía de los gitanos era la sensación de libertad, la pasión, los celos, los conflictos "emocionales", etc y lo que odiaba de la guardia civil era la autoridad, la violencia, la opresión y bla, bla, bla...

Como no sé cómo eran realmente las cosas en los años 20 y 30 no puedo opinar al respecto.

Eso sí, en los años (2000, 0, ¿cómo se dice?) no creo que fueran esas las circunstancias, y estoy seguro que habría otros colectivos que llamarían más la atención del poeta en uno y otro sentido...

En cuanto a la Guardia Civil, completamente de acuerdo contigo.

A Kitty le diré que cuando viví en USA, nos "desintoxicábamos" de vez en cuando de la música gringa mis dos compañeros españoles y yo oyendo música española, y hay dos canciones en particular que se han quedado "fundidas" con aquella experiencia: "Corazón de mimbre" de Marea y "Papá cuéntame otra vez" de Ismael Serrano. Los yankees se tronchaban cada vez que nos las oían cantar a voz en grito tras haber tomado alguna que otra cerveza... decían que los bullfighters estábamos un poco "nuts".

No soy un gran fan de Marea, pero tiene algunas canciones que son verdaderos poemas cantados y, ¿cómo decirlo?, te llegan.

Además, como uno ya tiene sus añitos, Extremoduro, Rosendo, Barricada, incluso Leño (Barón Rojo u Obús ya me quedan un poco infantil pero los oía en los 40 principales) no me son ajenos.

Digamos que si Leónidas es "el tío chungo que calienta las latas de callos con napalm", yo podría ser "el pijo que llevaba a Rosendo a toda ostia en el coche"... entre otras cosas.

Saludos,
Rocket

Liber Cabrera dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Leónidas Kowalski de Arimatea dijo...

Gracias, Liber, ha sido un comentario muy halagador. La verdad es que me enorgullezco de casi todos los comentaristas habituales de esta bitácora, aunque a veces los maltrate para que no se apoltronen.