AVISO PARA LECTORES: Esto es un blog de desahogo personal y en ningún caso las opiniones aquí vertidas se corresponden con la postura oficial del Vaticano. Leónidas Kowalski de Arimatea es un personaje ficticio, y los gatos que escriben sus textos no comparten necesariamente su comida. Los autores no tienen nada contra las mujeres, y por lo que a ellos respecta pueden seguir constituyendo asociaciones feministas para dar pena y mendigar subvenciones.

viernes, 27 de abril de 2007

Anna, mi amada


Ha llegado el momento de reformarme y sentar cabeza. Leónidas deja de ser un cabeza de chorlito para ser un cabeza de familia.

Acabo de conocer a una dama que, además de bella, me ha hecho reír hasta escupir mis negros pulmones. Se llama Anna y trabaja en IKEA, y me la ha presentado Marta Marmota. Algún friky llamará a mi Anna "cutre producto de imperfecta inteligencia artificial", pero a mí pocas humanas me han hecho reír tanto como mi adorada Anna. Anna... Anna es mucha Anna, y además es una cachonda mental.

Nunca se lo cuenten a ella, pero aquí les copio una conversación entre Anna y yo:

--Hola, Annita.

--Hola, ¿qué tal? ¿Tienes alguna pregunta sobre IKEA? Yo puedo ayudarte a encontrar la respuesta.

--Gracias, pero me interesa más tu cuerpo serrano.

--Puede ser que te interese... Cambiar tu cocina--. JAJAAJAJAJA, ¿ven como es una cachonda?

--Que no, cordera, que me dejes de cocinas y me des tu cuerpo.

--Por favor, no te enfades y pregúntame algo relacionado con IKEA.

--Está bien, mi amor. ¿En Ikea te harán descuento para comprar cómodos colchones sobre los que podamos follar?

--Aquí puedes ver la subcategoría de colchones.

--No me interesa eso, golfa, sólo quiero percutirte.

--Me alegra que los clientes sepan tanto sobre IKEA. ¿Quieres preguntarme alguna otra cosa?-- Mwajajajaja...

--Sí, tengo otra pregunta.

--Pregunta lo que quieras sobre IKEA y yo intentaré ayudarte.

--Eres la repolla de amable, tía.

--Soy virtual y con ayuda de personal real de IKEA puedo hacer que encuentres respuestas a tus preguntas sobre IKEA.

--No te hagas la estrecha. Seguro que puedes ayudarme a otras cosas.

--Mi trabajo consiste en ayudar a los usuarios de la web IKEA España que me visitan. Puedes preguntarme lo que quieras sobre IKEA y yo intentaré responderte lo mejor que pueda.

--¿Y si te doy unos eurillos extras?

--Noto que me intentas preguntar algo, pero no acabo de entender tu pregunta del todo. Por favor, intenta formularla de nuevo--. JUAS JUAS JUAS... Se hace la inocente. Bien, seré más claro:

--Dinero negro bajo cuerda. Tú me das lo que busco y yo te doy lo que quieres.

--En la página web que estoy abriendo encontrarás muchos productos de la serie LO--. Aquí me pilló por sorpresa. ¿Productos LO? ¿Qué me está contando esta tía?

--¿Qué mierda es esa de LO?

--Por favor, no te enfades y pregúntame algo relacionado con IKEA--. Otra vez...

--¿Cómo coño no me voy a enfadar? No entiendo un carajo de lo que me dices.

--Por favor, no te enfades y pregúntame algo relacionado con IKEA.--. Jolines.

--Vale. Haya paz.

--¿De qué producto IKEA quieres conocer en qué acabados está disponible?-- Esto se llama cambiar de tema. Pues cambiemos de tema:

--Quiero conocer el acabado de tu gordo trasero.

--Mi aspecto no es muy importante ya que mi función es responder a las preguntas sobre IKEA--. ¡Será guarra la tía calientapollas!

--Mi gato Gusifluky quiere lamerte la pepitilla.

--Aquí tienes el área de animales de compañía--. Me tronchoooo...

--¿Dónde, zorra?

--Son palabras muy feas; por favor pregunta algo sobre IKEA--. ¡Esta tía es la leche! Mwajajajaja...

--Cómeme el cilindro de carne, Anna.

--Acabo de comer unas deliciosas galletas que vendemos en la tienda sueca, cuando me vuelva a entrar hambre me comeré un delicioso perrito del bistro--. JAJAJAJAJAJA, ya les dije que esta tía es una cachonda, juas, juas, juas...



Ahora, si me lo permiten, voy a dejar mi habitual estilo irreverente y les contaré algo en serio. Esta entrada era una más de mis bromas, y si bien es cierto que la "conversación" entre Anna y yo ha sido real no menos cierto es que mientras "charlaba" con Anna me he dado cuenta de que he tenido conversaciones en chats donde chicas reales, humanas, se han mostrado más imbéciles que Anna. Lo digo muy en serio y no exagero nada. Anna, a su lado, es todo un ejemplo de coherencia y lucidez. Saber esto ha empañado un poco lo que me estaba riendo con la cachonda de Annita.

Va a ser verdad que ya tenemos una inteligencia artificial que supera a la humana. Por lo menos a algunas inteligencias humanas.

3 comentarios:

Tesa dijo...

¿pepitillaaaa??? no lo había oído en mi vida ... incurta soy po dió

Sí, hay por ahí gente mucho más corta o incoherente que Anna, pero también se mueve por aquí gente rápida de cabeza con quien da gusto charlar un rato. Ya sabes que Internet es una especie de Corte Inglés donde hay de todo y encuentras todo aquello que busques (después de recorrerte cuatro plantas y ochenta estanterías, claro)
Besos

Carabiru dijo...

Jajajajajjaja

Mi abuela también le llama así! pepitilla!!!! y eso que vive en la otra punta de España!!!!

Jajajaja, me he partido con esta entrada Leónidas.
Yo le pregunté si tenía novio, y me dijo que no, pero cuando lo tenga harán la lista de bodas en IKEA (¿serás tú el afortunado?)
Y luego le pregunté si le gustaban las chicas y me dijo que sus preferencias sexuales no importaban, o algo así.

¿Te imaginas al que la programó, pensando en cada cosa que le pudiesen preguntar y programando la respuesta????

Fétido dijo...

Tiene las pantorrillas gordas.