AVISO PARA LECTORES: Esto es un blog de desahogo personal y en ningún caso las opiniones aquí vertidas se corresponden con la postura oficial del Vaticano. Leónidas Kowalski de Arimatea es un personaje ficticio, y los gatos que escriben sus textos no comparten necesariamente su comida. Los autores no tienen nada contra las mujeres, y por lo que a ellos respecta pueden seguir constituyendo asociaciones feministas para dar pena y mendigar subvenciones.

lunes, 27 de octubre de 2008

Belicosa declaración de intenciones


Hoy me han presentado a dos gemelitos de diez meses. En un impulso me he arrodillado ante uno de ellos y le he tocado la barriga, y el muy canalla se ha reído. Eso me ha dado valor para tomar en brazos al otro, que se ha mostrado encantado y me ha cogido un dedo con la intención de metérselo en la boca. Y aunque no lo parezca (ni lo entiendan), todo eso está muy relacionado con lo que voy a escupir a continuación:

Estoy harto de casi todo el mundo. Me gusta leer blogs porque la Red me da la oportunidad de seleccionar hasta cierto punto qué información quiero recibir y qué información omito. Pero esto es una cobardía; no se puede ir cerrando los ojos ante lo que nos molesta y creer ingenuamente que lo que aceptamos mirar es todo lo que existe. Por eso disfruto dando bofetadas, con razón o sin ella, en forma de comentarios incendiarios. Es bueno que la peña piense, aunque ocurre que a mayor fama de un blog, menor es su capacidad crítica. O eso me parece ver.

Luego está la demagogia políticamente correcta: ¡no te atrevas a decir B cuando la corriente mayoritaria te exige decir A! ¡Pensemos todos igual! ¡Caminemos en rebaño bajo el miedo de ser mordidos por los perros pastores, esos perros pastores que no saben lo que es pagar una hipoteca! ¡Seamos dóciles corderitos mientras nos escupen en la cara los pastores!

Estoy cansado de los blogs que cuando tienen siete lectores ponen publicidad. Y también estoy cansado de los blogs que cuando tienen dos mil trillones de lectores ponen publicidad. Estoy cansado de la publicidad y de los blogs que se dedican a copipegar. Por eso hoy daré un buen recorte a mi exagerado blogroll, o blogrol, o blogrrol, o blogorrollo. O como cojones se diga. En una bitácora se escribe, se crea algo, sea mejor o peor. Copiar lo que otros han publicado antes sabe hacerlo hasta mi gato, y si tú no eres capaz de escribir (crear) por ti mismo, entonces eres prescindible, superfluo, banal. Nadie te echará de menos cuando palmes, salvo cuatro gilipollas acríticos que tampoco serán recordados cuando la espichen. ¡Usad la cabeza, coño!

Estoy cansado de políticos corruptos, de banqueros y empresarios que manipulan a gobernantes, de gobernantes que se dejan manipular, de jóvenes que no saben escribir, de niñas cuya aspiración es liarse con un millonario, de millonarios que me imponen normas de conducta...

Y me agota tanto silencio. Eso quizás es lo peor. El anuente silencio me da miedo. Es como cuando ves una peli de intriga y la banda sonora se silencia en un momento chungo, y entoces ya sabes que hay un susto inminente, ¡pero nadie osa romper ese silencio!

Así que aquí dejo mi belicosa declaración de intenciones: os voy a seguir dando por el culo, y voy a hacerlo con gusto. No esperéis que yo sea vuestro amigo, ni creáis que por que yo os enlace a vosotros o vuesas mercedes me enlacen a mí nos vamos a chupar las pollas. Si os tengo que decir que la habéis cagado os lo diré, importándome un bledo que a mí me lean dos y a vosotros cien.

Y esto, aunque no lo creáis, tiene mucho que ver con tocarle la barriguita a un bebé y hacerlo reír. Me gustó esa risa, coño, y me toca los cojones pensar que dentro de un par de décadas algún subnormal le quitará esa risa enseñándole un mundo lleno de mierda y de soplapollas que se comen el nardo endogámicamente. Yo no quisiera que un hijo mío fuera así de pavo.

