AVISO PARA LECTORES: Esto es un blog de desahogo personal y en ningún caso las opiniones aquí vertidas se corresponden con la postura oficial del Vaticano. Leónidas Kowalski de Arimatea es un personaje ficticio, y los gatos que escriben sus textos no comparten necesariamente su comida. Los autores no tienen nada contra las mujeres, y por lo que a ellos respecta pueden seguir constituyendo asociaciones feministas para dar pena y mendigar subvenciones.

miércoles, 28 de febrero de 2007

Hay que joderse (I)

(Primera parte del cuento "Hay que joderse", correspondiente a dos entradas publicadas originalmente en Spaces los días 2 y 3 de Octubre de 2006).


Estoy muerto. Ya no me cabe duda.

Al principio albergué esperanzas de que no fuera así, de que esa extraña sensación de evanescencia fuese falsa, de que esa existencia extracorpórea sólo fuera fruto del sueño o de la inconsciencia provocada por una caída que recuerdo vagamente o, quizás, por una borrachera. Pero ahora ya no, ahora sé que he muerto, sé que ha sido de la manera más tonta y tradicional (si es que hay tradiciones para esto del morirse), y también sé que -hay que ver qué cosas- no me importa.

Muerto. Difunto. Fallecido. Fenecido. Kaput. Caca de la vaca. Finado. Mierda en pote. Escogorciao del todo. Al carajo para siempre.

Tras caerme (ahora ya sé que me caí) no veía, ni sentía, no oía, pero pensaba, o al menos conservaba cierta conciencia de mí mismo. Después de un rato -¿rato, pasa el tiempo aquí?- he comenzado a ver y me llegan, tenues, ruidos de la calle. Sin embargo no siento mi cuerpo, aunque puedo verlo en el suelo del baño, húmedo aún, en una postura imposible con algo de escultura abstracta. Lo veo desde fuera , desde diferentes distancias y perspectivas con sólo desearlo. Yace mi cuerpo exánime de espaldas, me concentro en respirar pero veo que el pecho se mantiene inmóvil. Es como si mirando a otra persona pretendiera que ésta obedezca mis impulsos de moverme, respirar o sonreír.

Me llamo (llamaba) Pedro Poveda. Tengo (tenía) 26 años y vivo (vivía) solo en un piso de alquiler. Soy (era) estafador de seguros. Perdón, vendedor.

Recuerdo que había quedado con Virginia, a las diez en una cafetería cercana a su casa. Hasta las nueve había estado en la cama con Laura, en la cama de sus padres, aprovechando que se habían ido a pasar el fin de semana con Nosequién a Nosedónde.

- Bueno, el cabroncete ya ha follado, ya está a gusto, y ahora se va a su casa, y aquí me quedo yo, tirada como una colilla -. Me dijo Laura con bastante mala leche cuando vio que me levantaba, me encendía un cigarrillo y empezaba a vestirme.

Podría haberle dicho que había quedado con otra, que sólo tenía una hora y que aún debía pasar por casa y darme una buena ducha para que la otra no percibiera olor a sexo reciente, es decir, podría haberle dicho la verdad, pero no se lo habría creído, porque Laura piensa que como es rica y está rica es el único coño en el mundo. Yo pienso que lo que Laura necesita es un buen par de hostias, plas plas, una detrás de otra y sin explicación mediante. Finalmente la miré y le dije:

- Has tenido tres orgasmos y yo sólo uno, así que no te quejes, guarra.

Tampoco merecía la pena inventar una excusa, los dos sabíamos que al cabo de tres o cuatro días me llamaría diciéndome algo así como "pues nada, Pedrito, que mis padres se han marchado a cenar con unos amigos y llegarán tarde, y digo yo que a lo mejor te apetece venir a mi casa para ver una peli porno conmigo", más o menos sería así, si la conozco como si la hubiera parido.

Virginia es otra historia. Es esa chica de belleza tan intensa que hace daño mirarla, tímida y misteriosa como guardiana de un secreto demasiado abrumador para ser conocido por los hombres. Seis meses anduve tras ella, sin intercambiar una sola palabra, nada más que miradas fugaces entre el gentío que abarrotaba los pubs que ambos frecuentábamos; ella sabrá por qué y yo porque los frecuentaba ella.

Seis meses sin atreverme a hablarle. Seis meses viéndola con un mismo grupo de amigas, a veces con personajes masculinos entre ellas, hombres que me ponían ciego de celos, a pesar de ser obvio que ella los mantenía a raya con elegantes dosis de frialdad, con exquisito distanciamiento...

