AVISO PARA LECTORES: Esto es un blog de desahogo personal y en ningún caso las opiniones aquí vertidas se corresponden con la postura oficial del Vaticano. Leónidas Kowalski de Arimatea es un personaje ficticio, y los gatos que escriben sus textos no comparten necesariamente su comida. Los autores no tienen nada contra las mujeres, y por lo que a ellos respecta pueden seguir constituyendo asociaciones feministas para dar pena y mendigar subvenciones.

sábado, 15 de mayo de 2010

Entrevista al general John Sheehan



Soldadito de Plomo: Gracias por dedicarme un poco de su tiempo, general.

General John Sheehan: No es nada, hijo, no es nada. ¿Para qué diario me dijiste que es la entrevista?

SdP: Para el Diario de un Cabeza de Chorlito. No creo que lo conozca; es un blog español.

GJS: Ah, español. ¿Español de dónde exactamente: de Guatemala, de Colombia, de México...? ¿No serás cubano, hijo?

SdP: Emm... pues no. Soy español de la España de Europa.

GJS: ¿Europa? ¿Europa no es ese continente donde viven los maricones de los holandeses?

SdP: Precisamente de eso quería hablar con usted, general. Sus declaraciones ante el Senado de los Estados Unidos culpando a los cascos azules holandeses de la matanza de Srebrenica no han sentado nada bien en Holanda.

GJS: Mira, hijo, estoy harto de ese asunto. Mis palabras se sacaron de contexto. Esos maricones han descontextualizado mis declaraciones, eso es lo que pasa. Los maricones son así, hijo, no puedes fiarte de ellos.

SdP: General, ¿podría guardar la pistola en un cajón? Me incomoda verla sobre el escritorio mientras hablamos.

GJS: ¡Ja ja ja! Claro, hijo, guardaré la .45 si tienes miedo. Es que, ¿sabes, hijo?, a los machotes nos gustan las pistolitas, je je, pero la guardo si tanto te asusta. Tú no serás marica, ¿verdad, hijo?

SdP: No, no lo soy, pero si no le importa sigamos con el asunto de los cascos azules holandeses. Decía usted que sus palabras fueron malinterpretadas.

GJS: Sí, ha sido un desafortunado malentendido por parte de esos libertinos maricones. Yo no creo que la culpa de la matanza de Srebrenica fuera culpa de los cascos rosas de Holanda; fue de los serbios, sin duda. Lo que yo digo es que los soldados holandeses podrían haber evitado esa masacre si no fueran tan maricones.

SdP: Sin embargo, según afirman los científicos que entienden de esto el valor no tiene nada que ver con las inclinaciones sexuales.

GJS: Tú lo has dicho: "los científicos que entienden". ¿Lo ves, hijo? ¡Los científicos también son unos maricones!

SdP: Perdone, general, pero creo que ahora es usted quien está tergiversando mis palabras.

GJS: Mira, hijo, somos dos hombres, ¿de acuerdo? ¡Hombres de verdad! Yo creo que nos podemos dejar de dialécticas afeminadas y hablar claro, como dos machos, ¡con dos cojones!

SdP: Sí, claro. Hable, general.

GJS: Una cosa está clara, hijo: en los ejércitos no puede haber homosexuales.

SdP: ¿Por qué no, general?

GJS: No es su sitio. Ellos no pueden matar a otros hombres porque los aman, y además son miedosos. ¿Ves estas medallas, hijo?

SdP: Sí, tiene usted muchas.

GJS: ¿Cómo crees que las he ganado, hijo? Las gané combatiendo como un machote, y no chupándole la polla al enemigo. ¿Comprendes, hijo?

SdP: Mmm... pues la verdad es que no.

GJS: Mira, hijo, esto es muy sencillo. Si los ejércitos se llenan de maricones no sirven para nada, porque los maricones están más interesados en metérsela al compañero que en matar al enemigo. Está muy claro.

SdP: Pero lo mismo podemos decir de los heterosexuales: ellos estarán más interesados en acostarse con mujeres que en matar a nadie, ¿no cree?

GJS: ¡Pero no es lo mismo, maldita sea!

SdP: ¿Por qué no, general?

GJS: Pues por una razón muy sencilla e incontestable: la Biblia exige la unión entre un hombre y una mujer, y no hay más que hablar.

SdP: General, con el debido respeto, la Biblia dice tantas tonterías y está tan llena de contradicciones que es ridículo tenerla como una guía de conducta.

GJS: Oye, hijo, ¿estás seguro de que no eres un comunista maricón?

SdP: No soy ni lo uno ni lo otro, general.

