AVISO PARA LECTORES: Esto es un blog de desahogo personal y en ningún caso las opiniones aquí vertidas se corresponden con la postura oficial del Vaticano. Leónidas Kowalski de Arimatea es un personaje ficticio, y los gatos que escriben sus textos no comparten necesariamente su comida. Los autores no tienen nada contra las mujeres, y por lo que a ellos respecta pueden seguir constituyendo asociaciones feministas para dar pena y mendigar subvenciones.

sábado, 28 de julio de 2007

El gato Oscar y sus terribles vaticinios


Ya se habrán enterado de la última serpiente de verano; el gato que predice muertes. Chorrada gorda de final de Julio, y no quiero ni pensar lo que nos depara el mes de Agosto.

Me lo contaron ayer de pasada pero estaba de guardia y no me he podido recrear a fondo hasta hoy, cuando Carabiru me ha pasado varios enlaces de periódicos digitales que hacen referencia a la noticia. Según nos cuentan, el gato llamado Oscar vive en un geriátrico y se acerca a la gente que horas después fallecerá. Ya, claro. Lo que no he visto por ninguna parte es que se diga que no se acerca a nadie más, por lo que deduzco que el gato se acerca a cualquiera, moribundo o no. Puesto que el gato vive en un geriátrico es normal que muchos de los habitantes vayan muriendo a un ritmo mayor que si se tratara de, digamos, una guardería. Por otra parte, ¿qué pinta un gato en un geriátrico? ¿Se trata de una residencia para ancianos corriente y moliente o es un centro sanitario? Si es lo primero, ¿por qué se les muere tanta gente sin asistencia especializada?, y si es lo segundo, ¿cómo está un gato campando a sus anchas entre enfermos ante la permisividad del personal sanitario? Tras leer la noticia aquí y allá deduzco que se trata de un centro sanitario, con sus médicos y sus pacientes ancianos aquejados de enfermedades mortales, pero dice poco de la profesionalidad del personal sanitario que haya un gato saltando de cama en cama. Si yo fuera malpensado... Ay, si fuera malpensado creo que sé por qué se les muere gente anciana con el sistema inmunológico hecho cisco y que tienen a un gato pegado constantemente... ¿Oscar adivina la muerte o... la provoca? ¿Cuando una bala se me mete en el corazón, adivinó mi muerte y por eso vino a mí, o me la provocó? Como ven ya hay razones para tomar la noticia con pinzas, pero sigamos:

Me encantan los gatos y me precio de conocerlos bastante bien, así como me disgustan la mayoría de los humanos, a los que también conozco por obligación con cierta exactitud. Si algo he aprendido por estos motivos es que los gatos son generalmente desconocidos por las personas. Suelo decir --y lo digo en broma-- que los gatos son mágicos. Con ello quiero expresar el desconcierto que nos causan a los humanos por su conducta, tantas veces incomprensible y aparentemente misteriosa. En realidad todo se reduce a que pretendemos, contumazmente, humanizarlos o compararlos a los perros, y eso no es razonable; un gato es otra cosa. Ni su lenguaje corporal (riquísimo, por cierto), ni sus sonidos (con una variedad fonética superior a la del castellano), ni sus habilidades físicas (asombrosas como la de estirarse aumentando en un once por ciento su longitud), ni nada en ellos nos pone las cosas fáciles para entenderlos, por eso fueron asociados a brujerías y satanismo durante tanto tiempo, y por eso hoy en día aún hay tanto gilipollas que ve en los gatos propiedades esotéricas.

Leo que es el médico geriatra David M. Dosa, del Rhode Island Hospital, quien ha hecho saltar la liebre mediante un artículo en la revista The New England Medicine. Desconozco esa publicación y además no hablo inglés, pero ya me atrevo a decir que el rigor científico no es lo que la caracteriza, en todo caso agradeceré cualquier aportación de lectores anglohablantes.

