AVISO PARA LECTORES: Esto es un blog de desahogo personal y en ningún caso las opiniones aquí vertidas se corresponden con la postura oficial del Vaticano. Leónidas Kowalski de Arimatea es un personaje ficticio, y los gatos que escriben sus textos no comparten necesariamente su comida. Los autores no tienen nada contra las mujeres, y por lo que a ellos respecta pueden seguir constituyendo asociaciones feministas para dar pena y mendigar subvenciones.

lunes, 10 de mayo de 2010

La visita del asiático que quería ser albaceteño (X)

(Viene de aquí).

Nadie prestó demasiada atención al exabrupto de Alfredo. Además, entre fantasmas no se iban a pisar las sábanas. No obstante me apresuré a tomar la palabra por si las moscas.

Continúa la transcripción.

Soldadito de Plomo: Está bien, Alfredo, siéntese por ahí... ¡no, hombre, no se siente sobre otro invitado! Debe de haber algún sitio libre. ¡No, ahí tampoco! Si no le importa lo quiero ver lejos de la pequeña Alejandra, por seguridad nada más. Eso es, ahí sentadito en el suelo de ese rincón está muy bien, y si no le gusta haber llegado antes. Ahora díganme qué quieren de mí, y háganlo sin preámbulos que son casi las cinco de la mañana.

Susana Bragas Blindadas: Como soy la única mujer y no dudo de la caballerosidad de los presentes seré yo quien explique lo que pretendemos de usted, señor de Plomo.

Susana habló durante un largo rato. A veces se detenía para mirar a los demás, que indefectiblemente la animaban a seguir con sonrisas y gestos de asentimiento. Resumiendo, lo que todos estos seres me pedían es que los reescribiera dando un giro radical a sus existencias, modificando así la depravada naturaleza con la que Leónidas Kowalski de Arimatea los dotó. Yo estuve de acuerdo -¡cómo no estarlo!-, y por eso mismo, antes de que sea demasiado tarde, déjenme contarles que:

Marcelo y su amigo han salido del armario y ya no desean hacer daño a mujer alguna. Simplemente se aman mutuamente. Siguen siendo felices y jóvenes.

Buen Padre ha roto las relaciones con sus viejos amigotes veteranos de guerra. Su hija y su esposa han olvidado milagrosamente todo lo pasado. Hoy son una familia modelo. También son asombrosamente felices, e incluso han adoptado un nuevo perro al que han llamado Rufo II.

Alfredo se deshizo de la colección de frascos, y actualmente es miembro activo de varias asociaciones que luchan contra el maltrato infantil en cualquiera de sus formas.

El Psicópata Verborreico es hoy un amantísimo esposo y un padre solícito. No ha vuelto a irse de putas ni lo hará nunca. Desde luego tampoco quiere matar a ninguna ramera. Y para colmo se expresa usando los signos de puntuación con tal exactitud que ya la quisiera yo para mí.

El hermano de Alejandra
ha olvidado lo que hizo y no tiene la menor intención de repetirlo. El cerebro de su hermana se ha visto inexplicablemente modificado, de tal manera que ahora no recuerda nada de
aquello y además ha empezado a interpretar los sonidos. Alejandra ha empezado a hablar. Sus primeras palabras fueron "tengo miedo". "Ali, cariño, nadie te hará daño mientras yo cuide de ti", fue la sincera respuesta de su hermano.

Misó Gino se ha convertido en un hombre que adora a las mujeres. Hoy en día se llama Amador de Mujer, tiene nacionalidad española y vive en Albacete con Susana, su segunda esposa.

Susana Bragas Blindadas abandonó la Guardia Civil y actualmente es una excelente bailarina de ballet clásico tal como deseaba cuando habitaba en el mundo de las cosas que no existen. Ahora comparte su vida con un tal Amador, vive en Albacete y espera su primer hijo.

(CONTINUARÁ. YA CASI HEMOS ACABADO)

11 comentarios:

Rocket dijo...

Estimado soldadito,

¡Pero cómo!, ¿así?, ¿y ya está?

No me parece mal que rediman sus pecados y queden en paz para con sus conciencias y las de sus victimas pero exijo, demando, una penitencia... una cosa es el perdón y otra pagar sus culpas, expiarlas.

Algo está tramando usted, Doctor Jekyll, algo está tramando...


Saludos,
Rocket

Capitán Cachalote dijo...

Peligro, peligro, nos encaminamos peligrosamente hacia un final feliz. Hay que darle la vuelta a eso pero ya mismo, o no nos creeremos que lo haya escrito el Soldadito de Plomo.

Que no puede ser hombre, que la cabra tira al monte, y los humanos, si cambianos, nunca (que yo conozca) es para bien.

Anónimo dijo...

Y Sito Perdigones??? Es el más desgraciado de todos, necesita un super cambio de guión! No se puede quedar así!!

K.Wu.

Rocket dijo...

Kitty,

Yo, bueno, simplemente lo siento.

Rocket

Maria dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
El soldadito de plomo dijo...

Hola a todos.

Rocket:

En el mundo real no siempre se pagan las culpas, y en este caso concreto si hay un culpable de tanto mal no es otro que el pérfido ex amigo mío Leónidas Kowalski de Arimatea.

Capitán Cachalote:

¿Por qué esa alergia a los finales felices? Bueno, ya veremos lo que pasa a continuación.

Kitty:

Sito no podía aparecer en esta historia porque aquí, exceptuando a Gusifluky, solamente aparecen malas personas que desean ser buenas. Sito es la inocencia y la bondad personificada, luego sobra en este asunto. Pero no pierdas la esperanza.

María:

Yo soy el primer sorprendido, pero fue tal como lo cuento.

Maria dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
El soldadito de plomo dijo...

Ya veremos, María, ya veremos lo que pasa. Yo lo sé, pero aún no lo quiero desvelar. Por curiosidad, ¿a usted le gustaría que Leónidas estuviera vivo? ¿Ha votado en la encuesta que hay en la barra lateral del blog?

En cualquier caso habrá que esperar, porque hoy debo publicar un notición urgente al margen de esta historia.

Pajeú dijo...

No sabía si te lo decía por aquí o por allá, pero ahí va:

Qué final más cutre estás elaborando!!!!

Con la complejidad que tienen los personajes de mi amantísimo y añorado Leónidas, ¿tú crees que con dos escuálidas, raquíticas y birriosas frases puedes rehacer sus vidas, así, sin más?

No, perdona. Leónidas debería volver para sodomizarte como castigo a tu herejía y recuperar, a golpe de tus gritos, la clave de acceso al blog.

Ellos están bien como fueron escritos. Cada uno con su vida y con sus vicios son perfectos.

Sigue bebiendo whisky para obviar la realidad de todos y cada uno de los personajes que fueron creados bajo el insigne teclado de Leónidas Kowalski de Arimatea, y procura dormir con un ojo abierto.... por lo que pueda pasar.

Maria dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
El soldadito de plomo dijo...

Pajeú:

Me asustas.

María:

No, la hipotética vuelta de Leónidas no se basaría en una encuesta, sino en lo que a él le dé la real y muy ilustre gana.