AVISO PARA LECTORES: Esto es un blog de desahogo personal y en ningún caso las opiniones aquí vertidas se corresponden con la postura oficial del Vaticano. Leónidas Kowalski de Arimatea es un personaje ficticio, y los gatos que escriben sus textos no comparten necesariamente su comida. Los autores no tienen nada contra las mujeres, y por lo que a ellos respecta pueden seguir constituyendo asociaciones feministas para dar pena y mendigar subvenciones.

viernes, 31 de julio de 2009

Orgullo


Me acaba de llamar. Me acaba de llamar para decirme que ya ha terminado. Me acaba de llamar para decirme que ya ha terminado y que
una de las doce plazas es suya, y yo siento una alegría enorme y unas ganas locas de abrazarla. Como está lejos y no la puedo abrazar me desahogaré en esta bitácora, sumidero de desvelos, ilusiones y confidencias.

Se queja con algo de amargura por no haber contado con apoyo, por haber sido blanco de burlas incluso. Dijo que quería ser militar y no la tomaron en serio; dijo que quería pilotar un helicóptero y se rieron de ella.

¡Ja!, hoy es ella quien ríe. Y yo, que tengo el inmenso honor de ser su amigo, me siento todo lo orgulloso que puedo sentirme sin llegar a explotar.

Lucía es arquitecta, porque así lo quisieron para ella. Pero ahora va a ser oficial de infantería y piloto de helicóptero, porque así lo ha querido ella. Le espera un año durísimo para formarse como oficial de infantería, y después otro año muy exigente para ser piloto de "helo", como ella dice ya con tecnicismo de profesional. Dos años duros, sí, pero si ustedes la conocieran sabrían que se los va a comer con patatas, y será piloto de helicóptero de combate como podría ser cualquier otra cosa que se propusiera.

Adoro a esa niña, entiéndanme.

18 comentarios:

Rocket dijo...

Estimado Leónidas,

Pues a pesar de no conocer a semejante talento, tenga usted a bien recibir mis más sinceras felicitaciones por la parte que le corresponde.

Me pongo en su caso y yo estaría igual de feliz.

Saludos,
Rocket

P.D.

Si no tiene usted inconveniente, váyale diciendo a su amiga que se mentalice para ir un poco más despacio, porque yo siempre termino teniendo problemas con los pilotos de "helo" porque van como locos...

Leónidas Kowalski de Arimatea dijo...

Jajajaja... Se lo diré, se lo diré, querido Rocket. Y gracias.

Anónimo dijo...

total y completa envidia sana por su compañera, amigo kowalsky, de parte de un miope que nunca pudo ser piloto...

Anónimo dijo...

Sin quitarle la alegría por lo conseguido por su amiga, la escala de complemento es la puerta de atrás de la oficialidad, siempre será de segunda división.

Anónimo dijo...

Felicito a tu amiga por lo conseguido, pero sobre todo por tener un amigo como tú.

Un besito, guapo.

Leónidas Kowalski de Arimatea dijo...

Anónimo del día uno a las 13:20:

Lamento lo de su miopía. Espero que no le suponga demasiado problema para cualquier otro objetivo en la vida.

Anónimo del día dos a las 8:40:

Un comentario un tanto grosero y fuera de lugar, ¿no?

Anónimo del día dos a las 18:23:

Gracias por la parte que me toca, aunque tengo mis dudas de que tenerme como amigo pueda ser bueno para nadie.

Queridos anónimos, ¿por qué no os identificáis aunque sea con un alias? Eso me facilitaría responderos.

Lady Pirata dijo...

Por la parte que me toca (ya sabe usted que tengo que estar siempre en medio):

¡QUIERO UN PAR DE PASEOS EN HELO!

O sea, que está tardando en sacarse el carnet de helicóptera.

Lo que voy a presumir, se chinchen todos :P

¡Un Muá!

Leónidas Kowalski de Arimatea dijo...

Querida Lady Pi:

Yo también quiero una vuelta en "helo", pero siendo yo vil tropaza tiene usted más posibilidades de obtener ese paseo que yo. Y me alegro por ello además.

Anónimo dijo...

Enhorabuena a su amiga por ser valiente y cumplir sus sueños.

Un abrazote. Rebeca

Jack Blake dijo...