También se menciona en más de una noticia que son los pacientes del "nivel 3" los más afectados por las premoniciones funestas de Oscar, y eso me hace preguntarme quién ocupa ese nivel. ¿Los más graves, quizás? ¿Los desahuciados? ¿Los más ancianos? ¿Hay una tasa anormalmente alta de mortalidad en ese nivel? ¿Por qué? ¿O los pacientes palman por igual en todos los niveles signifique lo que signifique eso de "nivel"? ¿Se mueve el gato con libertad por todos los niveles? ¿Hay razones para que el gato haya escogido ese nivel, como pueden ser vistas, temperatura, facilidad para dar rienda suelta a su instinto de cazador, o que alguien allí lo mime y alimente? Nada de eso explica la noticia, seguramente porque si se mete en esos detalles dejaría de ser noticia.

"[No comete muchos errores y parece comprender que los pacientes están a punto de morir], señaló David M. Dosa". Pues yo creo que sus errores son más que frecuentes, si no, ¿a santo de qué está usted vivo, señor Dosa, junto con el resto de personal que también se relaciona con Oscar? ¿Por qué cuando Oscar se acerca a usted no hay problema, pero cuando se acerca a un señor de noventa años sí que lo hay? ¿No será que Oscar se relaciona con todos, y se mueren los que se tienen que morir por edad y enfermedades? ¿No estarán ustedes, involuntariamente, facilitando la muerte de muchas personas por eso de tener un gato suelto en un hospital? Y si no llevan ustedes un hospital, ¿es frecuente que se les mueran los residentes con un gato encima sin que ustedes aprecien signos de gravedad? En confianza, señor Dosa, ¿eso es un hospital, una residencia para viejos que no interesan a nadie o un zoológico?

Tengan esta perla: "Según Dosa, profesor de medicina en la Universidad de Brown, el gato realiza sus rondas de visitas, como si se tratase de un médico. Cuando se acerca a la habitación de algún paciente y se queda allí un rato largo, las enfermeras incluso dan aviso a los familiares. Unas dos horas después, el paciente muere". Mwajajajaja... ¿Señores de Minglanilla? Vengan, por favor, su anciano se despide. Un par de horas le damos. Sí, sí, confirmado, no hay duda, es inevitable, nos lo ha dicho el gato. Lo siento, señores. Reciban por adelantado mi más sentido pésame".

Lo peor de todo es que mañana alguien me dirá que los gatos predicen la muerte, y que eso es verdad porque ¡LO HAN LEÍDO EN LOS PERIÓDICOS Y LO HAN VISTO EN LA TELE! Anda ya...

Actualización (29-07-07): Curisosamente el mencionado doctor David M. Dosa es llamado Oscar Sosa en otros medios. Extraño, ¿no?

En otra parte se cuenta que los pacientes del nivel tres, que por lo visto es la tercera planta, son enfermos dementes terminales, lo que no es un dato baladí.




12 comentarios:

Miri dijo...

Respecto a: "Ay, si fuera malpensado creo que sé por qué se les muere gente anciana con el sistema inmunológico hecho cisco y que tienen a un gato pegado constantemente... ¿Oscar adivina la muerte o... la provoca?"

Bueno, yo no creo que la provoque. Los gatos no transmiten tantas enfermedades como se ha creído hasta ahora, y de las que transmiten ninguna te mata en dos horas, que es lo que dicen aquí que tarda en morir un anciano a quien visita el gato. Pero, simplemente, si en un hospital hay gatos rondando por las habitaciones, no me quiero imaginar cómo estará la cocina, qué calidad de profilaxis y desinfección habrá, si el material quirúrgico estará bien esterilizado, etc, etc.
Besitos,
Miri

Leónidas Kowalski de Arimatea dijo...

En efecto, Miri. Totalmente de acuerdo contigo respecto a que los gatos son más inofensivos de lo que la gente cree, ¿a mí me lo vas a contar, que le doy besos en el hocico a Gusifluky?

Lo que pretendía decir es que si se trata de un centro sanitario, (que no lo tengo claro porque según donde leas la noticia te lo pintan de una manera o de otra,el gato no pinta nada ahí.

Se repite en casi todas las páginas que se han hecho eco de la "noticia" que el gato habita normalmente la tercera planta, y en uno de los enlaces se afirma que ahí están los enfermos terminales. Si así es, debemos entender que no se trata de un simple asilo, sino de un hospital en toda regla, pero en ese caso, ¿cómo puede haber ahí un gato subiéndose a las camas de los moribundos?

