AVISO PARA LECTORES: Esto es un blog de desahogo personal y en ningún caso las opiniones aquí vertidas se corresponden con la postura oficial del Vaticano. Leónidas Kowalski de Arimatea es un personaje ficticio, y los gatos que escriben sus textos no comparten necesariamente su comida. Los autores no tienen nada contra las mujeres, y por lo que a ellos respecta pueden seguir constituyendo asociaciones feministas para dar pena y mendigar subvenciones.

miércoles, 29 de octubre de 2008

Ni se puede ser más puta ni más imbécil


El título de este vómito se refiere a la puerca criminal que le meneó la polla un par de veces al pobre retrasado conocido como Jesulín de Ubrique. El infeliz retardado convalecía -no recuerdo si de una cogida de un toro más listo que él (lo que no tendría nada de asombroso) o de un accidente de tráfico- cuando una enfermera más puta de lo que tradicionalmente son todas las enfermeras decidió que ese gilipuertas oligofrénico sería para ella. O mejor dicho: la tía zorra decidió que el dinero del tontito sería para ella. María José Campanario, se llama la muy puta.

Se habla mucho de la otra puerca llamada Belén Esteban, ex del toricida idiota, tan aficionada ella a las exclusivas y a los progromierdas donde enseñará sin el menor rubor hasta el hígado siempre y cuando le paguen lo bastante, pero parece que la gorda de la Campanario pasa desapercibida. ¡Ja!, la Marijose es de las que las mata callando. ¡Menudo zorrón desvergonzado es la Campanario, que dio el campanazo al liarse con el subnormalito torturador de toros!

La otra, la Estebanilla, es una golfa que va por derecho. Se la ve venir y eso siempre es una ventaja que se agradece. Además tiene cara de zorrón, que es como una bandera de guerra que no deja lugar a confusiones. La otra en cambio es más peligrosa, porque va de gordita buena, saltándose la Convención de Ginebra, que especifica que las partes beligerantes deben estar adecuadamente identificadas -¿o era el Convenio de La Haya?-. Menuda elementa la campanera, tanto en Ginebra como en La Haya.

La Esteban, puta como es, ha tenido la decencia de aprovecharse sólo del tonto Jesulín y de las cadenas de televisión (alguna pública habrá y eso queda en la conciencia de todos); pero la otra... ay, lo de la otra es que no tiene nombre.

Y es que la delincuente Campanario, no contenta con el campanazo de enredar al deficiente Jesulín, se ha metido en una trama de corrupcion de la sanidad pública para que a su señora madre le concedan una pensioncita, madre que por cierto no trabajó en su puñetera vida y que por lo tanto no podía tener derecho a esa prestación que -no lo olviden- pagamos todos los currantes.

La desvergüenza es tan grande que me faltan adjetivos, y mi mala uva es tan deprimente que no voy a molestarme en consultar diccionarios. Es que una cosa es ser puta y otra cosa es querer hacernos pagar el puterío a todos.

Pues nada, que la han pillado de marrón, junto a otros veintitrés pájaros, y el fiscal pide para ella cuatro años y seis meses de cárcel... pero tengo la vomitiva sospecha de que esta golfa no va a pisar la cárcel. Hace mucho lo expresó muy bien cierto señor al decir aquello de:


Madre, yo al oro me humillo,
Él es mi amante y mi amado,
Pues de puro enamorado
Anda continuo amarillo.
Que pues doblón o sencillo
Hace todo cuanto quiero,
Poderoso caballero
Es don Dinero.

Sabio, Don Paco de Quevedo y Villegas. Ojalá esta vez se equivoque y veamos a la señora millonaria de un torero oligofrénico entre rejas. Eso nos demostraría que existe un sucedáneo de justica... pero sigo pensando que el poderoso caballero don dinero hará su sucio y amarillo trabajo.

Si me equivoco háganmelo saber, y me darán una alegría.

22 comentarios:

Anónimo dijo...

El que no corre vuela, los viejos sacando medicinas para que no falten, las academias cobrando cursos del fondo social sin dar cursos, el parao que cobra del paro y de las chapuzas que le hace a la vieja de antes, el paro agricola, la embarazada que cobra la baja maternal y mantiene su negocio abierto, el famoso collarin que se pone hasta el perro cuando le dan por detras a alguien en un accidente de trafico.

Así que vamos todos deseando que alguien nos de por detrás. Y joder... todos los dias nos dan pero gratis.

Bueno.... pasame el Hola que mire peinados.

Mondejar.

jonay dijo...

De listos está el mundo lleno, lástima que el mundo no este hecho para los listos, si no para los sinvergüenzas ( o sinvergüenzos, para no herir subcestibilidades)

anais dijo...

Ahora ponemos verde a la Campa (con razón) porque ha salido el asunto a la luz, pero esto es absolutamente el pan nuestro de cada día. En cualquier sitio donde se pueda conseguir una prebenda, habrá alguien que lo hará sin el menor escrúpulo. No es un consuelo, pero así son las cosas y no creo que cambien.
Oye, y aparte de eso qué te han hecho a ti las churris del Jesulín, que parece que tengas algo personal contra ellas.
Saluditos.

Aurora dijo...

De momento, esta tía no está condenada por nada. Sólo imputada, aunque si se demuestra que es culpable, espero una sentencia ejemplar.
Aunque a mi me da más vergüenza lo que pasa con el cachuli de la Pantoja, que es culpable de mogollón de chanchullos, está en libertad y condenado, pendiente de no sé cuantas causas y que va a cobrar un pastón de Telecinco por ir a explicar su estancia en la cárcel.
Y conste que no me da vergüenza él, si no la cadena.