23 comentarios:

Javi (el de la osera) dijo...

Hace un par de entradas comentabas lo de las coincidencias entre tus ideas y las mias. Hoy me toca a mí decir que te me has adelantado. Estoy -iba a decir estaba pero he decidido seguir adelante- liado con una entrada en la que toco ese tema, quizás no como nucleo, pero sí con bastante importancia. Tiene un enfoque totalmente distinto a la tuya, pero no deja de sorprenderme el hecho de que a pesar de vernos bastante poco -algo curioso para trabajar en el mismo centro- coincidamos tan a menudo en nuestras reflexiones.

Y sí, estoy hasta los huevos del borreguismo, del no querer pensar por uno mismo porque es más cómodo que alguien lo haga por ti. Harto de que incluso los "inconformistas" sigan un manual de "inconformismo". De todos estos revolucionarios de salón y de las Jessis y los Yosuas cuya máxima aspiración es que los seleccionen para "El gran marrano", o salir en "Las tardes con..." contando sus miserias, reales o inventadas para la ocasión, a cambio de cinco minutos de fama efímera.

Y no sigo que me chafo yo mismo la entrada.

Leónidas Kowalski de Arimatea dijo...

Amén, Javi.

Lola dijo...

Todos los blogs-copipega-busca-pasta se reducen a lo que un muchacho, desde hace ya tiempo, expresó con acierto e incluso un punto de genialidad. El cuento del traje del emperador, versión 2.0.

Saludetes. Lola.

anais dijo...

Bueno, ejem, no sé si es el mejor día para decir algo, pero vamos, que me encanta tu blog y esas cosas. Y si tú sigues escribiendo, pues yo te seguiré leyendo.

Rocket dijo...

Estimado Leonidas,

Mangantes, demagogos, cantamañanas, putones, buhoneros, correveydiles, mercenarios, artistas del "donde dije digo", charlatanes, bocazas, embaucadores, vividores de lo ajeno, cotillas, opinadores de todo, profesionales del amteurismo, especialistas de nada, hippies de salón, libertarios con visa oro, artistas del desnudo artístico, comentadores de lo obvio, en otras palabras... hijoputas variados.

Esos son los que tienen influencia en la opinión pública hoy en día.

Y si me permite ud. una expresión un tanto malsonante, yo también estoy hasta los cojones de tanto mangante.

Pero no se crea ud. que este fenómeno "culturizante" o "culturizador" es exclusivo de España, ¡quiá!.

¿Sabe ud. quién es Paris Hilton?, seguro que sí. ¿Puede darme ud. cuenta de algún trabajo que haya desarrollado en su vida?. Pues en los Estates es un personaje.

Y estoy investigando, porque tengo sospechas que fue ella la que se inventó las titularizaciones de hipotecas sub-prime.

Sólo a alguien tan sumamente subnormal se le hubiera ocurrido semejante cagada... ¿no?

Saludos,
Rocket

Anónimo dijo...

Es aqui el curso de pedanteria?¿

Gerardo dijo...

Pues yo acabo de poner publicidad en mis blogs, aunque aún la tengo en pruebas porque me descuadra las plantillas. La única razón por la que no la puse mucho antes fue la estética, la verdad es que no veo nada malo en incluirla. A los lectores habituales dudo que vaya a molestarlos, porque no le harán caso o ni la verán, ya sea porque usarán Firefox con AdBlock (o eso supongo de los navegantes habituales) o porque me leen mediante mi feed, que tengo la elegancia de publicar completo. La verdad es que lo creía algo trivial (hace tiempo surgió una polémica en la bobosfera sobre "publi sí vs. publi no", pero fue una gilipollez sin interés alguno que iba a lo de siempre: qué es o no es un "bloguero pata negra"*); pero veo que le dais importancia. Yo creo que si generas tus propios contenidos, es perfectamente justo que añadas publicidad si quieres, pero me parece entender que ni bajo estas condiciones te hace mucha gracia. ¿Te parece mal que haya puesto publicidad? ¿Crees que sería buena idea hacer estas aclaraciones en una entrada en mi blog?