GJS: ¿Has formado una familia, hijo?

SdP: No, pero cualquiera diría que me ha surgido un padre extra. Además de eso tengo un gato, ¿eso cuenta como familia?

GJS: ¿Un gato? ¡Los machotes tienen perros grandes y agresivos! Ya sabía yo que eres un puto marica.

SdP: Por favor, general, le recuerdo que el entrevistado es usted. Volvamos al tema de los homosexuales en los ejércitos. No entiendo qué problema tiene con eso.

GJS: No lo digo yo, hijo. Es Ley de vida. Hace mucho tiempo, unos seis o siete mil años, los hombres teníamos que pelear con los dinosaurios para sobrevivir, y los dinosaurios no sabían nada de mariconadas. En aquellos tiempos o eras un machote o te zampaba un tiranosaurio.

SdP: General, me parece que anda usted algo despistado. Los homínidos aparecieron muuucho después de la extinción de los dinosaurios.

GJS: Sí, hijo, debo admitir que quizá tengas razón, porque la Biblia no dice nada de dinosaurios. Es un dilema que tengo yo con eso...

SdP: Es que la Biblia es un libro fantástico que no tiene nada que ver con la realidad.

GJS: ¡De eso nada! La Biblia, al margen de consideraciones religiosas, es un libro de Historia. Lo sabe todo el mundo.

SdP: No, general. Todo historiador serio le dirá que la Biblia es cualquier cosa menos un libro de Historia.

GJS: Lo que no admite discusión es que las guerras se pierden por culpa de los maricones, hijo.

SdP: Bueno, general, usted sirvió en Vietnam, ¿no es así?

GJS: Sí, sí, ¿y qué?

SdP: Pues que el ejército estadounidense salió de allí con el rabo entre las piernas. ¿Qué me dice de eso? ¿Las Fuerzas Armadas estadounidenses estaban repletas de homosexuales entonces?

GJS: ¡Aquello fue otra historia, cerdo manipulador!

SdP: Cuénteme, general.

GJS: Naturalmente que no había maricones, hijo, ¡yo estaba allí! Aquello fue otra cosa, otro problema. Lo que pasó en Vietnam es que había muchos negros en nuestras filas, y todo el mundo sabe que los negros son idiotas y cobardes.

SdP: Gracias, general. He tenido suficiente. Doy por concluida la entrevista.

GJS: Hijo, no te vayas así. ¿Quieres tocarme, muchacho? No pongas esa cara, hijo. Tanto en la jungla vietnamita como en el desierto iraquí era muy normal tocarnos entre machos. Vamos, hombre, toca aquí y no te sientas un marica, que esto es cosa de machos. Las mujeres son seres inferiores que no podrán comprender el valor de una polla bien dura. Vamos, hijo, toca, toca esto...

EL CABREO QUE HA MOTIVADO ESTA ENTRADA TIENE SU ORIGEN AQUÍ.

7 comentarios:

Rocket dijo...

Estimado soldadito,

A los Holandseses les pica Srebrenica. Les pica y mucho.

Probablemente es cierto que carecieran de cualquier tipo de apoyo terrestre inmediato y que el contingente ante el que interponerse fuera más numeroso y mejor dotado, pero el caso es que no hicieron nada. Ni siquiera lo intentaron. Y en 1995 si que había apoyo aereo... el tema es muy controvertido.

En cuanto a este señor de la entrevista (no, el soldadito no, el otro)... yo sé de un par de paracaidistas franceses espcializados en reconocimiento, la creme de la creme del ejército francés, que tienen pinta de pasárselo muy bien jugando al conejo y la zanahoria.

A lo mejor a este señor le gustaría decírselo a la cara a cualquiera de ellos sin pistola y a solas.

Saludos,
Rocket

El soldadito de plomo dijo...

No entro en lo de Srebrenica, que tiene que picar a los holandeses y a muchos otros por verlo venir y quedarse cruzados de brazos. De lo que me quejo es de que el general Sheehan sea tan subnormal y atribuya esa desgracia a la homosexualidad en las FAS.

Cachalote dijo...

Todos los dias nace un tonto, y a veces hasta dos. El problema es cuando uno de esos alcanza puestos de responsabilidad. ¿Qué criterios de selección tendrán en las FAS de USA? ¿No hacen psicotécnicos para evitar tener cenutrios como ese?

Creo recordar que existían rehenes que impedían el ataque aereo sin provocar víctimas entre los propios holandeses. Aunque es cierto que no se hizo ni un amago de resistencia. Difícil juzgar sin haberlo vivido, pero muy controvertido todo, sí.

