AVISO PARA LECTORES: Esto es un blog de desahogo personal y en ningún caso las opiniones aquí vertidas se corresponden con la postura oficial del Vaticano. Leónidas Kowalski de Arimatea es un personaje ficticio, y los gatos que escriben sus textos no comparten necesariamente su comida. Los autores no tienen nada contra las mujeres, y por lo que a ellos respecta pueden seguir constituyendo asociaciones feministas para dar pena y mendigar subvenciones.

domingo, 24 de agosto de 2008

Qué bonita es la tortura. Anson, oootra vez


(Esta entrada llega tarde pero con vigencia. La tenía casi concluida y olvidada entre otros borradores. Es momento de que vea la luz).

Ya me desahogué con él, pero quiero seguir haciéndolo por motivos diferentes en esta ocasión. Discúlpenme la reincidencia contra el vejete sátiro, pero es que hay gilipuás que dan motivos de réplica a pesar de mi buena y reconciliadora intención. De nuevo el señor Anson, académico de la Lengua, calificador de zorrones, periodista y tonto del culo, me exige teclear algo o de lo contrario exploto.

Pretende el clasificador de misses -con esa autoridad moral que le da el haber promocionado el puterío y el ser (sorprendentemente) un periodista reconocido y respetado por muchos- convencernos de las bondades de matar toros con previa tortura. Lo hace con estos argumentos:

“Los separatistas atacan a los toros, que son la identidad de España: a ella es a quien odian”. Esa afirmación de Andrés Amorós, en una entrevista publicada en EL IMPARCIAL, es verdad, pero sólo a medias. Hay secesionistas destacados en Cataluña y el País Vasco que la han emprendido contra los toros como fórmula para fragilizar a España. Nunca se les hubiera ocurrido herir a la Fiesta Nacional si no fuera porque consideran que debilitan así la unidad de nuestro país.

Hay secesionistas, sin embargo, y, sobre todo, hay muchos ciudadanos en toda la geografía nacional que rechazan los toros por considerar que se trata de un espectáculo cruel. Tienen derecho a pensar así y no se puede encuadrar a los antitaurinos en el antiespañolismo. Desde hace dos siglos al menos, el rechazo de la Fiesta de los Toros es permanente y se desarrolla sobre todo en un sector de la intelectualidad. Un periódico, de indubitado españolismo, “La Vanguardia”, se negaba antes de la guerra incivil a publicar noticias taurinas. Cuando había una cogida enviaba la información a la sección de sucesos.

Otra cosa es que igual que los antitaurinos tienen sus razones, los que defendemos la Fiesta Nacional tenemos también las nuestras. Y la principal es que los que atacan a los toros no se ocupan de prácticas infinitamente más crueles con otros animales. La pesca deportiva, por ejemplo, es de un salvajismo sumo para la sola diversión del pescador. Hasta que no se prohíba la pesca deportiva en Suecia, Noruega, Dinamarca y el resto de las naciones europeas, sería hipócrita abrir un debate sobre la Fiesta Nacional española. La Fiesta de los Toros proporciona, además, infinidad de puestos de trabajos, moviliza un renglón importante de nuestra economía y provoca en la poesía, la pintura, la escultura, la novela, el teatro, la ópera, muestras de extraordinaria belleza. Los toros es un ballet de arte y valor y, sin desdeñar la opinión de los que discrepan del espectáculo, somos muchos, entre ellos Ortega y Gasset, los que creemos que arroja un balance abrumadoramente positivo.

Luis María Anson
de la Real Academia Española

Le voy a hincar el diente a este tontarra, por muy académico que sea, porque motivos no me faltan para hacerlo en sus tres estúpidos parrafitos de mierda falaz. Empieza el Fernando Esteso de la Real Academia aprovechando las retorcidas (y absurdas) afirmaciones de no sé quién para acabar justificando con ridículos argumentos la matanza y tortura de toros. Si tras leer las majaderías de Anson aún les quedan ánimos, a continuación tienen la réplica de un cabeza de chorlito:

Comienzo exponiendo mis dudas sobre eso de llamar "fiesta nacional" al toreo. ¿Quién ha decidido que eso sea la "fiesta nacional" además de algún que otro salvaje como Anson? El fútbol (que es una bobada, aunque menos sangrienta) tiene muchos más seguidores que la tauromaquia, entonces, ¿por qué los sádicos aficionados a los toros se atribuyen la inmerecida categoría de "festivos nacionales"? Gentuza sádica y prepotente...

"Desde hace dos siglos al menos, el rechazo de la Fiesta de los Toros es permanente y se desarrolla sobre todo en un sector de la intelectualidad".

