AVISO PARA LECTORES: Esto es un blog de desahogo personal y en ningún caso las opiniones aquí vertidas se corresponden con la postura oficial del Vaticano. Leónidas Kowalski de Arimatea es un personaje ficticio, y los gatos que escriben sus textos no comparten necesariamente su comida. Los autores no tienen nada contra las mujeres, y por lo que a ellos respecta pueden seguir constituyendo asociaciones feministas para dar pena y mendigar subvenciones.

martes, 4 de diciembre de 2007

Cositas cuarteleras. (Contadas por mi gato Gusifluky)




Hoy, festividad de Santa Bárbara, patrona de los artilleros españoles, mi papá me ha llevado al cuartel donde trabaja para que yo pudiera ver un desfile militar por primera vez en mi vida.

Francamente, ha sido una mierda. Muchas trompetas, tutitún titán tintín, y muchos señores serios cargados de medallas. Tantas medallas llevaban algunos que iban encorvados por la edad y por el peso de toda esa chatarra. A mí me daban ganas de decirle a algunos que a esa edad no se debe cargar peso, pero por otra parte, ¿cómo convences a unos ancianos que aún juegan a soldaditos? También había muchos tambores, pon pon pon porompón, y un tío llevaba dos tapacubos que no dejaba de entrechocar, tachín tachín tachán, chunda chunda, tachín tachín tachán. También había un nota, que yo no sé cómo pagan a ese vago, que lo único que ha hecho es golpear un trasto, clin clin, piticlín, y ya está. Pero sobre todo había muchos airgamboys con escopetas, y algunas airgamboyas pequeñitas, también con escopetas más grandes que ellas. A veces unos airgamboys daban gritos como si estuvieran muy enfadados por algo, y cuando eso sucedía el resto de los airgamboys y las airgamboyas se movían todos a la vez. Y luego dice el hipócrita de mi papá que no sea borrego y no me comporte como si formara parte de un rebaño.

Cuando terminó todo el espectáculo del piticlín piticlán, chunda chunda, pon pon catapón, mi papá me ha dicho que teníamos que asistir a un vino. Allí se ha brindado por el primer soldado de España, y por un momento he pensado que se trataba de mi padre, porque se ha puesto muy rojo y con cara de circunstancias, pero era porque estaba aguantando un eructo, eructo que ha soltado tras acabar el brindis y que ha sonado así: ¡Broooorrrrrrrp!

Al final ha resultado que ese famoso primer soldado de España es el Rey. A mí, la verdad, ese asunto del brindis me trae sin cuidado porque no me gusta el vino. Todo el mundo se ha puesto a comer como cerdos y yo me preguntaba de dónde sale el dinero para pagar esas comilonas. También me preguntaba por qué no estaban invitados los airgamboys y las airgamboyas con sus escopetas. Otra pregunta que me hacía es por qué aparecían allí señoras con la cara pintada cogidas del brazo de los vejestorios encorvados por la edad y las medallas. ¿De qué iba todo ese circo? ¿Dónde estaban los airgamboys? Me sentía muy incómodo en ese ambiente que no entendía, y para colmo tampoco estaban los señores de las trompetas, tatitún titín titotí, ni los de los tambores, pumba pon pompón, ni el de los tapacubos, chunda chunda chinchín. Por no estar no estaba ni el vago del chisme que hizo en todo el día: plin plin piticlín.

Menos mal que mi papá se bebió su copa de vino y me sacó pronto de allí. De vuelta a casa le hice muchas preguntas. Padre, esos señores llenos de medallas, ¿ganaron muchas batallas? Ninguna, me ha respondido mi papá. ¿Han estado en muchas guerras?, volví a preguntar. En ninguna, dijo mi padre. Entonces, ¿por qué esas medallas? Aquí es cuando a mi papá le ha dado una risa muy rara, una risa que me dio miedo, y he comprendido que era mejor no preguntar por la ausencia de los airgamboys, ni por la presencia de señoras pintarrajeadas, ni por mis amiguitos los músicos, chunda ponporompón, plin, plin, titutatá, tatá, tatí.

5 comentarios:

Beatryz dijo...

OLA soy nueva en este blog y, a pesar de ke aun no me e leido todas las entradas, por lo ke e leido, me encanta. tengo 15 y no soy una ramera ni nada del estilo. el lunes 10 es mi cumple.
Hay ke decir ke gusi es la ostia pero no es weno ke le acostumbres a estas cosas, explotación infantil y eso. Apoyo a tus lectores sobre ke le compres una gata al gato.
Leónidas sigue así. Kiero alguna istoria con final feliz el día de mi cumple. gracias por entretenerme, y no es por ser pelota sino por decir lo que es evidente.

Beatryz dijo...

Por si alguien no lo entendio tengo 15 AÑOS. me molesta mucho que generalicen y le digan putas a todas las que tienen quince.
Un beso para Gusi. Si no te apetece comprarle una gata, Leónidas, puedes cogerle un perro ya verás como se divierte...
¿Cómo hago un blog?

Dana dijo...

jajajaja

pitu dijo...

Muy buena la historia de Santa Barbara, es justo lo ke yo pienso, y eso ke soy también militar, pero es ke no aguanto las tonterias y gilipolleces ke montan en los desfiles para ke se luzcan los peces gordos con medallas ke han ganado la gran mayoría de ellos con el sacrificio y el trabajo de otros.
Pero bueno, supongo ke hoy en día, la vida es asi de injusta, y ke mientras los ricos se vuelven más ricos, los pobres, nos volvemos más pobres, es ley de vida.

Por cierto, me parece muy bien, ke le buskes compañera a Gusi, de hecho, no me importaría presentarle a mi gata 13, pero es ke l pobre está operada para no mantener relaciones, y claro, no sería justo, ke solo disfrutara él ¿verdad? jejejeje

Leónidas Kowalski de Arimatea dijo...

Hola, Pitu. Trece... qué curioso nombre. Y luego dicen que Gusifluky es un nombre raro.