AVISO PARA LECTORES: Esto es un blog de desahogo personal y en ningún caso las opiniones aquí vertidas se corresponden con la postura oficial del Vaticano. Leónidas Kowalski de Arimatea es un personaje ficticio, y los gatos que escriben sus textos no comparten necesariamente su comida. Los autores no tienen nada contra las mujeres, y por lo que a ellos respecta pueden seguir constituyendo asociaciones feministas para dar pena y mendigar subvenciones.

lunes, 25 de agosto de 2008

"Yo no comulgo con un dios que deja vivos a los muertos"


Hola, tres lectores. Hoy os voy a hacer una confidencia que os habéis ganado. Resulta que llevo diez años en Cádiz y estoy hasta los cojones de ciertas conductas estafadoras y puteriles, muy frecuentes y celebradas por aquí; pero también diré que los Carnavales de Cádiz me confunden, porque esa poesía y esas voces (sin ser de profesionales) no pueden ser -no quiero que sean- obra de gentuza.

Cuando necesito llorar un rato (cosa que vosotros también necesitáis, no os las deis de duros), recurro a esa música carnavalera. Aquí os dejo una mínima muestra que he escogido porque es preciosa y porque va con mi escepticismo. Tal vez os cueste a algunos captar el acento gaditano, pero merece la pena escuchar esto:

11 comentarios:

Blanca dijo...

Hola, Cierto es, que todos en algún momento necesitamos desahogarnos y romper por algún sitio aunque sea en llanto, ya desahogados valoremos:
Si la vida es un calvario,
(monte de sacrificio),
hecho por una causa, (una liberación), sabemos que la tierra es el infierno,(vamos caminando, esquivando obstáculos, tropezando en piedras), ¿porqué no somos capaces de saborear el triunfo de ver como si hemos caído, nos hemos levantado y seguimos caminando?. Las heridas y cicatrices que nos han quedado, son fruto de una experiencia que sabemos que no queremos y que no nos van a herir más. Hay cosas positivas que motivan al presente, para lograr un mejor futuro y está claro, que cuando seamos capaces de superar esta prueba, que es la vida, lo tendremos todo. Los únicos derechos que prevalecen en este estatuto, trabajar para vivir y vivir para ser feliz.
Lo siento, pero me a salido un señor sermón.
Un saludo

nomolamos dijo...

desde luego ha merecido la pena escucharlos,
llorar es la mejor de las cosas que se hacer y me quedo como dios, aunque en mi casa signifique que digan que soy una blanda..... me da igual.
El carnaval de cadiz y las "chirigotas", creo que no me equivoco en llamarlas asi verdad?, sino perdona mi ignorancia, son muy divertidas y tienen mucho mérito, dicen muchisimas verdades, con buen rollo y con muchisíma gracia.
besos mil

osiris dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
osiris dijo...

No sabía si leerías el comentario si te lo dejaba en la entrada anterior, asi que lo dejo aquí esperando no causar muchas molestias.
Lamento decir que desconocía que se celebrarán estas atrocidades, se celebran en las islas orientales. Como ya dije estoy en contra de la violencia animal, por lo que se puede deducir que estoy en contra de las peleas de gallo.
He dicho que soy de canarias para afirmar que no se celebran corridas de toros en las islas, no que me de palmadas en el pecho por ser canario, tampoco me las doy por ser español ni europeo.

Leónidas Kowalski de Arimatea dijo...

Osiris, entonces estaba en lo cierto con lo del fuero que permite las peleas de gallos allí, ¿no?

Los comentarios los prefiero donde son pertinentes. Cualquier comentario me llega a mi correo electrónico (incluido, claro, el comentario que has borrado), así que puedes dejarlos donde vienen a cuento porque los leeré, te lo aseguro.

Creo que lo de los golpes en el pecho te ha sentado mal. Perdóname, iba sin acritud, lo que pasa es que no supe dejarlo claro.

Javi dijo...

Pues yo cuando necesito desahogarme lo que hago es auto-amarme, creo que es más satisfactorio que llorar. Bueno, para no ser menos sincero que tú debo reconocer que no espero a estar agobiado para auto-amarme, lo hago bastante a menudo.

Respecto a tu entrada,esta misma mañana estaba pensando en ti, y diciéndome que tenía que darte las gracias por aquella entrada en la que hablabas de "Diabulos in música". Una canción que, como tú sabes, pone a parir a la Iglesia -"La única Iglesia que ilumina es la que arde..."-. Obviamente es una casualidad, y que se ha convertido en una de mis favoritas.

