AVISO PARA LECTORES: Esto es un blog de desahogo personal y en ningún caso las opiniones aquí vertidas se corresponden con la postura oficial del Vaticano. Leónidas Kowalski de Arimatea es un personaje ficticio, y los gatos que escriben sus textos no comparten necesariamente su comida. Los autores no tienen nada contra las mujeres, y por lo que a ellos respecta pueden seguir constituyendo asociaciones feministas para dar pena y mendigar subvenciones.

viernes, 24 de octubre de 2008

Historia de la oveja que abandonó el rebaño


-No te juntes con la Oveja Solitaria, querido Norit.

Todos los días el mismo consejo maternal. A veces Norit preguntaba a su madre por el motivo de tan insistente recomendación, pero su madre, sin entrar en más detalles, le respondía siempre:

-Querido Norit, las ovejas vamos en rebaños, de igual modo que las abejas van en enjambres. Siempre ha sido así y así ha de ser siempre.

Norit no quedaba muy satisfecho con esa explicación, pero la aceptaba de buen grado porque su instinto le indicaba que debía mantenerse unido al grupo. Sin embargo la Oveja Solitaria ejercía una misteriosa atracción sobre Norit. ¿Por qué la Oveja Solitaria se alejaba del rebaño? ¿Qué la hacía diferente?

Un día el joven Norit sintió un dolor agudo en una pata. Vio a una abeja luchando por desprenderse de su pata, desgarrándose el abdomen puesto que su aguijón de punta arponada no era fácilmente extraíble.

-¿Por qué me has picado, abeja mala?

-Lo siento. Creí que me ibas a pisar, borreguito. Te he picado porque así me lo dictó el instinto. Veo ahora que eres bueno, pero el daño ya está hecho. Si quieres venganza piensa que la picadura ha sido también mi suicidio, pues cuando una abeja pica por primera vez es también la última. Mírame, pequeño corderito: estoy partida en dos. Me muero. Yo no quería morir, pero el instinto me hizo picarte a la menor señal de alarma.

A pesar del dolor de la picadura, Norit se apiadó de la moribunda abeja y quiso hablar con ella mientras agonizaba:

-Mi mamá simpre me dice que debo estar en el rebaño, al igual que vosotras, las abejas, siempre estáis en el enjambre.

-¡Qué tontería!- respondió la abeja- Bien es verdad que migramos y formamos panales mediante los enjambres, pero aparte de eso cada una va por libre buscando alimento y descubriendo nuevas rutas de flores. Las abejas exploradoras somos tan necesarias como la reina, y debemos ser aventureras, por el bien común.

La abeja murió sin darle tiempo a Norit de hacer más preguntas, pero esa misma noche Norit habló con su madre:

-Mamá, de mayor quiero ser una oveja exploradora. Las abejas tienen abejas exploradoras; no van siempre en enjambres.

-Bueno, hijo, cómete toda la cena para ponerte grande y ya hablaremos cuando seas mayor.

A la mañana siguiente Norit se separó discretamente del rebaño y se acercó a la vieja y denostada Oveja Solitaria. Así le habló:

-Señora Oveja Solitaria, mi madre me tiene prohibido acercarme a usted, pero necesito saber por qué usted es diferente.

-Tú eres el pequeño Norit, ¿verdad? Mírame, pequeño, mírame y dime qué ves.

-Veo cicatrices, señora Oveja Solitaria. Supongo que son debidas a las mordeduras de los perros pastores. Debieron de morderla mucho cada vez que usted se alejaba del rebaño.

-Te equivocas, joven Norit. Los perros pastores suelen tratarme con respeto. Casi todas las señales que ves se deben a mordeduras de nuestros congéneres. Entre las ovejas abundan los celos, las envidias y la incomprensión. Es duro ser una oveja disidente.

-Pero entonces, señora Oveja Solitaria, ¿por qué no se une al rebaño?

-Verás, joven y atrevido Norit: cuando yo era un inocente corderito como tú, me convencieron de que nunca debía alejarme del rebaño por temor a los lobos.

-¡Los lobos comen ovejas!- dijo histérico el pequeño Norit.

-Sí, eso me dijeron también a mí. Hasta que una noche me perdí del rebaño y un lobo me alcanzó.

-¿Y qué pasó, Oveja Solitaria, qué pasó?- preguntaba frenético el ingenuo borreguito.

La anciana Oveja Solitaria se pensó largamente la respuesta, para acabar diciendo:

-Lo que pasó eres demasiado joven para entenderlo, amiguito Norit. Sólo dile a tu madre que aquella noche eché el mejor polvo de mi vida.

17 comentarios:

Javi (el de la osera) dijo...

Una fábula estupenda. Sí señor. Instructiva, moralizante, amena, y con un final made in DCC.

Me ha gustado mucho.

