AVISO PARA LECTORES: Esto es un blog de desahogo personal y en ningún caso las opiniones aquí vertidas se corresponden con la postura oficial del Vaticano. Leónidas Kowalski de Arimatea es un personaje ficticio, y los gatos que escriben sus textos no comparten necesariamente su comida. Los autores no tienen nada contra las mujeres, y por lo que a ellos respecta pueden seguir constituyendo asociaciones feministas para dar pena y mendigar subvenciones.

viernes, 18 de julio de 2008

Pezones



No sé por qué me ha dado hoy por pensar en pezones, y es algo extraño porque yo nunca tengo pensamientos libidinosos. Soy casto, puro y virginal, como Brianna Banks, por poner un conocido ejemplo.

Hay algo mágico en los pezones. Casi diría que también maléfico, si no fuera porque todas las mujeres son unas santas. (Mwajajajaja...)

Y es que no es lo mismo una teta sin pezón, ¿verdad? De hecho, las tetas, desprovistas de ese botoncito, ni son tetas ni son nada. Yo sostengo que el poder erótico de una teta se basa en el pezón. Todos hemos visto esos maniquíes desnudos en los escaparates alguna vez, y tienen unos pechitos perfectos, salvo por el detalle del pezón: carecen de él. Esas tetas de plástico no mueven a pensamientos impuros; más bien dan ganas de tirarle unas monedas, para que se compren ropa y no se enfríen. Y si les llega, que se compren también una peluca.

En el caso opuesto tenemos esos otros maniquíes de pezones erectos que tienen algo como de indecente y hasta da un poco de vergüenza mirarlos. Yo creo que los hacen así para que los caballeros se entretengan mientras sus señoras compran ropa. Es una sucia técnica para fomentar el consumismo, porque la señora termina de comprar ropa y su marido le dice:

-¿Ya? No, mujer, compra algo más. Toma la American Express, por si se agota la Visa. Y tranquila, que hay tiempo.

Sí, miles de familias se han arruinado por culpa de los pezones de esos innobles maniquíes. Ni el Euríbor ha hecho tanto daño a las familias españolas.

Es extraño que algo con un color tan parecido al de la mierda nos empuje a chuparlo con tantas ansias. Lo puedo comprender en un niño lactante, que necesita el pezón para sobrevivir, pero, ¿qué pasa?, ¿es que los hombres no crecemos nunca? Na, da igual la edad que se tenga. Un señor de 94 años ve un pezón y rejuvenece, y babea como un bebé incluso. Es el poder del pezón, o el Pezon's Power, si quiere usted hacerse el culto y el viajado. Aunque si tan culto es, venga, dígalo en griego, chulito, que es usted un chulito.

Uno ve a una señorita con escote generoso y no pasa nada, porque sólo se ve teta. Ahora bien, como a esa señorita le asome el pezón, extrovertido y simpaticote, por encima del sujetador, ya la hemos liado: nos ponemos nerviosos. En realidad, lo que nos ponemos es cachondos, pero queda feo decirlo, ¿no?

El pezón es, creo yo, lo que más nos atrae de una mujer. Nos fijamos en sus tetas, sí, pero sólo porque sabemos que la teta es la montaña que conduce al pezón. Esas mujeres que se operan porque están planas, poniéndose costosas tetas de goma, harían mejor poniéndose una camiseta en la que se leyera: "NO TENGO TETAS, PERO SÍ DOS BUENOS PEZONES". Sería más barato, más saludable y, desde luego, más provocador.

La propia palabra "pezón" ya parece como algo porno, que hasta da no sé qué pronunciarla delante de niños y de nuestras madres. Yo, sin ir más lejos, pronuncio esa palabra diecisiete veces seguidas y eyaculo. Es el poder del pezón que les decía antes.

La teta, por sí misma, es una cosa inocente mientras no intervenga el pezón. Fíjense en esas artistas de revista, emplumadas como pavos y enseñando carne a diestro y siniestro. Son socialmente aceptadas, y no se las llama zorritas sino artistas, ¿por qué? ¡Pues porque se ponen como unos parches que les cubren los pezones! Las bailarinas de estriptís en la práctica son igual de putas, pero claro, es que ellas sí enseñan el pezón, por eso nadie las considera artistas, sino simples zorrones.

El pezón es deseado, pero no es admitido en sociedad. Le pasa como a ciertas mujeres, que uno quiere irse a la cama con ellas pero no presentarlas a la familia. En verdad la vida del pezón es triste. Otro ejemplo de lo que digo es lo que pasa en YouTube: cualquier guarrilla se pone a hacer posturitas de calientapollas en tanga, y no pasa nada mientras se tape los pezones con dos dedos, sin embargo, como se le ocurra enseñar un pezón se va a tomar por culo el vídeo.