¡Ostras, Pedrín! A ver si va a resultar que pertenezco a un "sector de la intelectualidad" y no me he enterado. Coño, me esforzaré en expresarme con mucha corrección, no sea que me expulsen del "sector de la intelectualidad" ese.

"“La Vanguardia”, se negaba antes de la guerra incivil a publicar noticias taurinas. Cuando había una cogida enviaba la información a la sección de sucesos".

Pues me parece que "La Vanguardia" hacía muy bien, qué leches. Ahora viene lo bueno. Agárrense que vienen curvas:

"Y la principal es que los que atacan a los toros no se ocupan de prácticas infinitamente más crueles con otros animales. La pesca deportiva, por ejemplo, es de un salvajismo sumo para la sola diversión del pescador".

Señor Anson, seamos cautos con el uso del lenguaje, que usted es académico de eso: quienes atacan a los toros son las personas que como usted disfrutan con ese sanguinario espectáculo. Eso sí que es atacar a los toros, no me maree al personal. Más adelante se refiere a la "Fiesta Nacional" o "Fiesta del Toro" (sí, menuda fiesta para el toro, seguro que da saltos de alegría), pero en este párrafo opta por decir "los que atacan a los toros", en lugar de "los que atacan a la Fiesta Nacional", y me pregunto si no habrá en ello intención de confundir al lector.

Compara don Luis María, tal vez creyéndose gracioso, las corridas de toros con la pesca deportiva, de la que dice que es "de un salvajismo sumo" e "infinitamente más cruel". Llegados a este punto dudo si el señor Anson es oligofrénico o bromista. Vamos a ver, pedazo de zanahorio, ¿cómo vas a compararme el sistema nervioso de un pez con el de un mamífero? Además la pesca deportiva no es un espectáculo, por lo que no puede tener lo mucho de crueldad absurda que sí tiene eso que llamas Fiesta Nacional, así, con mayúsculas reverenciales que dicen algo sobre la clase de abyecto personajillo que eres. Mencionas, rijoso carcamal, que la pesca deportiva es para único disfrute del pescador y lo dices como si eso fuera malo, dejando claro así que lo que a ti te va es la crueldad pública, la sangre mediática, la muerte como diversión de masas.

"La Fiesta de los Toros proporciona, además, infinidad de puestos de trabajos..."

Me parece a mí que chirría un poco eso de los "puestos de trabajos", pero al tratarse de todo un académico lo achacaré a una simple errata. No me parece en cambio una errata que el señor Anson hable de "infinidad" de puestos laborales, más bien pienso que este tipo usa el lenguaje demasiado alegremente, por muy académico de la Lengua que sea. En cualquier caso, por mucho trabajo que dé la sangrienta tradición del toreo, eso no es motivo para mantenerla, porque todos esos currantes serían más útiles a la sociedad dedicándose a otros menesteres. Con un pico y una pala se pueden hacer grandes cosas.

"...y provoca en la poesía, la pintura, la escultura, la novela, el teatro, la ópera, muestras de extraordinaria belleza".

Toma ya. Las guerras, el hambre, las enfermedades, cualquier forma de violencia, y todo lo negativo que se nos pueda ocurrir también estimula el arte, ¿qué pretende demostrar con esto el señor Anson? Menuda mierda de argumento...

Ya termino, Luis Mari, coleguita, y perdóname el tono irreverente, pero es que mi respeto hay que ganárselo, y tú, cabroncete sádico, no estás haciendo méritos para ello. Con mediomachos salvapatrias como tú el resto de españoles deberíamos emigrar.

Leónidas Kowalski de Arimatea
del Real Diario de un Cabeza de Chorlito

14 comentarios:

Lola dijo...

Yo apuntaría otra cosa a este párrafo:

"Y la principal es que los que atacan a los toros no se ocupan de prácticas infinitamente más crueles con otros animales. La pesca deportiva, por ejemplo, es de un salvajismo sumo para la sola diversión del pescador".

Siempre, siempre que alguien ve que se critica algo que le gusta, te viene con la cancioncita de que habiendo "cosas más graves", por qué te metes con la suya.

La respuesta es muy sencilla: porque por algún sitio hay que empezar, y porque tal vez, para quien la critica, sí sea más importante que otras. De hecho, la escalera "más importante que" depende mucho de lo subjetivo.

Puestos a devolvérselo con la misma falacia, habiendo cosas mucho más crueles como dejar morir a niños de hambre, no sé por qué la toma contra los antitaurinos.