*Por cierto, sobre aquella polémica de patas negras y gurús, mira qué estupendo enlace

Anónimo dijo...

Ser sincero 100% y no hacer lo que hace todo el mundo no resulta nada fácil.
Y si lo analizas bien, la vida de los que caminan en rebaño resulta mucho más fácil.
Eso hace que al final mucha gente se una a esa corriente de la que hablas. Hay que tener muchos cojones y las cosas muy claras. Y eso no siempre es posible.
Así que mucho ánimo en tu empeño y espero, de verdad, que no acabes siendo como los demás.

Rocket dijo...

Comentario al comentario del primer anónimo...

Pues no, no señor. El curso de pedantería lo imparte su señora madre que, entre cliente y cliente, hace un hueco y nos da las clases por teléfono.

Reciba un cordial saludo,
Rocket

Anónimo dijo...

¿Y por qué no os casáis Javi (el de la osera) y Leónidas Kowalski, si tantos puntos tenéis en común?

A veces uno tiene al amor de su vida enfrente y no lo ve.
Estáis hechos el uno para el otro.

Belén

Jack Blake dijo...

Hola. Vamos a ver. Tal vez, esos tópicos de aborrecer el borreguismo, a la gente aprovechada y cobarde, no sea sólo privativo y excluyente de los privilegiados cerebros arios, del Sr. de la Osera, o del Sr. autor de este raro,raro, blogger, o blog, o blogge, o como me salga de los cataplines denominar a esta basura de pizarras interneras. Nadie me va a decir, como tengo que llamar a mi pizarra. Pero, he aqui, a un sr. de cuyo nombre no voy a nombrar, que dictador, donde los haya de lo politicamente correcto gramaticalmente, o anglosajonamente, va y me dice: !Coño! ¿Que es eso de blogge? !Se dice blogger, joder!. Y yo que soy un borrego, cuando de tonterias se trata, voy y le hago caso. Desde entonces, deje de llamar a mi pizarra, como me salia de los cataplines, es decir blogge, y comencé a llamarle blogger. Cuento esto, porque yo soy más dictador que el autor. Y no consiento, ni consentiré, que en las cosas poco importantes como resulta ser, el tema de los blogges, blogger o como quiera que se llamen, los autores no tengan la libertad pa escribir, colocar publicidad, copiar y pegar, hacer de su capa un sayo, para en lugar de seguir sus doctas voluntades, hacerle caso a un cabza de chorlito. En cambio, me gustaría que, por favor, cuando de verdad hay que dejarse el borreguismo, es decir, para las cosas importantes, no me vayan a decir Beeeeeee, y bbeeeeeee. Porque saco la onda, y casi me lio a pedradas con ustedes, vosotros, que sois unos listos algo aborregadillos. Es broma, por supuesto. Pero clarifica las ideas, con un buen sueño. Je,je. Y bla, bla, bla. Además, veo muy lógico que, quien se pasa su jornada laboral, llevandose la mano a la gorra sin parar, y diciendo eso que se dicen entre ellos: Si señor. Mande señor. A sus ordenes señor. Etc., etc., como en oficial y caballero, pues llegue al blogge y se encabrite con la gente que no sabe que mosca le ha picado sobre el antborreguismo. Digo yo.

anais dijo...

Jack Blake, perdone que me entrometa, pero se dice blog. O bitácora, si le gusta un término más hispánico. Blogger es el que escribe un blog, los castizos decimos bloguero, y un blogge, que yo sepa, no es nada.
Ande, no se me enfade. Un saludo.

Anónimo dijo...