Los pezones son como los caramelos porque existen para ser chupados, sin embargo la mayoría de los hombres prefiere un pezón antes que un caramelo. Esto también es extraño, porque a fin de cuentas los pezones no saben a nada. (Idea para un anuncio de compresas: "¿A QUÉ SABEN LOS PEZONES? ¿A QUÉ SABEN LAS COSAS QUE NO SABEN?")

Todo lo que he escrito se refiere, obviamente, a los pezones femeninos. Con los pezones de un hombre no ocurre nada de esto, lo cual constituye otro gran misterio. El otro día estaba yo en un bar (estaba emborrachándome, eh, no se vayan a pensar que yo juego a las tragaperras) y me dio por mostrar los pezones a varias chicas, para comprobar si les pasa como a mí ante la vista de un pezón. Pero qué va. Primero se rieron, y luego ya, cuando me puse insistente, llamaron a la policía. ¿Estas diferencias de conducta a qué se deben? ¿Estará la ministra de Igualdad enterada? Es más, ¿tendrá pezones la ministra de Igualdad?

12 comentarios:

Lu dijo...

Otra cosa interesante, dime esto en persona y me molesto, y aqui nomas me causa gracia

Leónidas Kowalski de Arimatea dijo...

Sí, Lu, es lo bueno de los blogs, que uno dice lo que le da la gana y no le pueden partir la cara. Aunque no sé por qué habría de molestarte nada de lo que he dicho, a menos que seas estríper o actriz de revista.

Eva dijo...

Jostia, con el sueño que tengo y me engancho a leer esto...
¿Te he dorado la píldora alguna vez, Leo? No sé, no me acuerdo.
Hoy sólo tengo una frase para ti:
"Eres bueno, nene. Eres muy bueno en lo tuyo".
Si se te ocurre una respuesta "de las tuyas", ahorránosla a los dos, porfa.
Besos dormidos.

Eva dijo...

Ese acentillo... ay.
Jo. Me largo a dormir. La neurona hace rato que se puso a ello sin mí.

Leónidas Kowalski de Arimatea dijo...

Eva, es cierto. Soy bueno, nena, soy muy bueno en lo mío. Pero tú todavía no sabes lo que es "lo mío".

El distanciador dijo...

Menudas chorradas esas que dices de los pezones. Lo auténticamente importante en el físico de una fémina, sólo es una distancia: aquella que separa su coñito de sus pezones. Esa distancia, es el camino que conduce a la perfección de la perdición en el placer consumado, cuando coincide con la distancia que existe entre el pene y la boca del dueño de este ultimo. ¿Es que no lo sabias?. A lo mejor si. Pero ya dudo mucho que sepas cual es la causa de esa perfección.
En fin, sólo llegas a los pezones, igual que un crio amamantado. Es cuestión de distancia y longitud.

Jack Blake dijo...

Hola. Bueno, esto ya es el colmo de lo admisible. Entro en en este blogge, leo el comentario, decido contestar, y resulta que aqui mismo, un chalado que se denomina a si mismo: el distanciador, va y saltandose los copirygt, los copi a rayas y las cupichirri, va y me plagia el contenido exacto del comentario que pensaba hacer. Y yo me pregunto. ¿donde esta esa sociedad general de autores españoles? que no nos difiende a quienes somos autores de nuestros propios comentarios. Y ese código penal español, que habla y bla, bla, del delito de usurpación o suplantación de personalidad. Vamos, con cosas tan graves como esas, y aqui el autor del blogge se permite hablar de los pezones. Una cosa simple y sencilla, que no causa mal a nadie. Es el colmo, digo yo.
Señor distanciador, ahí fuera de este blogge, nos veremos las caras. Por suplantador.

Leónidas Kowalski de Arimatea dijo...

Blake (o distanciador):

Estás como una cabra, en serio. ¿A ti cómo te dejan tener fusiles submarinos? ¿Es que no os hacen tests psicológicos?

Anónimo dijo...

Los vuestros no tienen el mismo porque los enseñáis demasiado.
Un poquito más de pudor y causarían el mismo efecto, seguro.
Aunque igual también es por los pelos que suelen rodearlos... Voy a reflexionar sobre el tema.
Por cierto, tengo una foto que te enviaré el lunes (la tengo en el curro) que te hubiera ido perfecta para ilustrar este post de tu blogger.
Distanciador: leo tu respuesta y me viene a la cabeza la Duquesa de Alba. Y te digo: dos centímetros?
Aurora

Anónimo dijo...

Una foto muy acertada, dime quien es el cirujano, por si se me va pinza y requiero cirujia de este tipo, que por ignoracia, no me tope en su consulta, aunque sus ojos lo delatan y el trabajo está plenamente orientado a su vista, que que se identifíca con un golpe de vista.

annabel dijo...

Eso si que es, ser de izquierdas y de derechas: ¡Viva la Democracia!

Anónimo dijo...

I was suggested this web site via my cousin.

I'm no longer positive whether this post is written by him as nobody else know such precise about my trouble. You're amazing!
Thank you!

Here is my weblog; garden centers for sale