P.D.

Hablando de religiones y similares, ¿has oido lo de la "putibruja" Aramís Fuster? Ahora ha creado una nueva ciencia-religión llamada Aramlogia, o algo así, y afirma curar enfermos desahuciados. Lo que no sé es si los cura a través del teléfono, a base de polvos o de cualquier otra manera "esotérica".

Ésta es su página:

http://aramisfuster.redtienda.net

Gerardo dijo...

Desde luego, no se pueden tener ideas fijas, porque caen. Nunca creí que alguna vez me fuera a gustar una de las para mí siempre insufribles chirigotas. Las aborrezco desde que puedo recordar, no exagero. Siempre las he visto como el paradigma de la manifestación popular más chabacana.

Pero en esta no solo se trata un tema serio, es que está compuesta e interpretada con gusto y sensibilidad. Me quedo asombrado, gracias por la sorpresa. La bajo y la guardo. Y mi aplauso para ellos.

Blanca dijo...

¿ Lo ves como estamos en algo deacuerdo?, hay que desahogarse, aunque sea de una forma particular.
Se bueno.

Leónidas Kowalski de Arimatea dijo...

Javi:

¿Qué puedo decir sobre ese zorrón de Aramís? Su grosera inmoralidad es repugnante, pero sólo es otra más en el gran negocio de la estafa esotérica.

Gerardo:

Me alegra que te haya gustado. Cuando llegué a Cádiz quedé impresionado por cómo la gente vive con verdadero fervor religioso su carnaval. Empecé a escuchar algunas cosas y me di cuenta de que el carnaval de Cádiz no es como lo que yo conocía. Aquí se habla de compositores y letristas como de estrellas de cine o rockeros míticos, y con razón. Además todo el mundo -sin importar su nivel cultural o social- conoce a los mejores y está más o menos al tanto de sus éxitos. Cádiz es diferente, de verdad, en lo bueno y en lo malo.

Cuando una agrupación se pone seria hace virguerías poéticas y musicales. Concretamente lo que te ha gustado tanto es del letrista y compositor Martínez Ares, uno de los reyes del carnaval y mi favorito, precisamente porque es de los que se pone serios y no es chabacano. A continuación me permito sugerir algo más del mismo autor, para cualquiera que pueda estar interesado:

Presentación de la comparsa Los Templarios . Impresionante.


La cruz de Andalucía. Una dura crítica al régimen franquista, a Pemán, a la Iglesia... Aquí pilla cacho todo dios. Memorable la cariñosa mención a García Lorca.


La cruz de Sebastián. Un excelente ejercicio de imaginación jugando con la idea de que el castillo de San Sebastián está enamorado del castillo de Santa Catalina y le manda una carta de amor. (Son dos castillos cercanos en las playas de Cádiz).

La cruz de España. Aquí nos cantan, a través de una viuda que le habla a la tumba de su marido asesinado por ETA, una crítica a la banda terrorista ETA y a los gobiernos que pactan con ella.

Una canción antitaurina.

Cuando recibas madre... Esto es una maravilla. Una chica se despide su madre mediante una carta. En ella cuenta que está embarazada de su propio padre y le confiesa a su madre que desde los nueve años fue violada por él. La canción está salpicada de metáforas muy explícitas manteniendo en todo momento una exquisita elegancia. Es de esas canciones que no se olvidan.

Espero que os parezcan tan conmovedoras como a mí.

Leónidas Kowalski de Arimatea dijo...

Añado a la lista anterior otra canción. Esta vez va la cosa de una señora que se autodenuncia tras cargarse a su marido, harta ya de sufrir sus abusos y su indiferencia. Lástimas que no tengan los cojones necesarios para escribir una canción en la que, usando los mismos argumentos, el bueno sea el hombre que se carga a su mujer. Aquí se les fue la mano con la estupidez demagoga de lo políticamente correcto, por muy absurdo que sea. También se les suele ir la mano con la religión. A fin de cuentas -no perdamos de vista ese detalle-, se trata de caer bien al público.

Aquí está. El final me gusta mucho.

Anónimo dijo...

Precioso, emotivo. ¿Qué más podría decir?

Puedo, claro, agradecerte por mostrarme una música maravillosa que nunca antes oí.


Sitos, muchos.