AVISO PARA LECTORES: Esto es un blog de desahogo personal y en ningún caso las opiniones aquí vertidas se corresponden con la postura oficial del Vaticano. Leónidas Kowalski de Arimatea es un personaje ficticio, y los gatos que escriben sus textos no comparten necesariamente su comida. Los autores no tienen nada contra las mujeres, y por lo que a ellos respecta pueden seguir constituyendo asociaciones feministas para dar pena y mendigar subvenciones.

domingo, 28 de junio de 2009

Tengo una compañera. Perdón, quise decir una COMPAÑERA


En esta profesión que tengo, de la que tan orgulloso me siento y que tan poquito me pega según dicen algunos, he conocido de todo. Gente adorablemente buena y gente odiosamente mala. Hoy, permítanmelo, quiero hablarles de una mujer militar, de una mujer militar excepcional, porque excepcional es toda aquella militar que no obtiene ventajas por ser mujer. La llamaremos Zeta, Cabo Primero Zeta.

Zeta era una Soldado de zapadores. Después fue una Cabo de zapadores y en ese empleo le tocó irse a Afganistán para construir carreteras y esas cosas que hacen los zapadores, pero nunca habla de ello salvo que se le pregunte o venga muy a cuento, porque es modesta como son los buenos militares. Posteriormente usó la oportunidad de cambiar de especialidad y se hizo mecánico. Así es como llegó al lugar donde yo estoy destinado y nos conocimos. Después hizo el curso de Cabo Primero, manteniendo el destino.

En apenas tres meses y medio la Cabo Primero Zeta y yo hemos participado en tres maniobras ejerciendo de jefes de pelotón de infantería, aunque ambos somos técnicos. Creo que nos meten en todas las maniobras porque ni ella ni yo nos quejamos, a pesar de que no se cuenta con otros muchos Cabos Primeros. Zeta ascendió al empleo de Cabo Primero cuando yo llevaba más de diez años en él, así que la suelo llamar "modernaca". Ella no me lo toma a mal.

Es Zeta una compañera excelente que cuando sale de la tienda de campaña me invita a tomar café si lo hay; pide para sí los marrones que me caen a mí; el montaje y desmontaje de las respectivas tiendas de campaña lo hacemos juntos por iniciativa suya; y mil detalles más. Con ella me atrevo a gastar bromas de mal gusto como hago con los hombres, y ella hasta me sigue el juego demostrando con ello que de verdad entiende lo que es la igualdad sexual. Una vez le dije que odiaba a las mujeres, especialmente a las mujeres militares, y Zeta se limitó a darme la razón.

Es que Zeta no es guapa ni tiene un cuerpo bonito, y yo creo que eso lo explica todo. Si Zeta fuera una tía buena no podría ser la excelente compañera con la que he compartido tantos días tirado en el campo.


Zeta es una militar, no es una zorra de uniforme.

14 comentarios:

Anónimo dijo...

¿He entendido bien? Las mujeres, ¿o son guapas y tontas o son feas y listas? ¿No se pueden dar otras combinaciones?, sobre todo si son militares...

Javi (de la osera) dijo...

Permíteme contestarte, Anónimo. En el Ejército, si una mujer está buena sufre tal acoso, o mejor dicho, le dan a entender de tal forma que puede hacer y tener lo que quiera, que se vuelve una zorra. Son muy pocas -hay que tener una gran personalidad- las que se resisten a obtener beneficios sin esfuerzo, algo común a los hombres, salvo que nosotros no lo tenemos tan fácil.

Así pues, una mujer no digo ya fea, sino "menos atractiva" no se ve tan asediada, por lo que no se le suben los humos a la cabeza.

No obstante, y como Leónidas ha indicado en alguna ocasión, a veces -pocas, la verdad- encuentras mujeres guapas y que sin embargo no admiten tratos de favor. Esas son las que llamamos "Compañeras".

P.D.

Un saludo, Leo. Encantado de volver a leerte.

Leónidas Kowalski de Arimatea dijo...

Saludos, Javi. Yo no me molestaré en explicar nada al anónimo, porque habla de listas y tontas sin venir a cuento. Yo no he hablado de nada de eso en esta entrada, sino de guapas y feas o zorras y buenas. No tengo ni idea de a santo de qué ha sacado el anónimo su impertinente conclusión.

Pandora dijo...

Se te ve el plumero a leguas!!..Lo curioso es que a quienes pretendes demonizar sea a las mujeres guapas que se aprovechan "del acoso" al que son sometidas y por aceptar los beneficios que se les brindan las tachan de "zorras"..Y los hombres, COMPANEROS que acosan y ofrecen haciendo alarde de su posición de poder, qué son? Cerdos, guarros, explotadores o vulgares clientes de prostíbulos?

A ver, táchalos a ELLOS tambien.

Saludos

pataleos digitales dijo...

En otros sectores mayoritariamente masculinos tambien ocurre. Como en las ingenierias. Están las compañeras, y esas que van con escote generoso, falda corta y se inclinan todo lo posible sobre la mesa para dejar lo que sea... si, se entiende Leo ;)

Leónidas Kowalski de Arimatea dijo...

Pandora, ni plumero a leguas ni hostias consagradas. Tú has leído poco de este bendito blog, creo. (No te culpo por ello).

