AVISO PARA LECTORES: Esto es un blog de desahogo personal y en ningún caso las opiniones aquí vertidas se corresponden con la postura oficial del Vaticano. Leónidas Kowalski de Arimatea es un personaje ficticio, y los gatos que escriben sus textos no comparten necesariamente su comida. Los autores no tienen nada contra las mujeres, y por lo que a ellos respecta pueden seguir constituyendo asociaciones feministas para dar pena y mendigar subvenciones.

lunes, 7 de mayo de 2007

Soy un mierda, pero... mwajajaja, qué bien me lo paso

(Se recomienda leer esta entrada con media botella de whisky en vena. Sólo así podrán apreciar la gracia de toda esta basura).



Esta historia que a continuación viene es la triste consecuencia de ser un hijo de mala puta. Pero eso sí, un hijo de mala puta que se parte de risa. Los pongo en antecedentes:

No hace mucho me presentaron a una chica, chica a la que llamaremos Mari Trini, que no es su nombre pero tampoco es plan hacer demasiado escarnio público. Mari Trini me tiró los tejos como perra en celo salidorra, y no es que yo me lo tenga creído, que me lo tengo, pero eso no me impide llamar al pan pan, y al vino vino. A mí cuando una mujer se me pone demasiado en bandeja me obliga a perderle el respeto, soy muy antiguo para esas cosas. Si además se declara fundamentalista católica ya es que me da la risa floja y claro, se me disparan los mecanismos automáticos de hijoputez. No lo puedo remediar, oigan.

Pues bien, hoy estaba yo interneteando cuando la susodicha Mari Trini me ha saludado por Messenger, y como me ha pillado con el humor cabrito que a veces se me pone, esto es lo que ha sucedido:

MT: Hola, Leo. ¿Estás bien?

L: Hola, Mari Trini. Toy bien, ¿y vos?

MT: Muy bien.

L: Me alegro. ¿Qué haces?

MT: Hablo con un amigo.

L: ¿De algo interesante?

MT: Sí. La cámara, que no le va.

L: Pues no me parece un tema muy interesante. ¿Practicáis sexo por webcam?

MT: ¿Yo? ¡Qué va! Lo mandaría a la porra. ¿Y tú?

L: No me mientas...

MT: Leo, no soy de ésas. ¿Tú sí?

L: ¿De cuáles "ésas"?

MT: No me gusta el cibersexo.

L: O sea, que lo has probado...

MT: No, ¿y tú?

L: ¿Y cómo sabes que no te gusta?

MT: Pues porque tengo buenos amigos que me lo cuentan.

L: Ya, buenos amigos a los que te follas por webcam. Reconócelo, no tiene nada de malo.

MT: Pero tú no contestas a mi pregunta.

L: ¿Qué pregunta?

MT: Si tú lo haces.

L: Ah, claro, a veces. Como todo el mundo.

MT: Ya te vale.

L: Anda ya, como si tú no lo hicieras.

MT: Pues yo no lo hago ni pienso.

L: Bueno, pues vale.

MT: Si es la verdad, ¿por qué te voy a mentir?

L: Vale, vale, te creo.

MT: Tú hoy te has dado un golpe en la cabeza.

L: No, ¿por qué?

MT: Porque no esperaba esa pregunta de ti.

L: Pues me parece una cosa muy normal. Lo que no me parece tan normal es que vayas de monja por la vida.

MT: No soy una monja.

L: Algunas de mis mejores amigas sí que lo hacen, así que te agradecería que las respetes.

MT: Oye.

L: Oyo.

MT: Que yo no he faltado a nadie. No me gusta faltar.

L: Sí, porque has dicho "yo no soy de ésas...", como si ésas fueran malas personas.

MT: Cada cual hace con su cuerpo lo que quiere, yo no.

L: ¿No haces con tu cuerpo lo que quieres? Pobrecilla.

MT: ¿Pero te pasa algo conmigo hoy que me tiras al cuello?

L: Sí, que has ofendido a mis amigas al llamarlas "de ésas".

MT: ¿Yo? Sólo he dicho que no soy de ésas, y yo no sabía que tenías amigas de

L: ¿Qué?

MT: Que lo hacen.

L: Eres malvada y cruel.

MT: Leo, déjalo.

L: Bueno, voy a pajearme.

MT: Eres el amigo de mi mejor amigo, no te quiero ofender, pero tú a mí tampoco. Te pasa algo conmigo. ¿Por qué estás así? Estás... es igual, déjalo. Me voy a bajar a mi perra.

(Un rato después):

MT: ¿Estás?

MT: ¿Ya no quieres charlar conmigo? Leo, ¿te has enfadado?

MT: Escucha... uf, da igual.

MT: Leo, ¿estás? Yo respeto lo que tú haces.

MT: Veo que te enfadaste conmigo, Leo.



Mwajajajaja... Sé que en cuanto me seque las lágrimas que me ha producido la risa me estaré arrepintiendo, pero mientras tanto déjenme gozar del momento, por favor.

ACTUALIZACIÓN: Vaya mierda. Ya me arrepentí. Ahora viene el rollo de pedir disculpas, pero no esperen que eso lo cuente.


10 comentarios:

Javi dijo...

Es lo bueno de tener personalidad multiple, lo mismo eres una bellísima persona, que un pedazo de joputa. ¿Será por eso por lo que te queremos tanto?

(No, no creo. Será por otras cosas.)

Chilena perdida dijo...

Yo no voy de monja por la vida, lo soy!

Tesa dijo...

Le queremos a ratos, Javi, dependiendo de la personalidad que se vista...

...cuando va de chino, ni de coña

Baba de caracol. dijo...

Te voy a pedir un favor, borra de tu mesenger a esta chica. Esta historia lejos de ser graciosa, es de las mas tristes que has escrito.

J dijo...

"¿Cómo hacer amigos en la red y perderlos en 24 horas XXV?"

paloma dijo...

Asi como te ries o te la pasas tan bien en publico, creo que las disculpas deberian ser bajo el mismo matiz, lo justo es justo, no?

Anda, muestranos la colita entre las piernas.

layose dijo...

Cuando el diablo no tiene nada que hacer, con el rabo mata moscas!
UN saludo

sandra dijo...

Totalmente de acuerdo con J. Como casi siempre.

Carabiru dijo...

Ufff, hay tías que de tan inocentes que quieren parecer acaban pareciendo tontas.

Con esto no te doy la razón para putearla, pero... es que hay gente que las busca...

Por cierto, no es culpa mía que en los spaces me deje los comentarios multiplicados, spaces me odia por el cambio de bando!! Y eso de dulce... viniendo de tí... ¿como me lo tomo querido??

Inconformista dijo...

¿Recuerdas una entrada que te dediqué sobre "comer la polla"? Pues te retiro el beso. Te has pasado tres pueblos con la nena.