AVISO PARA LECTORES: Esto es un blog de desahogo personal y en ningún caso las opiniones aquí vertidas se corresponden con la postura oficial del Vaticano. Leónidas Kowalski de Arimatea es un personaje ficticio, y los gatos que escriben sus textos no comparten necesariamente su comida. Los autores no tienen nada contra las mujeres, y por lo que a ellos respecta pueden seguir constituyendo asociaciones feministas para dar pena y mendigar subvenciones.

jueves, 26 de agosto de 2010

"(...) muy discreta e islámica". Cómame usted el nuflo, doña Najiba

(Antecedentes).


Jo, yo es que miro esta foto y me siento... me siento... bueno, la verdad es que me siento porque si no lo hago me caigo. Decía Pérez-Reverte en memorable artículo que somos el pasmo de Europa, y me permito añadir que también de Afganistán y de Júpiter cuando vayamos allí, si es que para entonces no se nos han comido con patatas fritas, de tan buenecitos y dóciles que somos. Pasmaditos estamos dejando al orbe con nuestro buen rollito, nuestra generosidad a la hora de pagar rescates a cualquier canalla con un Kalashnikov que nos los pida, nuestra alianza de civilizaciones, nuestro respeto a las costumbres y tradiciones de aquí, de allá, de Chiclana de la Frontera y del Mar Menor. Jo, qué guays que semos. De mayor quiero ser español, jolines.

Vean a esa militar de la España española ahí, abnegada enseñando español a unas niñas afganas que bastante jodido lo tienen ya para poder ir a una escuela, y cuyos padres solo accedieron a dejarlas ir cuando se aseguraron de que únicamente habría profesoras y no profesores. Mírenla con la melena tapada para no ofender el recto sentir de una sociedad medieval, fanática, inculta, machista y corrupta. Véanla enseñando que "las fresas son rojas", que "los kiwis son verdes"... y que las mujeres deben ocultar su pelo por muy españolas que sean. Mírenla ahí, en su glorioso papel de maestra que enseña los colores de unas frutas que esas niñas no han visto ni quizá vean nunca. Y en español, un idioma que -no me atreveré a ponerlo en duda- les será muy útil a esas niñas cuando el día de mañana vayan por una calle de Baghdis y antes de entrar al Corte Inglés le pregunten al talibán que estará de segurata en la puerta si pueden entrar fumando. Todo en un correctísimo español, claro.

Y es que es muy importante y necesario que esas niñas aprendan a nombrar frutas exóticas y a pronunciar sus colores en un idioma no menos exótico, por si algún día una de ellas decide divorciarse e irse a conocer mundo mientras deja a su comprensivo ex esposo leyendo el corán con las otras siete mujeres y los veintiocho hijos. Me imagino al colega diciéndole adiós, agitando un blanco pañuelo mientras ve despegar el avión que se lleva a la parienta, tan libre ella. "Adiós, mi amor, adiós", dirá él mientras amargas lágrimas surcan sus mejillas; "Adiós, mi vida, adiós. Echaré de menos tus latigazos", dirá ella mientras ve convertirse en un puntito blanco el pañuelo del esposo que se agita con níveas ondulaciones. Si es que me emociono yo con estas cosas, ya ven qué tontería.

Sin embargo, por muy importante que sea que las niñas afganas sepan decir en español que un kiwi es verde o que las cacas de mi gato Gusifluky son de un marrón claro tirando a color cerezo, no hay que dejar de lado las buenas costumbres como la de ocultar la melena. Por eso es muy bueno que las afganillas, mientras recitan metódicas "los albaricoques tienen vello y las mujeres tienen Epilady", no pierdan de vista que sus maestras españolas también esconden la cabellera. Así esas niñas llegarán a ser lo que se espera de ellas: unas perfectas sumisas cuya mera existencia es ya un pecado. ¿Acaso alguien creyó que aquí, en España, en el reino de la igualdad de cupo y del feminismo de género, en el paraíso del complaciente ombliguismo, en el centro del cobarde correctismo político, nos iba a importar el bienestar de las mujeres afganas? ¡Anda ya!

Pero digo yo que ya puestos a hacer bien las cosas y a no dejarlas a medio, la milica española de la imagen -por eso del buen rollo y de ser amigos de todo el mundo- podría quedarse en la postura que presenta en la foto y esperar a que todos los fanáticos islamistas, uno detrás otro, le den bien por el culo. En perfecto español, a ser posible.