Rocket dijo...

Estimados ambos,

Yo conozco parte de la historia de primera mano de un holandés que estuvo allí... no todos aceptaron las órdenes con una sonrisa. Sabían cuál era la alternativa. En cualquier caso el CAS, aunque fuera disuasorio, nunca llegó a pedirse.

Y digo disuasorio porque ver pasar un reactor en vuelo rasante con "manzanitas" en las alas acojona al más pintado, sobre todo si no hay "pájaros" amigos tuyos porque no les han dejado "entrar" lo cual significa control del espacio aereo y que tú estás (con perdón) jodido.

Todo fue muy rápido (para tomar según qué tipo de decisiones) y muy controvertido... mis amigos holandeses no quedaron bien parados. Y alguno le pica mucho más porque asignaron a un grupo de oficiales "especificamente" para juzgar los resultados de la masacre. Algo así como "mira lo que has hecho" y eso es injusto. Simplemente la línea de mando y reacción ni estaba definida ni era operativa.

Se apredió mucho de esa experiencia... en Kosovo no pasó lo mismo. Ahí nuestros "pájaros" estaban más que disponibles... dispuestos.

Y el caso es que luego conoces a los Serbios y son buena gente. En fin, la guerra es un sindiós, no hay que darle más vueltas.

Con respecto al sujeto de la entrevista (no soldadito, tú no, el otro) no nos equivoquemos. Hablamos de un 1st class commander, un tío verdaderamente válido. Marine "mordedor de cuero" un tío involucrado en operciones reales muchas veces. No es un tío sólo de academia, no. Éste ha comido barro y ha visto sangre varias veces... un marine.

El caso es que es un tipo con prejuicios. ¡Manda huevos!

Cuando la gente va a morir no se anda con gilipolleces ni si le gustan más unas cosas que otras.

Ignoro porque este señor ha salido con esas ahora, probablemente porque uno de sus hijos le ha salido "trucho", ¡qué se yo!, el caso es que no tiene ni pies ni cabeza.

¿Imagináis cuántos gays hay en el Cuerpo de Marines de los USA?...

Saludos,
Rocket

P.D.

Cachalote, te contesté el otro día al comentario de lo del pito en mi blog y te hacía una pregunta ¿lo has visto?

Cachalote dijo...

No lo había visto. Pues no sabía cómo se dice cachalote en inglés, Sperm-whalle dice el traductor de google, juas juas, vaya nombre le han dado al pobre cetáceo. Yo lo uso porque era mi apodo hace ya tiempo, y cuando dí de alta la cuenta no se me ocurrió otro.

uno que ya es viejo dijo...

No se nada de esas matanzas, pero cada cosa en su tiempo.Los perjuicios, no se miden por la forma de hablar, este tipo se amaricona si dice que hay que matizar sus palabras.

Ya no se dice eso de "te voy a clavar un puro que te va a escocer el culo hasta el dia del juicio"
claro lo moderno es lo del contencioso. No, los perjuicios sobre la marcha, a nosotros nos cacareaban los italianos, que tiene cojones, y no somos ni cobardes y no veo plumas en el uniforme, y mire.

No se preocupe de lo políticamente correcto, que la verdad es verdad y no necesita repetirse. O no

El soldadito de plomo dijo...

Rocket y Cachalote:

¿Qué, de conversación em mi blog?

Rocket, no pongo en duda la valía como soldado del General Sheehan, pero sus declaraciones relacionando homosexualidad con ineficacia militar lo han convertido, y con razón, en el hazmerreír del mundo. Es una pena que un milico tan notable vaya a pasar a la Historia por eso. En la Wikipedia se habla de esta cagada tanto o más que de su carrera. Una lástima, pero es que el tío se lo ha ganado a pulso.

Sobre lo de Srebrenica, y desde mi ignorancia: no sé si los holandeses pudieron hacerlo mejor, pero me parece que ya ha quedado claro repetidas veces que los cascos azules (de cualquier nación) son ineficaces para detener conflictos. Lo de Kosovo fue diferente porque la cosa estaba bajo mando de la OTAN y no de la ONU, ¿no cree? Insisto en que hablo desde la ignorancia y sin duda usted sabrá de esto más que yo, pero sospecho que con UNPROFOR no era posible movilizar aviones de combate.

Si mal no recuerdo aquella pesadilla balcánica acabó cuando la ONU se quitó de en medio y dejó el puesto a la OTAN. Y es que a veces las cosas no se arreglan con palabras y buenas intenciones, sino con hostias. Somos así de hijoputas.