Aurora dijo...

Uissssssssss, cuantos aunque...
Mil perdones

Jack Blake dijo...

Hola. No comprendo como os poneis ,ustedes, vosotros, cuando esa gente lo que hace es una utilidad social. Digo yo, si la sociedad lo que demanda es morbo, ellos se ganan la vida produciéndolo. ¿Porque les pedimos, encima que sean héroes y dignos ciudadanos de pro?. Ya cumplen sirviendo a los intereses de la sociedad con el morbo social que producen. Digo yo.

víctor dijo...

Leo, no me he leído la entrada (ni las últimas entradas desde el ventipico de septiembre, pero prometo volver a leer (alguna vez)

tengo abandonados los blogs (temporalmente)

simplemente pasaba para saludar, pues eso, que te den

JAVI (El Inconformista) dijo...

Bueno, creo que últimamente tu misogínia te anda empeorando y eso desluce mucho las entradas en las que tienes toda la razón del mundo mundial, como esta.

Será que soy un gilipollas, pero cada vez me gusta más cuando tienes las salidas escépticas y dejas de lado tus prejuicios anti-féminas (que, sí, que sí, que son todas unas putas, menos unas cuantas que yo conozco y eso, por cierto, me lleva a aquello de los conjuntos disjuntos y ... bueno, perdona que me enrolle)

Dejando lo de tu encuesta de lado, sí, la Campanario y la Esteban son dos mochuelas para estar prevenido contra ellas y el de Ubrique un tontorron que bien merecida tiene la suerte que le ha tocado (y no solo por toricida, que aun le recuerdo cuando hacia colección de bragas y cantaba aquella orterada de "toa, toa, toa... te nesecito toa" (las faltas no son mías, son pura transcripción))

Respecto al fraude al resto de patrios contribuyentes, no me parece nada del otro mundo. Bancos, políticos, futbolistas... joer, si es que en este país el que no es chorizo es pobre.

Ale, don Leonidas, que espero no estar entre los copy-peguistas que tanta rabia le provocan y que me haga el favor de seguir vomitando por muchos años que, aun teniendo que perdonar su misoginía compulsiva, se agradece encontrar a un enfermo de la sinceridad.

Saludos desde el más alla. (de la red, se entiende)

Anónimo dijo...

jajajaja, de mal en peor, ya se te acaba el repertorio? Ahora el Señor Leonidas se dedica a ser cronista de la prensa rosa, lo mismo te contrata Pronto o el Hola, jajaja tendrás más lectores, eso si más viejos.

Y como no el rebaño todo a una.

Leónidas Kowalski de Arimatea dijo...

Anonimillo, el señor Kowalski puede ser cronista de la prensa rosa, crítico de economía, contertulio polivalente, y si me apuras hasta comentarista deportivo. Jódete.

MONTOYA dijo...

Pues yo conozco a unas cuantas que son bastante más zorras y a muchos otros que son bastante más imbéciles, si cabe.

Pero no son famosos.
Ni intentan estafar a la S.S.
Tampoco salen el en Hola o el Diez minutos.
Pero no veas lo putas que son ellas y lo imbéciles que llegan a ser ellos.


MO.

annabel dijo...

A mi la verdad, es lo que cada una haga con su chumifloix, me la trae al pairo.
Cada uno con su moral...
Aunque no entraría en descalificaciones, por aquello de mejor no juzgar, para no ser juzgada.

En fin, será que sé que no soy perfecta, y prefiero no juzgar a los demás, por otra parte sólo es la justicia, quién debe hacerlo.

Sólo veo GH, y ya hasta me aburre, empiezo a preocuparme, en serio,
¿que me está pasando?

Anónimo dijo...

Cuando los medios de comunicación dejen de lucrar a personas cuyo único mérito es un morro de impresión el mundo será un lugar mejor.

Pero y su inspiración señor K.?
si nada le pone de mala leche que birria de entradas nos iba a lanzar?
Rebeca

Anónimo dijo...

¿Qué clase de descerebrado escribe en un blog que todas las enfermeras son unas putas? Joder, si tú mismo estás al mismo nivel que el Jesulín y la Campanario. Lo que hay que ver...

Leónidas Kowalski de Arimatea dijo...

Las enfermeras, sí, y todas las demás, también. ¡A ver qué te has creído!

Ba dijo...

No conozco a casi nadie de ese mundo.
Y creo que es lo que le debería pasar a todo dios, si entre sus principios entra la idea de que es un mundo carente de interés.

Anónimo dijo...

Sólo por curiosidad ¿en eso de que todas las mujeres son unas putas también incluyes a tu madre?

Leónidas Kowalski de Arimatea dijo...

Anónimo, no me seas simplón. Claro que la incluyo, y a la tuya también.

A mí siempre me han parecido unos mierdas hipócritas los que dicen que todas son unas zorras salvo aquellas que le tocan de cerca.

Anónimo dijo...

Pues sí, todas son unas putas, menos yo, claro, que soy un dulce.

Y todos los ellos unos cabrones, menos tú, obvio, que eres un sol.


Alelí.

Mtekila dijo...

ni yo tampokooooooooooooo
cierto vida mia??????

Leónidas Kowalski de Arimatea dijo...

Tú sí, Mtekila. Tú sí que eres puta...

Chafandika dijo...

Yo me parto. Hay, por cierto, una rondeña por ahi que viene a decir

Puta tú, puta tu madre,
puta tu hermana y tu tía
¡cómo quieres que me meta
entre tanta putería!

A la campanario esa la faltan aún por comer muchas pollas, y sino, al tiempo. Cuentate algo del cluni, anda, que estos de los que hablas son unos adefesios.