AVISO PARA LECTORES: Esto es un blog de desahogo personal y en ningún caso las opiniones aquí vertidas se corresponden con la postura oficial del Vaticano. Leónidas Kowalski de Arimatea es un personaje ficticio, y los gatos que escriben sus textos no comparten necesariamente su comida. Los autores no tienen nada contra las mujeres, y por lo que a ellos respecta pueden seguir constituyendo asociaciones feministas para dar pena y mendigar subvenciones.

domingo, 6 de mayo de 2007

Me gusta saber que hay quien me entiende



Les quiero hablar de Don Viktor Belenko. Probablemente ese nombre no suponga nada para mis tres o cuatro lectores, pero yo, aun sin conocerlo de nada, me identifico con él.

Leo en
Fogonazos, (un blog muy conocido que sin embargo yo acabo de descubrir), que este tío era piloto de cazas de la antigua URSS, y que se hizo famoso aterrizando con un MIG-25P el 6 de Septiembre de 1976 en Japón.

Casi na. Un MIG-25 por aquellos tiempos... Ya se imaginan lo que vino después: Pensión de por vida y ciudadanía estadounidense. Olé los huevos del disidente según unos, o del traidor según otros. Bah, a mí no me interesa nada de esto. Yo les quiero hablar de algo más profundo y serio que toda esta mierda política y armamentística: Yo les quiero hablar de comida para gatos.

Ya mencioné una vez que me gustan esas delicias gatunas, y para mí ha sido reconfortante saber que no soy un bicho raro, no. Parece que los rusos comparten mis gustos culinarios, y paso a copiar un párrafo de la excelente entrada de Fogonazos (blog que os recomiendo a todos):

[Otra vez – dijo – compré una lata donde decía “Dinner” (Cena) y cociné su contenido con patatas, cebollas y un poco de ajo. Estaba delicioso. A la mañana siguiente un amigo me preguntó si había comprado un gato, porque la lata era de comida para gatos. ¡Pero estaba tan buena! Hace un año invité a cuatro amigos rusos a venir e hice la prueba: se lo serví de cena con galletas saladas. Se lo comieron y les gustó. El sabor no ha cambiado. Para aquellos que no estén muy familiarizados con la comida americana para gatos, les diré que es muy sana, está deliciosa y muchas veces es mejor que la comida para humanos”.]

Pues yo, amigos, no sé si será más o menos sana la comida para gatos en España, pero les aseguro que es deliciosa.

Y gracias, Belenko, nos entendemos. Lo del MIG me la trae al pairo, pero tus confesiones sobre la comida para gatos son una cosa grande.

4 comentarios:

Sentoki dijo...

Yo la comida seca de mi gato pues como que no me resulta apetitosa, mas bien apestosa. En cambio le pongo un sobre al día de una comida húmeda, que si me pagaran lo que valgo pondría su nombre, que huele bastante bien. Los que son pescado en gelatina no tanto, pero los que son guisos, sí que huelen bien ¡¡incluso parece que lleve unas bolitas verdes parecidas a los guisantes!!. Probablemente un día de necesidad o de vagancia, entre pan y pan...

Tita Tesa dijo...

Pues nada... que en vez de una lata de Wiskas atún y salmón para mi sobri, llevaré dos para que os las cenéis una noche en compañía.

Leónidas Kowalski de Arimatea dijo...

¿Bolitas verdes PARECIDAS a los guisantes, Sentoki? Yo estaba convencido de que SON guisantes. Y estoy contigo en lo de la comida seca, a mí tampoco me gusta. Pero esos guisitos... ñam ñam. Prueba a pasarlos unos segundos por el microondas, verás qué ricos. Y si los calientas al baño maría, a fuego muy lento y dejas que se espese un poco más la salsa ya ni te cuento.

Yo los compro en Mercadona, de una de esas marcas de la casa, Hacendado o algo así será, ahora no me voy a levantar a mirarlo. Van en unos sobres que cuestan 29 céntimos, y con dos raciones se cena bastante bien si no comes mucho, así que por 58 céntimos te marcas una cena de reyes.

Tita Tesa, se agradece el detalle, de verdad.

paloma dijo...

Solo una palabra: Wacale.