Creo que queda claro.

Saludos. Lola.

nomolamos dijo...

TOTALMENTE DE ACUERDO CONTIGO LEO, terrible llamada"fiesta", no voy a añadir nada más porque lo has dicho todo, seria repetirme...
besos mil.

reve dijo...

Son expertos en echar balones fuera.
Que si hay cosas más graves, que si hay que estar loco para preocuparse por los animales habiendo peprsonas pobres en el mundo, que si el toro se extinguiría si no fuese por ellos, que si desaparecerían las dehesas (no te lo pierdas, que aún va a haber que darles las gracias).

Tengo tanto, pero tanto, que responder al listo de los cojones este, que paso hasta de intentarlo...

Todavía estoy por encontrarme a un protaurino que me defienda la tortura con argumentos reales y enfocados al toreo, en vez de rebatiendo con estupideces los argumentos de un antitaurino.

No queremos que nos contéis en qué estamos equivocados, cojones, queremos saber en qué coño tenéis razón...

Jack Blake dijo...

La primera noticia que tuve yo, de Luis Maria Ansón, fue leyendo el libro de Los Cipreses creen en Dios. Una obra magistral de la literatura sobre la preguerra y guerra civil. Ya, entonces, cuando e autor del libro escribió eso, el Sr. Ansón, tenía autorictas entre los escritores. Imagino que no se la ganaría a latigazos, para que le reconociesen esa autorictas, que no autoridad (dos cosas bien distintas).
Yo soy un animal desenfrenado y depredador matando animales, como son los peces. Por otro lado tengo un estanque en un barreño de plástico con 13 peces, a los que quiero mucho, pues no tengo otra familia que ellos.Todo ello lo expongo, para que se sepa que no puedo ser objetivo. Pero he de decir y digo que:
-El sñor Ansón, no me ha caido nunca bien, ni siquiera cuando tuve una referencia de su existencia leyendo Los cipreses creen en Dios.
-Lo que dice es una barbaridad, si con ello intenta lichar a los nacionalistas. Hay académicos como mi paisano Perez Reverte, quien en el semanal de hoy, pone a caldo a esos mismos nacionalistas, pero no por atacar a la fiesta dudosamente nacional, sino por atacar a la lengua española. Y él como es académico y espadachin, pues se bate por la lengua y bla..
-Jamás he pisado una plaza de toros, ni lo haré nunca. Considero que no sólo es una humillación y crueldad para con el toro, sino una apología de las muertes de todos los toreros, y de todas las cogidas, que se han dado en la historia.
-Creo que si el Sr. Ansón, tenía algo de autorictas, entre los escritores. Yo, que soy un mal encarao y mal escritor, se la niego en la porción que me corresponda.
.Ya no digo más. Punto.

Leónidas Kowalski de Arimatea dijo...

Lola:

En efecto, se me pasó comentar eso que dices, entre otras cosas. Además de lo que señalas está la estupidez de sugerir que los españoles no debemos asumir ningún cambio mientras no lo hagan antes países como "Suecia, Noruega, Dinamarca y el resto de las naciones europeas". ¿Esto es complejo de inferioridad o simple majadería sin pies ni cabeza?

Tampoco hice mención al detallito de argumentar, por parte del señor Anson, como colofón y justificación, a Ortega y Gasset. ¿Pero qué clase de argumentos son estos?

Ni esforzándome podría decir tantas gilipolleces en tan pocas palabras como ha hecho este tiparraco. Es que suena a broma, coño.

Reve:

Lo has dicho muy bien: son unos expertos en echar balones fuera. En el texto de Luis Mari se ve clarísimo. En apenas tres parrafitos ha intentado desviar la atención a:

-Otros países.

-El arte.

-Ortega y Gasset.

-La pesca deportiva.

-Los puestos de trabajo.

-Los separatistas.

-Un misterioso "sector de la intelectualidad" que no explicita...

¡Qué no, joder, que no! Yo no sé si este señor en sus tiempos mozos era una persona sensata, pero lo que está claro es que al menos hoy es un embustero manipulador de tomo y lomo.

Jack Blake:

Discúlpame la descarnada sinceridad, pero debo decirte que el comentario que hoy has dejado aquí es el primero que me ha hecho sentir respeto por ti. Me ha gustado mucho. También te digo que no me gusta la pesca, aunque no la considero cruel y menos en tu caso, que bien sé que la usas como fuente de alimentos además de como diversión. Otro dato interesante: tú no pescas para ganar dinero con ello, y sólo ese detalle te pone a años luz de cualquier torero.