19 comentarios:

Rocket dijo...

Estimado Leónidas,

Pues mire usted que no termino de pillarle la moralina a su entrada, no. Debe ser que ando aún espeso por la "mala follá" con la que me he incorporado al tajo.

¿Se supone, por tanto, que no debemos "educar" a niñas Afganas, que las "seños" no debería llevar el pelo recogido o que no debieramos estar allí?

Es que no me ha quedado claro.

Con respecto a lo primero, todo lo que sea tocarle los cojones (con pèrdón) al Talibán me parece de fábula, y cualquier pequeña concesión nimia a la mujer (como su educación por ejemplo) parece hacerles rabiar, así que mi voto a favor.

Con respecto al pelo tapado de la "señorita Rottenmier"... ¿qué quiere que le diga?, pequeños peajes que hay que pagar con tal de meterles un pepino por el culo (perdón otra vez) a mis queridos "Islam fighters", que todos los males sean como ese.

Lo tecero.... ¡bah!, no creo que usted opine así, no señor.

Y enlazando con su anterior entrada, me pregunto si Bin Laden se ha metido alguna vez el dedo en el culo entre verso coránico y verso coránico. En ese caso, esto solo lo arreglaría "Dildos sin fronteras", extraordinaria ONG donde las haya.
Saludos,
Rocket

Anónimo dijo...

Hoy no es el día para hacer este comentario. Y de nuevo arremetiendo contra todo porque sí, especialmente contra las militares, y otra vez con una hipocresía e incoherencia muy propia de usted.

Sólo una puntilla: "allá donde fueres, haz lo que vieres". Y de eso acusamos precisamente a los musulmanes que en España no se acogen a nuestras costumbres y se empeñan en practicar las suyas. Menos hipocresía, que la muchacha hace lo que debe y con mucha más educación y respeto que algunos que se dejan caer por nuestro país.

Un saludo a todos aquellos compañeros a los que se les ha encogido (un poquito al menos) el corazón al conocer los últimos trágicos sucesos de Afganistán. Y en especial, a los que están y muy pronto estaremos precisamente allí, en zona. Ánimo, valor y mi más sincero reconocimiento.

Rocket dijo...

Estimado Anónimo,

Perdón por meterme donde no me llaman pero ¿podría explicar por qué no es el día para esta entrada?

Otra pildorilla, si usted me lo permite, si como usted dice hay que respetar las costumbres locales como pedimos a los musulmanes en España que respeten las nuestras... ¿permitimos a nuestros soldados varones que contraigan 4 matrimonios y tengan otras 45 concubinas?

Mezcla usted el culo con las témporas.

Si como dice va a estar allí dentro de poco espero que se esmere usted un poco más en su formación previa, de momento está usted en el cero patatero.

Saludos,
Rocket

P.D.

Y no se le ocurra prejuzgar quién ha lamentado y quién no esas muertes, salvo que sea usted Dios firmando como anónimo no creo que conozca los sentimeintos del resto de "comentaristas"

Cachalote dijo...

Había leído hace tiempo lo de las clases de español, pero yo pensaba que estaban dirigidas a personal empleado o candidatos a ser empleados, vamos, para evitar andar con el intérprete a todas horas, no a los críos, que para nada van a aprovechar esas clases en su vida. Para eso mejor darles clases de inglés, matemáticas, ciencias y nociones básicas de higiene, alimentación, carpintería, mecánica o incluso horticultura. Cosas básicas y necesarias para la vida diaria.

Por otra parte, me parece extraño que una militar sea la encargada de dar las clases, leñe ¿No andaba la AECID por allí? Pues cada uno a lo suyo, la AECID a los proyectos de cooperación, entre los que bien cabe enseñar, y la milika a hacer cosas de milikas.

Lo del pañuelo no deja de ser algo anecdótico. Si la diferencia entre ponérselo o no ponérselo es evitar algún conflicto, por pequeño que sea, pues pañuelo a la cabeza y listo, que bastantes problemas hay ya como para ir llamando la atención por los pasillos del centro o en la sala de profesores.