Pues a todo esto,hace 4 estupendos meses nacio mi hija y en mi ha surgido una pregunta.¿La educo en valores y para que sea consecuente,como hicieron conmigo? o ¿lo hago para que defienda sus intereses y diga amen a todo? que seguro sera lo que le haga la vida mas facil.En el primero de los casos, seguro que hay dias que preferiria vivir en lo alto de un monte con once perros cabrones y una escopeta, en el segundo de los casos, ya veremos si tiene ovarios a mirarse en el espejo (que seguro que si).Yo desde luego creo que hay demasiada gente que no aporta nada a la humanidad.Ya vere lo que hago.....no se.

kitty_wuuuu dijo...

"¡Ya sé! ¡críticos rajaré! - ¿Pa qué? - ¡ Pa verles por dentro!
a ver si puedo comprender qué coño es el talento.
Crítico, cuando hablas de mí, la boca te tendrías que lavar
con agua de la nieve de abril, de un sitio donde nunca estarás."


Esclarecido, Extremoduro.

http://www.youtube.com/watch?v=p6PW96qY-C8

Tanto anónimo y tanta hostia...

annabel dijo...

Pa una vez que me pongo como anónima, Kitty, pero dije mi nombre, es que no me dejó poner un nick, me dijo algo de la URL y tal, no sé.

Jack Blake, o se está con dios, o se está con el diablo.

Lo que no se puede hacer es formar parte de un despelleje hacía alguien que ha alzado su voz, disconforme con una entrada, y al que se le han tirado todos al cuello, por el simple hecho de tener otro punto de vista diferente o discordante con la mayoría, para después venir a DCC, (y conociendo la mala hostia del innombrable autor de este blog), suavizarlo con la broma del blogue, que tiene su gracia, si, pero que no deja de ser tibieza pura y dura.

A usted, o a ti, como quiera, lo que le gusta es el tiki-taka de este blog, y bien, pero entonces no forme parte de cualquier tipo de "medio linchamiento virtual" (tampoco quiero exagerar), en otro blog al que ha sido sometido el innombrable, repito, por tener otro punto de vista, y que por otra parte con contestarle el autor de dicho blog, como hizo, era suficiente. Y no le daremos más publicidad.

El tal Arimatea, es un santo, un merenguito, y un calzonazos.

Y ahora, para las mentes pensantes de machitos venidos a más, he de decir que jamás he soportado a un tio que odie el fútbol, como es el caso del Kowalski. Me da muy mala espina.

Todo esto forma parte de los daños colaterales y coyunturales de despertarme a las 4 de la mañana.

PS. Pues seré una adocenada borreguil groupiera, pero coherente. Creo ¿?¿

Martín Garrido dijo...

Tu declaración de principios me ha llegado, de verdad... Estoy de acuerdo contigo en gran parte de lo que has dicho, así que me centraré en lo que me ha sugerido el comienzo del post, cuando hablabas de los bebés. Son todos hermosísimos, es una pena que luego se estropeen tanto, aunque esa es otra historia. Lo que quería decir es que a mí me da como miedo tocarlos, parecen y son tan frágiles, tan pequeñitos, que siempre tengo la sensación de que vayan a desmontarse...

Supongo que se me ha ido la olla... Besos.

Leónidas Kowalski de Arimatea dijo...

Se me acumuló el trabajo, maldición. Hola, apiguitos. Respondo por orden (y sólo a quien me apetece responder, claro):

LOLA:

Conmovido estoy por las sabias palabras que vi en tu enlace. Me han recordado a mí mismo cuando publiqué ciertas entradas. No me quería extender porque hay mucha gente a la que tengo que responder, pero te lo has ganado:

En ocasiones publico algo sin decir nada, como la parodia que has enlazado. Es algo que reconozco y que no me gusta hacer, pero la necesidad de comunicación es tan grande algunos días que me acaba venciendo. Gusifluky no habla mucho, y yo hay días que necesito hablar con alguien, escupir un pedazo de entrañas, saber que no estoy solo. Por eso me parece bien que cada cual hable de lo que le salga de los cojones, o que enlace palabras que no dicen nada. Pero yo nunca cobraré por ello. Esa es la diferencia.