¿Infantería, no era quienes iban unas veces a pie y otras andando?. ¿o solo van a pie cuando aparcan el helo y andando cuando van a subir al helo? Manda huevos, esto no hay quien lo entienda. Y eso de la puerta de atras de la oficialidad, me suena a carrera de verdad. Lo otro, meterse de pata negra por la puerta grande, me parece que no tiene nada de interesante, salvo clavar los codos cuando alguién quiere que seas eso, un oficial. Lo malo de todo esto, es que quien entra por la puerta grande, maltrata a la tropaza, pero mucho menos que lo harían algunos/as, que habiendo entrado por la puerta pequeña, incluso habiendo sido primero tropaza, despues masacran a quienes son lo que ellos, un día fueron. Nunca logré entender eso de las putadas por parte de veteranos hacia los novatos. Y, aunque logre entenderlo, jamás lo compartiría. Creo que es algo así como el autoresarcimiento del cobardica, que ataca a quienes son menos que él, nunca a quienes son mas que él. Y lo hace, sabiendo que a él, o a ella, no le gustaba que le atacasen o maltratasen así. Despues de decir to esto, creo que su amiga se debe dar por felicitada. Y a usted idem, por esa baba de envidia sana que le chorrea. Eso e to. Un saludo.

Pataleos Digitales dijo...

Enhorabuena a la nueva piloto de 'Batidoras'

Anónimo dijo...

¿Conoce tu amiga lo que supone ser Militar de complemento?..
¿Sabe que su "carrera" está limitada en años y cuando los agote se irá a la calle?..
Sigo opinando que los MILCOM deberían tener algún distintivo en las divisas para diferenciarlos del resto.., por experiencias propias y variadas con esos "oficiales"...

Leónidas Kowalski de Arimatea dijo...

Hola a todos.

Rebeca y Pataleos Digitales:

Gracias en su nombre.

Jack Blake:

Tu comentario, como es habitual, es un tanto... raro. Por partes: los pilotos de helicóptero del Ejército de Tierra pertenecen al Cuerpo General, en este caso concreto al Arma de Infantería. Ser piloto de helicóptero no es una especialidad en sí misma, sino más bien una formación complementeria a su especialidad del Cuerpo General.

No entro en tu debate sobre "patas negras" y "no patas negras", me parece fuera de lugar y además no comparto tu punto de vista.

Finalmente, gracias en nombre de la futura piloto por tus felicitaciones, pero eso que dices de mi envidia sana es un error; yo jamás he querido ser piloto ni de un triciclo.

Anónimo último, el de las 13:14 de hoy, contigo voy a ir despacio, que tu comentario, aunque breve, no tiene desperdicio:

[¿Conoce tu amiga lo que supone ser Militar de complemento?..]

Sí, lo sabe. Sabe eso y muchas otras cosas. En cualquier caso ya se ve que vienes con ganas de enseñar a los demás, por si no saben, los pobres.

[¿Sabe que su "carrera" está limitada en años y cuando los agote se irá a la calle?..]

Eso suponiendo que no opte por promocionar a militar de carrera, que es perfectamente posible aunque tú escamoteas ese dato. ¿Qué te hace pensar que ella puede desconocer la información tan sencilla que estás facilitando?

[Sigo opinando que los MILCOM deberían tener algún distintivo en las divisas para diferenciarlos del resto..,]

Justo lo que nos faltaba, más distinciones en los uniformes, como si las FAS no fueran ya lo bastante clasistas. Me has recordado la respuesta que dio cierto Coronel cuando unos impresentables le sugirieron la creación de un distintivo para la Tropa Permanente: "Sí, un loro encima del hombro os vamos a poner". Menos distintivos en el uniforme y más distinguirse en la conducta, hombre, eso es lo que hace falta.

[por experiencias propias y variadas con esos "oficiales"...]

Pues mis experiencias con los oficiales de complemento (sin entrecomillar, por favor) han sido y siguen siendo excelentes, al igual que con los de carrera. Si las tuyas no lo han sido quizá el problema esté en ti, ¿te has parado a pensarlo?

Anónimo comentarista, vale que seas un aguafiestas incapaz de alegrarse por los éxitos ajenos, pero dime, ¿qué pretendías con ese comentario tan tontarrón? Te estaré muy agradecido si me lo aclaras, porque de verdad que me has dejado estupefacto.

Lady Pirata dijo...

¿Un loro encima del hombro?

Me apunto.

Pues yo no me hago piloto, porque no me aceptan por la edad, pedazos de cabronazos, con lo de buen ver que estoy... y es que además los sufro a diario, vivo enfrente, todos los días helicóptero va, helicóptero viene.

Ahora dicen que es una postura sexual.