Pataleos Digitales, gracias por tu apoyo. He visto en tu blog que estamos de acuerdo en ciertos asuntos que por ser políticamente incorrectos caen mal a una mayoría sin sentido crítico. No desfallezcas y sigamos pataleando.

Anónimo dijo...

Si yo tubiera un buen culo, unos buenos pectorales y una tableta de chocolate en lugar de michelín. Y por enseñarselo a mi jefa y dejarmelo sobar un poco o un mucho me subieran el sueldo y me promocionarán también lo haria. El primero!! Son ellas zorra o nosotros que sólo "pensamos" con el rabo.
Quilbil

ad nauseam dijo...

No es el físico lo que diferencia a los zorrones de las buenas militares, sino los cojones que echan. Tengo entendido que el otro día en el famoso FAN-PIN unas cuantas mujeres del ET demostraron lo que es ser una buena militar, pues a pesar de tener un físico inferior al de un hombre demostraron tener mucho más huevos que la mayoría.

Leónidas Kowalski de Arimatea dijo...

Quilbil, lo siento pero no comparto tu mentalidad prostituible (a pesar de que estoy como un tren).

Ad Nauseam, ¡has vuelto, a pesar del feo asunto de la ametralladora esa mala que pesa tanto (so maricona)! Como dices es una cuestión de cojones, aunque yo preferiría usar las palabras entereza o dignidad. Da igual, vienen a ser lo mismo. El caso es que las buenorras raramente usan esos cojones, porque eso exige sacrificio, ¿y por qué sacrificarse si pueden usar el camino fácil? Pero no nos engañemos, querido Ad Nauseam: tu comentario, como siempre, busca cambiar de tema y hablar de lo que tú quieres, que en este caso es el Fan-Pin. Te recuerdo que en este blog hay una entrada dedicada a esa actividad, allí podrás decir lo que quieras sobre eso sin recurrir a sucias maniobras. Gracias.

Jack Blake dijo...

Hola. Pues yo, después de haber leido a todos ustedes, vosotros, quisiera decir algo intrascendentemente intrascendete, valga la redundancia adjetivamente adjetiva. Se trata todo de adjetivos, y quien tiene la culpa de los adjetivos, no es quien los recibe sino quien no tiene dos dedos de frente para adjetivar más desglosada y variadamente. No sirve decir, como dice el refrán, al pan, pan y al vino, vino. Sino que dentro de cada pan, dentro de su variedad, que las hay a miles, uno se puede encontrar diversas cosas circunstanciales, como una lima, para limar los dientes de pura envidia, sana o insana, y dentro de cada vino, en cada variedad que las hay a millones, pues, también se pueden encontrar hasta los pelitos del guarro de turno que, pisando y pisando el vino se rasca la cabezota de picazón, por la circunstancia de ser un guarro y no habersela aseado ese día. Es decir, simplificando, mujeres y hombres, solo hay una especie, los demás son variedades y no especies. Al final, lo que cuenta, no es el adjetivo, sino las personas.
Pd: lástima que esa chica, no tenga además dos buenas razones y un buen monte de Venus, y sea dueña absoluta de todo ello.Según la pintas, claro. Un saludo.

Leónidas Kowalski de Arimatea dijo...

Por favor, Dios, si existes déjame probar lo que fuma Jack Blake.

ad nauseam dijo...

Leo como siempre te equivocas, y es que vales tanto como psicoanalista que como militar. Yo no pretendía hablar del FAN-PIN, sino de los valores militares, valores militares como los que aplica la cabo primero Zeta , valores militares como los que se cultivan en dicha actividad deportiva, y es que en el deporte se cultivan todas las virtudes militares, espíritu de sacrificio, compañerismo , LEALTAD, etc. Pero claro es mas fácil vomitar mierda y frustraciones en un blog que echarle cojones a la vida y sufrir y luchar practicando alguna actividad físico-militar.
Por cierto que pensaría el doctor Misogino de un individuo de sexo masculino, en perfecto estado de salud, un individuo de constitución asténica, que es constantemente humillado y vencido en aquellas actividades deportivas que es OBLIGADO a realizar, por mujeres, incluso por aquellas mujeres que tienen una constitución picnica.

Anónimo dijo...

Hoy se ha nombrado a la primera mujer oficial del estado mayor (¿Cuántas pollas habrá chupado?)o, a lo mejor es casi tan inteligente, buena persona, buen militar, excelente compañero, etc. etc, como los otros machos men.
¿qué camino habrá elegido? ¿el fácil de follarse a los guapos y fornidos militares con los que se ha ido encontrando a lo largo del camino y engañados le han allanado el camino? o, ¿el díficil y muy masculino de pensar y trabajar a la vez?
De verdad, qué pena

Leónidas Kowalski de Arimatea dijo...

Ad Nauseam:

Jo jo jo, veo que te ha jodido mi malvada mención a lo de la ametralladora, y eso que fui clemente y no mencioné detalles. Puedes seguir insultando con tus mentiras y tus chorradas, pero esto ya se está saliendo del tema descaradamente, y una vez más pretendes desviar la atención de lo que habla la entrada. Modérate, nenaza, modérate, e invierte tus fuerzas en la MG...

Anónimo:

Yo no me atrevo a opinar sobre tales jefazos, que soy vil tropaza. De verdad que me da miedo abrir la boca. Lo siento.