Quizá he sido muy críptico. Confío en que me hayas entendido, Lola.

ANAIS:

Veo que eres otra maniática del lenguaje bien usado. Somos unos bichos raros y lo sabes, ¿verdad? Yo soy un tiparraco ignorante e inculto, pero creo que interesarse por un lenguaje claro y correcto es el primer paso para dejar de serlo. Gracias por leerme. (Y no te tomes demasiado en serio a Blake, que además de tener mala memoria comenta en este blog -blogge, según él- sin respetar la medicación prescrita).

ROCKET:

Sí, lamentablemente sé quién es la tal Paris Hilton. ¿A que dan ganas de darle dos hostias por gilipollas y por zorrón? (Shhh, no me responda, que era una pregunta retórica y además, si osa responder, lo tacharán de machista, reaccionario, facha, retrógrado y vaya usted a saber de cuántos vituperios más).

Y no se deje soliviantar por los anónimos cobardicas, señor Rocket, que usted está por encima de eso. De hecho me consta que alguna antigua groupie mía ahora visita esta bitácora más por leer sus comentarios que por leer mis entradas, lo cual, dicho sea de paso, hace que a mí se me lleven los celos.

GERARDO:

¿Tú también, hijo mío? He visto tu flamante blog publicitario, y me pones en un compromiso, so cabrón. ¿Cómo escupir contra ti después de lo mucho que me has enseñado y tras la invitación que siempre me has ofrecido para pensar? Te estoy agradecido hasta no sabes cuánto, ¡pero si hay que discrepar se discrepa! Te doy mi opinión de la publicidad en los blogs personales:

De entrada la publicidad metida en la labor de cada cual me suena a peseterismo, a desmedido gusto por el dinero. Sé con razonable seguridad que no es tu caso, y tendrás tus motivos (o tu necesidad) para hacerlo. De ti me ha sorprendido mucho, francamente. Paso a explicarte lo que opino de las dos clases de publicidad que -según mi ignorante conocimiento- se pueden dar en los blogs personales:

1-La publicidad contratada directamente: Imagino que esto es posible para blogs con miles de visitantes diarios, y por lo tanto se pueden permitir contratar publicidad directamente con la empresa que se pretende publicitar. Tiene el inconveniente de limitar la libertad de expresión del blog, pues ya sea por contrato o por coherencia el bloguero no hablará mal de la empresa que está anunciando. Digo yo, vamos.

2-La publicidad por AdSense o similares: En este caso el bloguero sigue escribiendo lo que le sale de las pelotas, pero puede darse el caso de que esté rajando de algo que a la misma vez el lector ve publicitado en ese mismo blog. He visto en blogs escépticos anuncios de tarotistas; y en una página magufa vi anunciarse el blog Magonia entre charlatanes de la adivinación. Esto, cuando menos, hace que desconfíes de unos y de otros, sobre todo si no sabes cómo va este rollo. Y creo que las personas interesadas en el pensamiento crítico deberíamos ser especialmente escrupulosas para evitar caer en estas incoherencias que sólo pueden promover la confusión.

Ahora bien, ¿has decidido poner publicidad en BV? Pues muy bien, macho. Yo no te voy a decir lo que tienes que hacer con tu blog, ni te voy a dar consejos -¿quién soy yo?- sobre si sería adecuado que escribas una anotación al respecto. Pero una cosa te advierto, Gerardo, y espero que te lo tomes con humor: de ahora en adelante, cuando comente en BV, lo haré sobre la entrada y sobre la publicidad que haya visto en ese momento. Mwajajajaja....

JACK BLAKE:

Me he enterado de lo que has dicho de mí en otros sitios. Eres un niño malo, Jack, ¿y sabes lo que le pasa a los niños malos? ¡Leónidas les arranca la cabeza y se la echa a Gusifluky!