No digo más.

Anónimo dijo...

Mi comentario tan tontarrón es fruto de una serie de experiencias en mi vida diaria cuartelera, misiones en el exterior y demás, compartiendo Unidad con MILCOM´s., queriéndose comportar como oficiales y teniendo al personal bajo sus ordenes quemados de tanta tontería.

El anónimo de las 13.14.

opqaopqa dijo...

Mis felicitaciones a tu amiga. Que envidia, en cuanto termine la carrera es lo que quiero hacer... quizá no valga para helicópteros (seria un sueño), pero quiero ser militar, y decirle a los que comentan despectivamente a los de complemento que todo depende de la persona, no de la forma de entrar, ni del rango ni nada...

mis felicitaciones de nuevo.

Leónidas Kowalski de Arimatea dijo...

Gracias por tan amable comentario, Opqaopqa.

La piloto en cuestión (o tal vez no) dijo...

Hace ya tanto tiempo de esta entrada que seguro que nadie se percatará de mi intervención, tan tardía.

Quizás no tiene mucho sentido que escriba ahora, también confieso que en su día no me gustó nada leer mi historia en un blog, soy muy mía para mi propia vida; pero es ahora, no sé por qué, cuando me ha apetecido abandonar mi habitual discreción para escupir mis pensamientos. Porque sí, y ya está.

Supongo que el principal motivo por el que lo hago es porque quiero dar las gracias a todos esos que me habéis felicitado, a todos esos que me habéis mostrado apoyo y os habéis alegrado por mí. Ojalá pudiese compartir con vosotros la alegría e ilusión con que encaro este sueño hecho realidad.


A los que no, también. Vuestra opinión es tan respetable como la mía, que es la que paso a redactar a continuación.

Os ruego que no me malinterpretéis, que no os ofendáis, porque no es en absoluto mi intención.

Tan sólo quiero deciros que, bajo mi punto de vista, estáis en un error básico de concepto con respecto a mí, que en seguida paso a explicaros en qué consiste.


Siempre soñé con ser militar y ahora es cuando voy a conseguir cumplir mi sueño. Si tengo que ser de complemento, pues bienvenido sea, y a mucha honra. Lo mismo si hubiese tenido que ingresar como soldado, que por cierto era mi plan B. Y lo habría sido con todo el orgullo y la satisfacción del mundo, porque tengo claro que es a esto, con el rango que sea, a lo que quiero dedicar mi vida.

Tengo claro que soy una completa profana de la materia, que tengo muchísimo que aprender. Pero me llena de emoción (y respeto) poder hacerlo ahora, tener la oportunidad.

Me encantaría que todos esos "pura sangre", "pata negra" (y todos esos calificativos que os llena de orgullo adjudicaros) estuviéseis dispuestos a compartir conmigo vuestras experiencias e impresiones. Estaría encatada de escucharos y aprender de vosotros, igual que me apetece hacer con los suboficiales y con la tropa. Porque creo que de todos ellos tengo mucho que aprender, que todos ellos tienen mucho que enseñarme.


Me produce una profunda tristeza leer el desprecio con el que os referís a mí y a todos mis compañeros (la burra delante, pero porque en este blog se hace referencia a mí en concreto). Tristeza por vosotros, la verdad, porque creo que tenéis una visión equivocada de las cosas.
Y eso que al final estaremos en la misma escala y seremos compañeros. A años luz, por supuesto, jamás pretenderé competir con vosotros.

Creo también que prefiero no saber qué opináis de los subordinados.
Tal vez les respetéis más que a mí, seguro, porque al menos ellos son profesionales y dudáis en ese sentido de mí.

Quiero que sepáis que os equivocáis de enemigo. Vamos todos en el mismo barco (o mismo helo, como prefiráis), y yo sólo quiero aprender, trabajar y disfrutar de una profesión tan dura y a la vez tan gratificante. Repito, no pretendo competir con vosotros, tan sólo trabajar a vuestro lado y aprender todo aquello que me queráis enseñar.


Bueno, lo cierto es que no estoy para dar lecciones de nada a nadie ni mucho menos para juzgar. Sepan ustedes que tan sólo expreso mi opinión y que respeto profundamente la suya.

Ojalá algún día coincidamos laboralmente, y desde luego que, en lo que a mí respecta, estaré encantada de compartir jornada laboral con ustedes.

Lástima que parece que ustedes no.
Una auténtica lástima.


Con todo mi respeto.

Un cordial saludo extensivo a todos los firmantes.