Leónidas Kowalski de Arimatea dijo...

Gracias, Javi. Me alegro de que te haya gustado.

kitty_wuuuu dijo...

- ¿Tú qué animal eres?
- Un perro lobo.
- Y,¿eso cómo es?
- Mi madre era una loba y mi padre un perro... ¿Tú qué animal eres?
- Un oso hormiguero.
- ¡Anda ya! Un oso hormiguero...


:D

Leónidas Kowalski de Arimatea dijo...

Kitty, qué falta de respeto a una entrada seria con mucha miga y mucho mensaje y todo eso. Y luego otras perturbintas te aconsejan en tu blog que no te dejes faltar al respeto por "Leonidillas"... ¡tiene cojones la cosa!

kitty_wuuuu dijo...

¡Eh! Me parece una falta de respeto que siempre rajes de lo que te escribo.
Es que no aprendo, no aprendo... No debería dejarte nada escrito porque no te lo mereces, por irrespetuoso y porque no debería andar hablando con viejos.

Leónidas Kowalski de Arimatea dijo...

Kitty, cielo, si cualquiera mira la diferencia de tiempo que hay entre tus comentarios y los míos se dará cuenta de que estamos manteniendo una conversación paralela por otro lado, así que no salgas con que no deberías "andar hablando con viejos", que bien que te mola charlar con este viejo de 33 añitos.

Por cierto, una niña me pidió esta noche que la entretuviera con mi amena conversación dado que no iba a salir... ¿quién sería, pequeña Kitty?

kitty_wuuuu dijo...

Alguna golfa.

¿Algún día te darás cuenta de que no tengo vergüenza?

Leónidas Kowalski de Arimatea dijo...

JAJAJAJAJA... Venga, se acabó el chat bloguero. DCC es una bitácora seria y no puedo permitir estas cosas. Además luego me tengo que enfrentar a las leonas celosas que me piden explicaciones. Vale ya, so bruja.

annabel dijo...

No he entendido esta entrada.
A mi me gusta la Sirenita, Ariel al aroma de jabón de Marsella...... Bajo el mar, bajo el mar
Nadie nos fríe ni nos cocina en la sartén
Si no te quieres alinear bajo el mar te quedarás
Y sin problemas entre burbujas
Tú vivirás...

Y la abeja Maya: "En un pais multicolor, nació una abeja bajo el sol, y fue famosa en el lugar por su alegría y su bondad (...)"

Tiene algo que ver, ¿no?

Aunque una relación, lésbica entre ellas no me la imagino.

annabel dijo...

Perturbintas, no lo dirás por mi, espero, es que acabo de darme cuenta.
Aunque la Kitty, se las trea si, menuda es...
Perturbintas, voy a buscarlo, como no me guste lo que significa, no sé, porque después digo que no vuelvo, y vuelvo.
Mejor me callo.

annabel dijo...

No he encontrado lo que significa perturbintas.
Espero explicación, y sobre todo que no tenga nada que ver con lo que parece, porque entonces si habrás dado en el clavo conmigo, pero en negativo, claro.

Anónimo dijo...

Basura de Blog

MONTOYA dijo...

"¿Por qué me has picado abeja mala?"

JAJAJAJAJA!
Voto por hacer de Norit una estupenda chaqueta de lana.


MO.

Leónidas Kowalski de Arimatea dijo...

Montoya, chochete, no tienes corazón.

Y no le pidas más a lo que escribe un cabeza de chorlito, que como muy bien dijo el cobarde anónimo es una basura de blog.

annabel dijo...

Soy pesada. Lo sé. Soy un coñazo. Lo sé también, pero si no le digo algo al anónimo reviento, porque si afinas la nariz y agudizas el olfato, verás que aqui está todo muy limpio, Norit con aroma a lavanda, perlan, mimosín, Ariel al aroma de jabón de Marsella...
Uhmmmmm, hasta aqui llega el olor.

Ay, estos anónimos resfriaos...
Paracetamol, en esos casos, viene muy bien.

Rocket dijo...

Estimado Leonidas,

Bonito cuento con moraleja desmoralejadora. Y además liga ud. con sus lectoras, detalle, que, si me lo permite, habla muy bien de su nivel de atención para con la concurrencia habitual.

Es ud. incorregible.

Por cierto, ¿es ud. por ventura lobo, ex-norit, oveja de rebaño, la madre del cordero o todos y cada uno de los personajes en función de como se le antoje ud. el humor?

Excelente como siempre... pero Gusifluky sigue sin salir.

Saludos,
Rocket

Leónidas Kowalski de Arimatea dijo...

JAJAJAJA... Rocket, es que no le puedo responder en serio porque su comentario me suena a pitorreo. Respecto a Gusi le confieso que ando tras él, pero es tan tímido...