AVISO PARA LECTORES: Esto es un blog de desahogo personal y en ningún caso las opiniones aquí vertidas se corresponden con la postura oficial del Vaticano. Leónidas Kowalski de Arimatea es un personaje ficticio, y los gatos que escriben sus textos no comparten necesariamente su comida. Los autores no tienen nada contra las mujeres, y por lo que a ellos respecta pueden seguir constituyendo asociaciones feministas para dar pena y mendigar subvenciones.

domingo, 3 de mayo de 2009

Explicación sobre comentarios eliminados


Hace un par de días fueron eliminados decenas de comentarios anónimos en este blog. Parece que la destrucción de comentarios se limita a las entradas más recientes, aunque aún no he determinado hasta qué fecha se han visto afectados los escritos.


No he sido yo. De hecho, de haber sido cosa mía, se leería el mensaje "Un administrador del blog ha eliminado..."; en su lugar se lee "El autor ha eliminado esta entrada", cosa harto improbable porque el autor de un comentario anónimo no tiene control para borrarlo, como sí lo tendría un comentarista registrado en Blogger.

Parece claro que se trata de un fallo de Blogger, que sin embargo no se ha dado en todos los blogs alojados en dicho servicio, vaya usted a saber por qué.

Desconozco si el problema puede tener arreglo, en cuyo caso espero que Blogger lo enmiende a la mayor brevedad posible.

A pesar del tono sosegado de estas palabras lo cierto es que estoy que me subo por las paredes. Vuestros comentarios, anónimos o no, insultantes o halagadores, son importantes para mí, y esto me ha molestado no sabéis cuánto.

Lo siento mucho.

¡Blogger, devuélveme mis anónimos o te partiré las piernas, infame malandrín!

13 comentarios:

Golias dijo...

Quizá no tenga nada que ver, pero los enlaces de tu entrada del 23 de abril sobre las cartas encadenadas parecen llevar (al menos en mi ordenador) a páginas de publicidad. Las direcciones que salen son http://http//diariodeuncabezadechorlito.blogspot.com/2007/11/eres-un-poquito-hijoputa-y-bastante.html, y http://http//diariodeuncabezadechorlito.blogspot.com/2007/02/mtete-tu-cartita-por-el-culo-subnormal.html.

La repetición de "http" en el inicio lleva a una página llamada http.com (a veces, otras simplemente no funciona). Lo dicho, lo mismo no tiene nada que ver, pero me pareció oportuno comentarlo.

Eva dijo...

No he mirado el mío... Ahora ya me has dejado con la mosca.
Mmm. Sí. Yo estaría muy mosqueada. Casi que prefiero no comprobar si tal cosa ha pasado en el mío. Que Blogger te meta así, sin preliminares ni nada...
No te sulfures mucho, Leo.

Leónidas Kowalski de Arimatea dijo...

Golias, gracias por el aviso. Ya está corregido. Por cierto, nadie me había advertido, lo que vuelve a demostrar que a mis tres o cuatro lectores les importa un carajo lo que enlace. En fin, tampoco se pierden nada importante. Gracias de nuevo.

Eva, claro que me mosqueo, joder, claro que me mosqueo. No es raro que los comentarios sean lo más interesante de una entrada.

Eva dijo...

Me da rabia, porque tienes toda la razón. Yo no vuelvo aquí a leerte una y otra vez (como otros, seguramente), sino porque el tema comentarios se pone interesante en este su blog.
¿Resignación?
Eso, o ha llegado el momento de liarte a tiros, tú verás... :)

Leónidas Kowalski de Arimatea dijo...

Resignación, hermana, resignación. Siempre resignación antes que los tiros. (Hay opciones intermedias, pero en este caso no se me ocurren).

Eva dijo...

Sí, en opciones intermedias estuve pensando. Lo único que se me ocurrió fue un correo a blogger mentándoles la madre. ¿Se podrá hacer eso? Y, en caso de que se pueda... ¿vale la pena? ¿No sería acaso desperdiciar tu talento y perder un tiempo precioso? ¿Tiempo que bien podría emplearse en una nueva entrada para tus sufridos seguidores?
También está lo de manifestarse. Lo veo. Ahí, con las pancartas. A ser originales, oiga. Que le den a la crisis y a otos posibles motivos.¡Nosotros queremos que vuelvan los comentarios!
Qué mal ando, qué mal, desde primera hora del día...

El Blogger dijo...

Leónidas Kowalski de Arimatea
Pues gracias por la explicación pasaba a leerte y a ver que comentaban en las entradas que me habían gustado, entonces ví mi comentario junto al de muchos otros eliminados, según el mensaje por nosotros mismos. Y tengo mi cuenta de gmail, solo que por ahorrar tiempo te había dejado el comentario con la opción Nombre/URL, que no se para que la ponen si luego se eliminan, o no se que pasó. Lo cierto es que mucha buena onda había en esos comentarios querido Leónidas. ;D Saludos y vaya un poco de toda esa onda en mi saludo. A seguir leyéndote y hacer el esfuerzo de registrarme.

Anónimo dijo...

La parte positiva:

Las generaciones venideras no se descoj... de nosotros (sus anónimos).

Rebeca

Pajeú dijo...

No disimules, si todos sabemos que has sido tú.

¿Desde cuando Leónidas pide disculpas por algo?, que canta demasiado eso de "Lo siento mucho" :D.

Diana dijo...

Y yo solo puedo pensar "que bueno que yo no he escrito en ese tema" porque sinceramente que flojera escribir un comentario y que lo borren. Merecen una mentada los de blogger no? Aunque tal vez si reciben la mentada te borran el blog entero, mejor no, no te "enleones" que te salen arrugas.

Saludos desde mi encuarentenado país :p

Anónimo dijo...

Bah, tampoco es para tanto, no sé.


POL.

Curiosísima dijo...

Que uno se suba por las paredes y no se le note es motivo de "orgullo y satisfacción".

¡Enhorabuena y bienvenido al retorcido mundo adulto!

Leónidas Kowalski de Arimatea dijo...

Liber ("El Bloguer"):

Por ti especialmente lamento lo que ha pasado. Mis seguidores son mayoritariamente féminas, y siempre me sorprende con agrado que un lector varón se interese tanto como tú por mis escritos. Aunque no ha sido culpa mía siento la necesidad de disculparme, otra vez.

Diana:

Bah, que les den morcilla a los chapuzas que hicieron lo que se cuenta en esta entrada. No quiero pensar más en ello.

En cuando a tu encuarentenado país, no sé, me da a mí que estamos exagerando las cosas. No es para tanto, creo yo.

Pol:

Tienes muy poca vergüenza, que lo sepas.

Curiosísima:

No te dejes engañar. Ni he llegado ni quiero llegar a ese mundo adulto. ¡Peter Pan forever!