En otras ocasiones aparecían hombres ajenos a su grupo que intentaban abordarla con las formas típicas de acercamiento, ya se sabe, que si tu cara me suena -cómo no te va a sonar, si quien la ve una vez no podrá olvidarla, so gilipollas-, que si tienes fuego -así te den fuego en la cara con un lanzallamas, tontolhaba- que si eres de por aquí, que si esos ojos tan bonitos son tuyos de verdad, que si patatín y que si patatán.Y yo siempre, durante aquellos largos meses, merodeando cerca, a veces oyendo sus respuestas: que si estoy en una conversación privada no molestes, que si sé educado y márchate, que si estoy hartita de moscones, y cosas por el estilo. Jamás la vi seguirle el juego a nadie.

De vez en cuando sus amigas la miraban con dos palmos de narices, como diciéndole "oye, guapa, que a ti te sobrarán los pretendientes o serás lesbiana, pero las demás queremos pillar cacho, hijalagranputa", y entonces ella agachaba la cabeza y miraba al suelo avergonzada, y a mí me daban ganas de ir hasta ella, levantarle la barbilla y decirle que no, que no se avergüence, que no haga caso, que no lo lamente, que siga así, que me despida también a mí si quiere, pero que por favor mantenga alta la cabeza. Oportuno sería decir aquí que ese gesto humilde de dirigir la mirada al suelo, como pidiendo perdón a las brujas de sus amigas por acaparar la atención masculina, no es nada usual entre mujeres de bandera, que gustan de dejar bien patente a las demás su superioridad, de igual manera que el macho de la especie humana gusta de demostrar a los demás que sus músculos son más desarrollados, pero ya he dicho que Virginia es otra historia.

Y, por fin, ocurrió. Hace dos noches ella tomó la iniciativa, y teniendo en cuenta cómo empezó la cosa se puede decir que mantuve el tipo bastante bien.

Yo acababa de ir al servicio, al meódromo, vamos, que eso de ir al servicio suena más bien a obligación castrense. Volví de hacer pipí y me acodé en la barra, esperando la entrada de Virginia en el local donde solía aparecer primero, temprano aún. Allí me esperaba mi refresco de cola, una cola cualquiera, no es éste momento de hacer propaganda, y también andaban por allí las tetas de la camarera embutidas en una ajustada camiseta Nike. Mientras esperaba la aparición de mi adorada y por entonces desconocida Virginia me entretuve echando rápidas miradas a la camarera, que tenía mucho que mirar y aproximadamente lo mismo que tocar, esto último fuera de mi alcance, para pena y congoja de la camarera. Ella limpiaba vasos y miraba constantemente su reloj Seiko, se conoce que ansiaba la hora del cambio de turno, probablemente para reunirse con su novio, el cual vendría a recogerla en una motocicleta Honda o Kawasaky, porque los novios de las camareras tienen indefectiblemente una motocicleta Honda o una motocicleta Kawasaky, eso mientras son novios, pues cuando se casan venden la moto a un estudiante de Ciencias Políticas y se compran un turismo, marca Seat en siete de cada diez casos, y en el ochenta por ciento de los casos el estudiante de Ciencias Políticas se mata estrellándose con la moto dentro de los tres primeros meses, lo que por cierto salva al mundo de mayores desgracias, al menos así lo demuestran diversos estudios científicos. Pero estoy divagando, volvamos al refresco de cola.

Siempre lo pido sin la rodajita de limón, no vaya alguien a pensarse que soy marica, bebiendo a esas horas una Coca-Cola, ay, coño... se me ha escapado. Bueno, a lo mejor era una Pepsi. En cualquier caso, estaba dando un trago a mi refresco cuando la vi entrar y casi me atraganto. A esa hora no había mucha gente en el local, así que pensé que sería un buen momento para hacerme notar, y vaya que si me hice notar... Me hice notar muchísimo.


(Estoy harto de teclear a dos dedos. En otro momento continúo)


1 comentario:

Leónidas Kowalski de Arimatea dijo...

Comentarios trasladados desde Spaces:

miss brightside

vaya... estas creando adiccion!
tienes fieles lectores q nunca te dejan...
quieres tener una madre como yo para comer queso rallado??? jajajaa
siempre y cuando me trates mejor q el Victor!

un beso gatuno...
05/10/2006 1:08
(http://danielasweetchild.spaces.live.com/)

