AVISO PARA LECTORES: Esto es un blog de desahogo personal y en ningún caso las opiniones aquí vertidas se corresponden con la postura oficial del Vaticano. Leónidas Kowalski de Arimatea es un personaje ficticio, y los gatos que escriben sus textos no comparten necesariamente su comida. Los autores no tienen nada contra las mujeres, y por lo que a ellos respecta pueden seguir constituyendo asociaciones feministas para dar pena y mendigar subvenciones.

miércoles, 4 de julio de 2007

Ha muerto Joaquín Sabina


Nada de él sabía hasta que nos habló de este menda nuestra profesora de Lengua y Literatura en el colegio, mi adorada Doña María Jesús, (por entonces los niños llamábamos de don a nuestros profes).

Supe que era un tipo rebelde y un poeta moderno. Supe también gracias a él que mi idolatrada Doña María Jesús se reunía con señores y señoras que --oh, pecadores-- fumaban porros. Desde entonces presté más atención a sus clases y me masturbé con renovado interés pensando en aquella estupenda profesora.

Y ahora resulta que se nos ha acabado ese poeta, ese rebelde, ese tipo chulesco de rimas fáciles y versos espontáneos que componían canciones que no olvidaremos fácilmente.

En verdad la palmó hace años. Quizá escribió su propio epitafio en aquella ocasión --la recordarán-- en la que le estrelló un vaso en la cara a una chica que le pedía un autógrafo, seguramente la pobre con las bragas chorreando hasta que le empezó a chorrear la sangre por la cara.

He dejado de escucharlo, y cuando me lo encuentro en televisión o, más comúnmente, en un vídeo por Internet, siento una mezcla de pena y de vergüenza ajena. Es el pobre payaso triste del bombín.

Ya no tiene voz para cantar, ni ingenio para componer, ni vergüenza torera le ha quedado para retirarse a tiempo. Sólo es un triste payaso tocado con bombín que una vez fue un gran artista.

Y este cabeza de chorlito se acuerda de Doña María Jesús y piensa que la vida es muy hija de puta y muy traicionera.

8 comentarios:

marmota dijo...

Noooo!
Independientemente de lo gilipollas que pueda, o no, ser, sige componiendo preciosas canciones y ofreciendo conciertos estupendos.

marmota dijo...

Se me está olvidando escribir? Qué mal!

Leónidas Kowalski de Arimatea dijo...

Marmota, cielo, no es que se te olvide escribir, es que se te está contagiando la degradación de Sabina.

Miri dijo...

Pues con toda su degradación, a mí me sigue pareciendo un buen profesional de la música. De hecho, es uno de mis cantantes españoles favoritos, un poeta dentro de la música. No te imaginas la de grandes compositores, escritores y artistas que han vivido dentro de la más absoluta degradación y, quizás por eso, han sido capaces de dar ese toque original a su obra.
Y respecto a su voz... ¿Acaso crees que sus canciones quedarían mejor en la voz de David Bisbal o Plácido Domingo? Cada cosa tiene su estilo...
Besitos,
Miri

Carabiru dijo...

Me parece que Leónidas se refiere más a la degradación personal, al hecho de que ahora parezca el abuelo cebolleta, y que en muchas ocasiones se le vaya la pinza.

Bueno, es una opinión, no estoy dentro de la cabeza de Leónidas para atreverme a decir que sé lo que piensa.

sentoki dijo...

Para mí la única verdad sobre Sabina da la Pagina definitiva. El resto es paja mental

Leónidas Kowalski de Arimatea dijo...

Sí, Carabiru, tienes razón, me refería a lo que dices. Parece que efectivamente te metes en mi cabeza, falta por saber cuándo vas a dejar que yo me meta en tus bragas.

Ey, Sentoki, gracias por el enlace. Me he enterado de muchas cosas interesantes. Ea, por si aún coleaba me has rematado al mito.

marmota dijo...

Degradación... Pero le hice unas fotos bien majas en el concierto! :)