AVISO PARA LECTORES: Esto es un blog de desahogo personal y en ningún caso las opiniones aquí vertidas se corresponden con la postura oficial del Vaticano. Leónidas Kowalski de Arimatea es un personaje ficticio, y los gatos que escriben sus textos no comparten necesariamente su comida. Los autores no tienen nada contra las mujeres, y por lo que a ellos respecta pueden seguir constituyendo asociaciones feministas para dar pena y mendigar subvenciones.

sábado, 21 de julio de 2007

Olé sus huevos


Ya se habrán enterado, imagino. Yo acabo de recibir la noticia en un correo electrónico de
Álex, y no me resisto a colgarla aquí, para contribuir en lo que pueda a su difusión. Les hablo de la chulería de Alberto Vázquez-Figueroa, pero mejor lo explica él mismo con la carta que ha enviado a los medios de comunicación. Échenle un vistazo, que no tiene desperdicio:

Mis novelas gratis, por Alberto Vázquez-Figueroa.

3 comentarios:

Javi dijo...

Ojalá cundiera el ejemplo. Los lectores que, como yo mismo, no podemos permitirnos el lujo de comprar todos los libros que quisiéramos, lo agradeceremos ad infinitum. Después, si el libro nos llega lo bastante hondo compraremos la versión impresa.

Carabiru dijo...

De acuerdo con Javi... al precio que se está poniendo la cultura... tal parece que nos quieren hacer un país de borregos...

Tesa dijo...

Comprar los ejemplares de tapa dura es todo un lujazo, aunque la edición no sea de ídem. Se van más de 20 € en el empeño. Últimamente he estado buscando ediciones de bolsillo de aquello que quería leer pero no siempre lo he encontrado. Bajarlo de aquí está bien, siempre que lo imprimas antes, leer de la pantalla es toda una tortura.
Vázquez Figueroa tiene un par, sí señor. Su novela Tuareg es una de mis favoritas.