María
Una pregunta importante sería si te lavaste las manos después de hacer pis (sí, he puesto a propósito "pis", qué pasa, jajajaja). Más que nada porque hay que ser limpio ante todo, aunque alguien que se preocupa de que no tenga rodajita de limón la cocacola pueda parecer que sí se lavaría las manos, nunca se sabe, sorpresas te da la vida, la vida te da sorpresas.
Lo de la moto Hondo o Kawasaky es fruto de alguna encuesta, seguro, porque te veo muy metido en el tema. Fíjate que a mí las motos como que no me gustan, así que no sé ni cómo son esas dos.
Yo de lo de que Virgi, mi querida Virgi, Virgi de virginal, porque al paso que va...
Venga, anda, sigue escribiendo, o díctale a Gusi, que me da a mí que es más rápido que tú al teclado, ayssssss!
Besoooooooooooos
04/10/2006 14:06
(http://may82may.spaces.live.com/)

Carabiru
Lo de los dedos no me lo creo... hace unas entradas afirmaste una cosa distinta, ejjejeje ;p

Sí, somos muy masocas... ayyyyyyyy
04/10/2006 10:25
(http://carabiru.spaces.live.com/)

PaOla
Venir aqui ya parece masoquimo!

04/10/2006 0:23
(http://paola1973spain.spaces.live.com/)

Sergio
tu y tu intriga...la madre que os pario a los dos....
Sergio
03/10/2006 22:01
(http://kasinet.spaces.live.com/)

Yarina
JO! vaya momentito para que se cansen los dedos! intrigante!
:)
03/10/2006 19:51
(http://yarina-bajolalluvia.spaces.live.com/)

marta marmota
Yo si que estoy muerta...
Seguire leyendo las partes 2 y 3 otro rato, cuando haya resucitado.
04/10/2006 23:31
(http://elsuenodelamarmota.spaces.live.com/)

Carabiru
Jai, jai, jai... justo cuando se estaba poniendo realmente interesante...
... jejeje te encanta mantenernos en vilo, verdad?
Ahhhh, las reinas del hielo siempre traen de cabeza a los más gallitos.

Salu2
03/10/2006 10:50
(http://carabiru.spaces.live.com/)

miss brightside
pero ese Pedro q se cree para hablar de parir... para eso hacen falta ovarios! (q ultimamente vienen siendo mas populares q los cojones!)
X)

enamoradita... con el rollo a cuestas... hasta ahora puro estrellitas azules y almohadazos blancos... y besos... cientos de miles...
definitivamente me gusta mas el verano q el invierno!

dejo como siempre... mis tomates lunares.... y vuelvo para ver q dice en la segunda parte aquel q colgo los cachos!

02/10/2006 21:36
(http://danielasweetchild.spaces.live.com/)

Sergio
A mi lo que me hace gracia es la imaginacion que tiene el amigo para inventarse nombres jejejejjeje.
tiene buena pinta esto....
Sergio
02/10/2006 21:19
(http://kasinet.spaces.live.com/)

María
Me hace gracia lo de murió de una manera tonta, como si por contra hubiese maneras listas de morirse, pero parece que no, nadie habla de ellas. Habría que escribir sobre ello, te doy un tema, pero no para el próximo relato, el próximo ya sabes!

Es recurrente que haya dos chicas. Bueno, dos chicas por ahora, es lo que tiene escribir conforme escribis sin esperar a que hayas terminado los fascículos... no sé el final. Intentaría tener fogonazos, pero me miedo leerte la mente, cualquiera sabe lo que estarás pensando ahora mismo... eyyyyyyyyy, deja ya de pensar esas cosas que está Gusi delante y es menor!!
Lo que decía, que es recurrente. Tenemos a la pobre/rica Laura, que sólo sirve de muñeca hinchable y a la que nuestro querido (¡Ja! Por ahora P.P. está consiguiendo caerme mal, lo sé, es inventado, pero yo me implico mucho con los personajes) Pedrito Poveda utiliza vilmente.
Por otro lado está la queridísima, por ahora, Virgi. Ays, qué mona que es Virgi, qué mona va siempre esa chica, fría como el hielo y amada en la distancia, hasta que... oooohhhh, ella queda contigo, a las 10... ¿para qué? ¿Seguirá siendo Virgi una buena chica en la próxima entrega? ¿Se convertirá en una chica mutante? ¿Se acabará enamorando P.P. de Laurita?
Muchas incógnitas... ya sabes, le voy dando emoción...

Muackis!

P.D. ¿te digo eso de que te he desvirgado la entrada? Claro que después de hablar de 3 orgasmos no pega mucho y puede que en este rato se me haya adelantado alguien :)
P.D.2. ¿a ti era a quien le parecían una gilipollez las P.D.?
P.D.3. es que no logro recordar si era a ti
P.D.4. pensé que ibas a poner los enlaces de los gatitos, ¿o han sido traumáticos para Gusi? Espero que no los haya visto, aunque lo cierto es que con él se podrían grabar monográficos mucho más divertidos.
02/10/2006 19:43
(http://may82may.spaces.live.com/)