Añado -permíteme el atrevimiento- que sé de ti más de lo que crees, como murciano que soy. El mundo es un pañuelo... Si tienes curiosidad mi correo está a tu disposición en mi perfil; en público no me voy a meter en esas cosas.

osiris dijo...

Soy de Canarias y aquí no se celebra esa atrocidad que llaman deporte, la afición a dar una muerte cruel a los toros aquí, es muy poca, yo diría que inexistente.
Yo me considero antitaurino, la cureldad hacia los animales me inspira un odio irracional contra el ser humano.
Sin embargo estoy con Leónidas y con Blake, en el tema de la pesca, pues si es para comer me parece me parece una causa justificada.
Además en la pesca, no se demuestra crueldad por gusto y se evita la muerte de animales que no sirven para el consumo.
Ansón se merece la medalla que le otorga el blog y de paso 4 patadas.
Un saludo.

Leónidas Kowalski de Arimatea dijo...

Hola, Osiris. Empiezas diciendo:

"Soy de Canarias y aquí no se celebra esa atrocidad que llaman deporte, la afición a dar una muerte cruel a los toros aquí, es muy poca, yo diría que inexistente".

Esto me viene de puta madre para que me aclares si es cierto que, tal como tengo entendido, las peleas de gallos están prohibidas en España, a excepción del archipiélago canario merced a un foro especial.

¿Sabes algo de eso? Igual estoy equivocado, pero creo que no. Si estoy en lo cierto sería interesante que dejes de darte golpes en el pecho por ser canario...

Anónimo dijo...

He oido hace un rato una cosa que me a dejado a cuadros:
-Los toros no sirven para nada, si no existiesen las corridas se extinguirian.
-Ah....pues que yo sepa no hay corridas de jirafas y tampoco sirven para nada.

¿No es alucinante el argumento?
Totalmente contigo Leo, ahí tus huevos.

Gemma

Leónidas Kowalski de Arimatea dijo...

Gemma, los taurinos te responderán que se refieren concretamente al toro de lidia. Y quizá tienen razón.

Sin las viles corridas de toros podría extinguirse esa clase de toro, que es artificial a fuerza de cruces forzados y que sólo sirve para entretenimiento de cobardes sanguinarios y enriquecimiento de empresarios. Bien, aceptemos eso. ¿Y qué?

Dejémoslos extinguirse en paz, sin sobresaltos y sin superfluos sufrimientos. No pasa nada.

Estos malnacidos que gozan del sufrimiento ajeno pretenden engañarnos jugando la baza ecológica: "Conservemos las especies" y bla, bla...

Desde mi ignorancia en biología, creo que un toro de lidia no es una especie, sino más bien una creación de la aberrante mentalidad antropocéntrica. La naturaleza (el equilibrio natural) no necesita a los toros de lidia, de igual modo que no necesita a la mayoría de razas de perros.

Leónidas Kowalski de Arimatea dijo...

Osiris, ¡maldita sea mi estampa!, donde digo "a excepción del archipiélago canario merced a un foro especial", quise decir "a excepción del archipiélago canario merced a un FUERO especial".

Prospector dijo...

Es curioso que le preocupe tanto la extinción de una clase de ganado, que no existiría si no fuera por la acción del hombre.

En mi caso, cuando he pescado algo, lo normal es que lo suelte, ya que no me atrevo a comerme algo que no se que se ha podido comer.

Alfonso dijo...

Decía mi abuelo, "prospector", cuando estábamos en el campo y sacía su sed bebiendo de algún charco de agua de lluvia, ante mi infantil observación: "Abuelo, que el agua está llena de bichos". Digo, decía: "Desgraciado del bicho que entra en la barriga de otro bicho, y encima le aprovecha". Así que lo que no mata, engorda, como dice el sustancial aforismo.

Lo de Ansón. Pues eso, la necedad no lo cura la Real Academia de la Lengua Española. El que es así, es así y ya es tarde para que su madre rectifique.

Saludos.
Alfonso

Carabiru dijo...

Me hace gracia eso de que para que un animal no se extinga (sea experimento científico o no) sea lícito torturarlo salvajemente hasta la muerte para disfrute de los espectadores.

Vamos, le hacen un gran favor al toro con matarlo ¿no?

Que ya puestos, mejor que se extinga, porque existir solo para morir hecho un alfiletero, con los tendones destrozados, desangrado y babeante... no me parece lo mas digno para un pobre animal.

Leónidas Kowalski de Arimatea dijo...

Carabiru, no te esfuerces por comprender la lógica del taurino. Simplemente no existe tal lógica.