EL ANÓNIMO CON UN BEBÉ DE CUATRO MESES:

¡Mucha suerte!

Al final será lo que quiera o pueda ser, pero tú tendrás mucho que ver en ello. No tengo hijos, pero sí tengo bien claro que tener un hijo es, ante todo, una responsabilidad. No eludas la parte que te toca. En cualquier caso tu comentario ya indica que el tema te preocupa, y sólo eso es más de lo que veo en otros muchos padres. Hacerse preguntas es doloroso en ocasiones, pero a la larga beneficia. (Coño, me estoy sintiendo como si fuera la columnista de la sección “Cartas para Leonor” de una revista ñoña).

MARTÍN GARRIDO:

¡No se te fue la olla en absoluto! Jajajaja... A mí me pasa lo mismo. Los bebés me dan miedo, no por el daño que ellos me puedan causar -ninguno- sino porque su aparente fragilidad me cohíbe. En realidad no son tan frágiles como creemos (un anciano lo es más), pues la osamenta de un bebé tiene cierta flexibilidad que se pierde con los años. Aún así los veo tan desamparados...

Una vez, hace más de una década (esto no tiene nada que ver con tu comentario pero me da la gana de contarlo) coincidí en una tienda con una joven mamá que llevaba a hijito en brazos. El niño, de un año o así, me miró, se le iluminó la cara con una sonrisa indescriptible, tendió los brazos hacia mí y empezó a patalear como queriendo separarse de su mamá para que yo lo cogiera en brazos. La madre me miró con cara de sorpresa, yo miraba a madre e hijo con cara de sorpresa, el bebé me miraba feliz y me tendía los bracitos... ¡Me sentí grande, Martín Garrido, me sentí GRANDE!

Ay...

Anónimo dijo...

El anonimo con una enana de cuatro meses, soy yo, el hipy melenudo.No me dejaba poner elnombre.Que le vamos a hacer......

Anónimo dijo...

Que digo yo que tu comentario a modo de respuesta a tus lectores te habrá llevado, por lo menos, unos diez minutos, ¿no?

MO.

Leónidas Kowalski de Arimatea dijo...

Melenudo:

Vale, enhorabuena por esa mocosilla cagona. No sé tú, pero yo estaría acojonado. ¡Qué peazo responsabilidad! Mucha suerte, de verdad.

MO:

¿Ya has vuelto a la cobardía de no dejar enlace? En fin...

El megacomentario de respuesta me llevó unos tres Mt (Muchotiempos). ¿Hay alguna otra duda que te pueda resolver, vida mía?

Gerardo dijo...

Leónidas: [De entrada la publicidad metida en la labor de cada cual me suena a peseterismo, a desmedido gusto por el dinero. Sé con razonable seguridad que no es tu caso, y tendrás tus motivos (o tu necesidad) para hacerlo. De ti me ha sorprendido mucho, francamente.]

Sigo sin ver por qué no puede alguien sacar dinero con su blog. Y más si es un blog muy popular que, mientras sea honesto y genere su contenido, tiene todo su derecho. Una cosa son los Microsiervos y otra Magonia, por poner un ejemplo. Al un blog se le puede dedicar mucho trabajo que es justo ver algo recompensado.

Lo siento en el alma (bueno, en mis sinapsis), pero tus argumentos me suenan a patanegrismo bloguero como aquello del búho que te enlacé. A "Sólo un bloguero que no tiene publicidad es auténtico." ¡No te nos guruíces, Leónidas!

[La publicidad por AdSense o similares: En este caso el bloguero sigue escribiendo lo que le sale de las pelotas, pero puede darse el caso de que esté rajando de algo que a la misma vez el lector ve publicitado en ese mismo blog. He visto en blogs escépticos anuncios de tarotistas; y en una página magufa vi anunciarse el blog Magonia entre charlatanes de la adivinación. Esto, cuando menos, hace que desconfíes de unos y de otros, sobre todo si no sabes cómo va este rollo. Y creo que las personas interesadas en el pensamiento crítico deberíamos ser especialmente escrupulosas para evitar caer en estas incoherencias que sólo pueden promover la confusión.]