La historia tiene todos los visos de ser una serpiente de verano de manual básico, hasta se dan dos nombres diferentes para mencionar al médico que ha publicado el artículo en esa revista supuestamente médica. Si me he molestado en prestarle atención ha sido sobre todo porque el protagonista es un gato, y estoy muy harto de que se atribuyan poderes esotéricos a estos animalillos tan encantadores y que así continúe la mayoría de la gente desconociéndolos.

Carabiru dijo...

Jajajajaja, ais, como eres, ya verás ya cuando Gusi empiece su carrera de vidente!

Hombre los gatos son muy sensibles, ¿no? aunque me decanto más por la idea de que solo se acuerdan de que ven al gato en la habitación de los que acaban muriendo, cuando probablemente anda por otras.

Carabiru dijo...

Por cierto, en algunas terapias se utilizan animales para ayudar a los enfermos a sobrellevar la enfermedad, quizá el famoso Óscar sea uno de esos animalitos.

Leónidas Kowalski de Arimatea dijo...

Pues sí, Carabiru, aquí no hay más que eso; unas coincidencias, que en realidad no son ni eso, porque si el gato vive donde se muere gente, ¿qué podemos esperar? La verdadera noticia sería:

"Desde que el gato Oscar se acercaba a la cama de John McFlanagan, éste recuperó la vitalidad a pesar de sus 103 años, y las enfermeras se quejaban de que les metía mano. Todo se solucinó retirando al gato, pues a las dos horas el señor McFlanagan se volvió vegetal".

marmota dijo...

ajajajaja
Noticias de verano! Yujuuuu! A lo mejor vuelvo a escribir el mismo reportaje que ya hice el año pasado sobre perritos en la perrera!
(Qué monos eran los perritos, pobrecitos)

marmota dijo...

(Que conste que lo mío, aunque obvio, por lo menos no es una estupidez absurda sin ningún sentido)

Leónidas Kowalski de Arimatea dijo...

Yo comprendo, Marmota, que el verano es una putada para los periodistas, y veo muy normal y esperable que se publiquen chorraditas, de hecho no quisiera estar en vuestro lugar durante un mes de Agosto. Lo que me jode es la intencionada falta de rigor al publicar "noticias" que sólo pretenden cubrir hueco aun a costa de engañar, confundir y hacer más ignorante a la sociedad. ¿No os enseñan nada sobre ética profesional en la carrera?

Tesa Rodríguez de la Fuente dijo...

Vimos la noticia en la tv y la comentamos en casa.
Por supuesto, hay muchas posibilidades de que muera gente con frecuencia en ese centro porque todos los pacientes son gente anciana, por tanto el animalito pasa con asiduidad por la circunstancia de "percibir" que alguien está más frío, o más dormido o con la respiración más entrecortada de lo normal. Los animales: conozco casos de los mamíferos y las aves, rechazan a las crías que están más bajas de temperatura, osea, que se están muriendo, para aumentar las posibilidades de los que están sanos en sus camadas. Imagino que este gatito del reportaje, nota, efectivamente, algo raro en los pacientes y se limita a observar sobre la cama, dada la curiosidad gatuna, hasta que el viejete palma.
Comprende que es una historia jugosa para sacarle partido de alguna forma con tanto magufo como hay por ahí.

Leónidas Kowalski de Arimatea dijo...

Tesa, dejando al margen el hecho de que ciertas especies actúen como dices, la verdad es que los gatos, ni éste ni ningún otro, predicen la muerte de nadie.

Puedo admitir que un gato u otro animal perciba cambios químicos o físicos que se nos escapan a los humanos, pero tal como la "noticia" ha sido contada es una gilipollez como un castillo. Si lees todos los enlaces que presento verás que todo apunta a una manera facilona y carente de rigor para llenar espacio.

Carabiru dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=78jxpL-bFDA&eurl=http%3A%2F%2Fmalasiesta%2Eblogspot%2Ecom%2F

Lo han dado en la tele!! yo es que cada vez alucino un poco más...

marmota dijo...

Sí, nos dicen, por ejemplo, que no podemos aceptar regalos.
jajajajaja
El otro día escuché a una conocida (no diré más, que internés es muy pequeño) hablar de lo flipada que estaba con el gato este.
jajajajaja