AVISO PARA LECTORES: Esto es un blog de desahogo personal y en ningún caso las opiniones aquí vertidas se corresponden con la postura oficial del Vaticano. Leónidas Kowalski de Arimatea es un personaje ficticio, y los gatos que escriben sus textos no comparten necesariamente su comida. Los autores no tienen nada contra las mujeres, y por lo que a ellos respecta pueden seguir constituyendo asociaciones feministas para dar pena y mendigar subvenciones.

martes, 27 de abril de 2010

La visita del asiático que quería ser albaceteño (IV)


(Viene de aquí)

Aquella pregunta, he de reconocerlo, me desasosegó (más de lo que ya estaba). ¿A qué jugaba aquel hombre? Cerré la puerta y, aceptando que sería una noche larga, tomé asiento frente al profesor Gino.

Continúa la transcripción:

Soldadito de Plomo (con voz cansada): Todo esto es una locura.

Misó Gino: En eso, señor de Plomo, estamos totalmente de acuerdo. Pero respóndame: ¿hasta qué punto está seguro de que Leónidas Kowalski de Arimatea falleció el pasado 12 de octubre?

SdP: Todo lo seguro que se puede estar; yo estaba allí cuando murió. Puedo enseñarle el certificado de defunción si no me cree.

MG (condescendiente): No será necesario; me consta que es falso, y si no me equivoco aparece como causa de la muerte un inaudito "fallo multiorgásmico".

SdP (a la defensiva): Pues sí, fallo multiorgásmico, ¿qué pasa? Leónidas era tan chulo que se murió de lo que le dio la gana. No veo dónde está el problema.

MG: A veces, querido Soldadito, parece usted un pelín gilipollas, y perdone que se lo diga tan crudamente. ¿Es que no ve que le han mentido? Leónidas está vivo; lo he visto con estos rasgados ojos, y debo advertirle a usted que su viejo amigo ha enloquecido peligrosamente, muy peligrosamente. Nunca estuvo bien de la cabeza, pero ahora... oh, ahora está verdaderamente enfermo. La locura y la maldad se han apoderado de lo poco bueno que quedaba en él. Lo he visto por la calle, hablando solo, clamando venganza al viento, con el rostro desfigurado por la ira...

SdP (hablando atropelladamente): ¿Venganza de qué? Si de verdad Leónidas está vivo y se encuentra tan mal como usted dice necesitará mi ayuda el pobre hombre.

MG (exasperado): ¿Es que no va a entender nunca, maldita sea? ¡Leónidas Kowalski lo odia a usted por haberle robado el blog y ha jurado matarlo! En parte es eso lo que venía a advertirle, aunque hay más cosas de las que hablar.

SdP (patidifuso): Pe... pero... pero yo creía que... que estaba muerto, nunca pensé que le estuviera robando el blog, sino que... que lo había... heredado, junto a su casa y su pornoteca y su gato. Hablaré con él y todo se arreglará, sí, eso haré.

MG: ¡Ingenuo desgraciado! ¡Si hubiera usted visto en su antiguo amigo esa mirada de odio infinito y tremebunda insania que yo he visto...! Leónidas hasta lleva ahora una timopulsera Power Balance, no le digo más.

SdP: ¡Eso es imp...!

Din don, volvió a sonar el timbre en ese preciso momento. Misó y yo nos sobresaltamos y vimos paralizados de terror que Gusifluky se acercaba a la puerta, se sentaba frente a ella y quedaba expectante mirándola, meneando nervioso la cola.


(CONTINUARÁ SI ME DEJAN TIEMPO)

3 comentarios:

Capitán Cachalote dijo...

Ahí, ahí, manteniendo la tensión...ja ja, qué bien me lo paso con estas cosas...

Rocket dijo...

Estimado soldadito,

¡¡NO, NO, LEÓNIDAS NO ERA ASÍ!!

Se enfadaría con el soldadito por robarle el gato y la pornoteca, pero nunca por la casa o por el blog...

Recuerdo cuando fui una vez pública e injustamente acusado por una viborilla llamada Kitty Wuuu (una persona sin sentido del humor) de robarle el blog a Leónidas. Él no sólo no se enfadó sino que me defendió con templanza y contundencia... ¿cómo hacer lo contrario con el pobre soldadito que ha mantenido, incluso, el perfil de Leónidas a modo de homenaje o prudencia?

¡No, No!, ¡eso tienen que ser cosas del chino-japonés malo del sr. Gino que es gente de poco fiar y algo quiere hacer para heredar él el blog!

¡Ay, que me viene la ira!, ¡mi 9 mm, donde está mi 9 mm que me cepillo al chino cabrón!, ¡que angustia!

Saludos,
Rocket

El soldadito de plomo dijo...

Capitán Cachalote:

Juas, juas, ¡seguro que yo me lo paso mejor que usted! Imagínese a este triste Soldadito de Plomo, con su fama de tío raro y serio, escribiendo sobre servilletas de papel en cualquier bar mientras se aguanta la risa para no dar la nota en público...

Rocket:

Ja ja ja ja ja... Me parto.

Yo también recuerdo cuando esa viborilla de infausta memoria -personita sin sentido del humor y sin personalidad; lo único que tiene es nariz, y de tal tamaño que compensa sobradamente la falta de las otras dos virtudes, e incluso de alguna más- lo acusó a usted de pretender robarle el blog al viejo Leo. Sírvanos de lección para aprender lo malas que las mujeres pueden llegar a ser, sobre todo si son cuasiadolescentes; otra cosa es cuando llegan a la cuarentena siendo solteronas (como llegará Kitty), en cuyo caso se vuelven mucho más humildes. (Y dejo el tema, que empiezo a parecerme al infame Misó hablando así).

¡Guarde la 9 mm., Rocket! Si usted supiera lo que yo sé ahora, sabría también que Misó es buena gente, pero no adelantemos acontecimientos.