La publicidad de Adsense se puede escoger, para impedir que se muestre la que no deseas. Yo ya tengo baneados un montón de anuncios magufos, solo hay que molestarse en vigilarlo de vez en cuando.

[Pero una cosa te advierto, Gerardo, y espero que te lo tomes con humor: de ahora en adelante, cuando comente en BV, lo haré sobre la entrada y sobre la publicidad que haya visto en ese momento. Mwajajajaja....]

Precisamente, seguramente incluya un pequeño texto que diga algo como "¿Publicidad magufa?, ayúdame a banearla enviándome el enlace del anuncio." Los sitios no deseados se apuntan en una sencilla lista, que pienso compartir además con otros escépticos para que todos tengamos el Adsense limpito.

Pedro Gimeno dijo...

El ánimo de lucro no es necesariamente negativo. La guerra contra los charlatanes no es porque se lucren, sino porque lo hacen engañando. Si haces algo por dinero y no engañas a nadie, ¿a quién haces mal? ¿Qué hay de malo en tratar de sacar rentabilidad a tu esfuerzo? ¿De qué vivimos, al fin y al cabo, si no es de eso?

Otra cosa es que decidas ofrecer algo sin ánimo de lucro y así lo manifiestes o lo des a entender. En ese caso, cambiar de opinión es en cierto modo engañar.

Yo he colaborado en varios proyectos sin ánimo de lucro, empezando por el emulador de Spectrum de hace años, y de ellos no me he planteado sacar dinero (casualmente del emulador sí que saqué un poco indirectamente, aunque ese es otro tema), pero no veo mal que quienes se lo plantean lo hagan. He colaborado, por ejemplo, para el GIMP, el programa de manipulación de imágenes libre. Resulta que hay alguien que vende el GIMP, ¿y qué? La licencia lo permite. ¿Que se están aprovechando de mi trabajo? Claro, es algo que ya sabía cuando me decidí a colaborar. No están engañando a nadie.

Si hago algo con la idea de explotarlo, ¿qué hay de malo en ello? Y si no me planteo ni sí ni no sino que empiezo sin hacerlo y después decido explotarlo, ¿cuál es el problema? ¿A quién he engañado?

La cruzada contra el lucro tiene poco sentido. Todos tenemos que vivir.

Eso sí, personalmente no aguanto la publicidad en internet, así que uso el Adblock para librarme de ella. (Eso no es una cruzada contra el lucro; a quien no le moleste y le interese la publicidad, que la pinche, no veo nada malo en ello.)

-- Pedro Gimeno

Leónidas Kowalski de Arimatea dijo...

Perdón por la tardanza. Por si aún sirve de algo respondo a Gerardo y a Pedro.

Gerardo:

No, no me guruízo nada. Mi aversión por la publicidad no es un intento de sentar cátedra ni nada que se le parezca. Tampoco creo que un bloguero sea más recomendable que otro en función de tener o dejar de tener publicidad en su blog. Simplemente me molesta porque, al ver publicidad, se me hace inevitable pensar en qué interés espurio puede haber tras lo que estoy leyendo.

No sabía que hasta cierto punto se puede seleccionar la publicidad que el Adsense te endilga. Eso es bueno, aunque lo malo es que hay que hacerlo a posteriori, cuando el anuncio ya se ha hecho público. No obstante tu idea de compartir la lista de publicidad baneada servirá para que otros puedan adelantarse, claro.

Pedro:

No tengo nada en contra del lucro mientras sea honesto y legal. Que la gente gane dinero me parece de perlas, y a mí también me gusta ganarlo como a cualquiera.

Pero hablando de honestidad, si estoy leyendo un artículo donde se pone a parir a los adivinadores y a la misma vez estoy viendo anuncios en los que se promociona a un tarotista, pues... como que me toca los cojones. Por eso de la honestidad, ya sabes.