AVISO PARA LECTORES: Esto es un blog de desahogo personal y en ningún caso las opiniones aquí vertidas se corresponden con la postura oficial del Vaticano. Leónidas Kowalski de Arimatea es un personaje ficticio, y los gatos que escriben sus textos no comparten necesariamente su comida. Los autores no tienen nada contra las mujeres, y por lo que a ellos respecta pueden seguir constituyendo asociaciones feministas para dar pena y mendigar subvenciones.

martes, 27 de febrero de 2007

La niña educada


Cachis la mar salá, así que era eso. Lo mío me ha costado resolver el misterio, pero al fin lo conseguí.

Resulta que tengo una vecina de unos once años que me habla de usted y pronuncia insólitas palabras como "gracias", "por favor", "buenos días" y cosas así. Esta niña es rara, algo le pasa en la boca, pensaba yo.

Decidí investigar, y como primera pesquisa introduje en Google "niña educada en España". El ordenador empezó a hacer unos ruidos muy feos y a echar humo, al cabo de unos segundos fui dirigido a una página del Ministerio de Cultura y de Culturo que me advertía que, en caso de persistir en mi osadía, recibiría en breve una amable visita de los de Delitos Informáticos, por reaccionario y por tocar las pelotas. Y los ovarios, no olvidemos el importante matiz paritario.

Abandonada esa vía de investigación opté por contratar un detective. "Detectives McCallahan. Husmeamos en el cubo de la basura y perseguimos a su señora hasta pillarla poniéndole esa hermosa cornamenta que usted luce con tanto estilo", rezaba el anuncio que vi en el periódico.

- Señores, ¿investigan también extraños casos de niñas educadas?

- ¿Niñas poseídas, dice? Claro, asesorados por Íker Jiménez y...

- Que no, que no, que a mí eso no me interesa. Niñas educadas. EDUCADAS.

- ¿Educadas? JAJAJAJAJA..., ya, y nosotros somos los Reyes Magos, mwajajaja...

Abandonada también esta posibilidad de obtener información me limité a partir de ese momento a observar a la niña. Solemos coincidir en el ascensor por las mañanas, yo disfrazado de Rambo y ella con su mochilita. Guapa, seria, alta para su edad, y tan refinadamente educada como siempre. La hija que cualquiera quisiera tener. Pero no averigüé nada más. Hasta que un día los vecinos nos reunimos con el administrador de la comunidad. Y ahí que vi a la niña educada con su madre. Con su madre hispanoamericana. Misterio resuelto.

Eso me recordó también que muchos de los soldados de nueva hornada con los que a veces trato son sudamericanos, y mil veces más educados que los jóvenes y sinvergüenzas soldados españoles. Esto da para muchas reflexiones, pero recuerden que soy un cabeza de chorlito, así que no me pidan más.

Tiene huevos que, tras cinco siglos, estén viniendo del otro lado del charco para recordarnos la educación que les dimos y que, ay, hemos olvidado.

Ahora me van a dejar que desde esta página pida algo a mis amigos Daniel Torres,
aragonés, y a su esposa Fabiola Campos, venezolana:

Para el próximo fin de semana esperáis a vuestro primer hijo, que es niña y se llamará Claudia. Haced de Claudia otra niña educada que asombre a vuestros vecinos, por favor. Me encanta ese rollito.

9 comentarios:

marta marmota dijo...

Yo tengo un vecinito INCREIBLEMENTE educado, siempre alucino. Pero sus padres son españoles, así que no me vale como ejemplo ilustrativo de esto.

Baba de caracol dijo...

Bendito seas, mis vecinos son managuis y estoy loco con ellos, lo que mas me gusta de su cultura es el ron. A ellos aún más y bailar regeton y dar por culo. Pero lo peor son las kracovitas que te montan un picadero en un plis.

Saludos.

sandra dijo...

Yo tengo a uno que no saluda nunca el cabron. Pasa por tu lado rozandote y ni se digna a mirar el hijoputa. Claro que este tiene cerca de los 70.

MiRi de los Bosques dijo...

Cuando estudiaba la carrera, una mañana fui a la cafetería de la facultad con un amigo salvadoreño que acababa de llegar a España. Se quedó alucinando cuando vio que la gente se dirigía al camarero diciendo "¡¡¡Un café!!!" o, en el mejor de los casos, "¡¡¡Ponme un café solo!!!!". Mi amigo me dijo: "Mira, si en El Salvador te diriges así al camarero, o a cualquiera... te tira el café a la cara. Ustedes tratan a los camareros, no ya como si ponerles un café fuera su obligación, que en parte puede serlo... sino también como si su obligación fuera aguantarles el mal humor con que se levantan..." Según él, en su país estas cosas se piden por favor y se dan las gracias, esté o no obligado el camarero, dependiente, o lo que sea, a atenderte. Aquí no pedimos, ordenamos.
Desde entonces siempre intento dar los buenos días en la cafetería, y después pedir el café por favor y agradecerlo... y normalmente se recibe mejor trato...
Saludos,
Miri

Buko dijo...

Pues habrán pegado bien (pagado perdón) a la chica del video.
Está claro que lo pusiste para tener excusa y cambiar de los spaces a blogspot. Sino lo habrías colgado también aqui, igual me equivoco pero lo dudo.

Leónidas Kowalski de Arimatea dijo...

Pues sí que te equivocas, Buko. Si te molestas en comprobarlo verás que dejé de trasladar entradas de Spaces aquí con una entrada del 1 de Octubre de 2006, y la entrada a la que te refieres es del 15 de Febrero de 2007. Simplemente esa entrada del famoso vídeo aún no está aquí porque faltan por importar muchísimas antes. A su debido tiempo estará, ésa y las otras cien que me faltan por trasladar.

Tesa dijo...

Yo creo que los niños son educados en tanto lo son sus familias, somos lo que mamamos. Conozco a algunos compañeros de mi hijo y hay de todo, ya te digo que, generalmente, son reflejo de sus padres.

electrokiss dijo...

veo q lo de ovarica ha calado!

bien bien... pero como niña sudamericana y muy educada q soy no puedo venderte a mi amiga Chule
:(

pero te digo q es tan linda por dentro como por fuera...
Philip ya se habia apuntado antes jajajaja

ahora me retiro, fue un placer

permiso
y buenas noches

Ismael L. F. dijo...

No puedo hacer otra cosa más que darte la razón en esto de la educación, que hemos perdido por el camino, pero digo yo ¿Qué camino?

P.D.: Bonita forma de acordarte de un compañero que ha demás es educado. Seguro que cría a su hija con los valores humanos que tanta falta hace en esta sociedad.