Otra cosa es la conveniencia de seguir allí o no, de si merecen la pena los riesgos y los muertos que van quedando por el camino. La verdad es que no soy capaz de juzgar, precisamente por el desconocimiento de qué se hace y para qué. Quiero pensar que poderosas razones nos mueven a continuar con esa misión, porque de lo contrario, sería para poner una guillotina frente al congreso e ir pasando por la cuchilla a sus señorías.

Por último, desearle al anónimo que dice que va para allá, toda la suerte del mundo.

Anónimo dijo...

Por partes, Rocket, por partes. Así trataré de no dejarme nada en el tintero.

"¿podría explicar por qué no es el día para esta entrada?"
Pues porque considero que entrar en una espiral de reproches culturales los unos contra los otros no es lo que más beneficia al conflicto; eso para empezar. Y porque hoy mismo se me escapan miradas de odio hacia todo aquel que me cruzo con ese mismo aspecto racial que los afganos, sin ni siquiera saber de dónde es (vaya usted a saber) ni quién es (otro tanto de lo mismo). Dejarse llevar por la rabia no es bueno, aunque sea inevitable. Pero si alimentamos ese odio, no nos estamos haciendo ningún favor. ¿Visto este punto? Visto.

"si como usted dice hay que respetar las costumbres locales como pedimos a los musulmanes en España que respeten las nuestras... ¿permitimos a nuestros soldados varones que contraigan 4 matrimonios y tengan otras 45 concubinas? Mezcla usted el culo con las témporas". El que las mezcla es usted. Ellos no nos dicen cómo tenemos que vivir nuestra vida privada ni nuestra religiosidad (sólo faltaba). Pero si en esos países se considera una ofensa que una mujer muestre su pelo, aunque a usted le parezca una estupidez y otras cosas le resulten más ofensivas, debería respetarlo. No le cuesta nada. Es como aquella que entra en una iglesia con un escote de escándalo y una minifalda que deja ver el tanga. No seré yo quien diga nada, que por no ser, no soy ni católica ni creyente. Pero me parece igual de poco apropiado que al feligrés que se sienta ofendido. ¿Y qué pasa si ella dice "es que no soy católica, conmigo la decencia no va". Pues enhorabuena, maja, pero sigue siendo igual de inapropiado.
¿Visto este otro punto? Visto.

"Si como dice va a estar allí dentro de poco espero que se esmere usted un poco más en su formación previa, de momento está usted en el cero patatero."
Lo que usted diga, amigo. Si entrase yo en juicios igual que usted (cosa que curiosamente me echa a mí en cara en sus amables palabras), le diría que le falta bastante educación y no hace gala de demasiado respeto ni tolerancia cuando se cree que lo suyo es hacer a cada uno lo que le salga de la mismísima peineta. Le recomiendo que si viaja a cualquier país con cultura musulmana/islámica, se lo piense dos veces antes de llevarse puestas sus costumbres occidentales. Que sí, que sería usted turista y haría lo que le diese la gana; pero si tiene movidas, después no se sorprenda.


"Y no se le ocurra prejuzgar quién ha lamentado y quién no esas muertes, salvo que sea usted Dios firmando como anónimo no creo que conozca los sentimeintos del resto de "comentaristas"
Para empezar, juzgo lo que me salga de la peineta, que eso se estila mucho por estos lares; no soy la única que practica el prejuicio "my way". Para seguir, ¿me está usted amenazando? Es que me parto y me mondo. Qué estilazo el suyo. Y para terminar, no juzgo y no me creo Dios: me parecería una necedad creer que hay alguien en este país que no se lamenta de dichas muertes, sea militar o no. Pero sí digo que no me parece el día para echar mierda contra los militares. Uy, perdón, las militares, que somos las únicas que a ojos de algunos hacemos cosas mal. Venga ya, hombre. Así nos va.

Javi dijo...

Ésta es una de esas contadas ocasiones en que disiento de tu entrada, pero no del todo. Vamos, como casi siempre.

En primer lugar, tienes razón en cuanto las clases de español. Esa costumbre que llevamos arrastrando desde Bosnia, y que parece no tener otra finalidad que preparar el terreno para los siguientes relevos. Espero que el resto de las asignaturas, que supongo las habrá, sean más útiles.

Y sí, en un lugar como Afganistán, cualquier oportunidad de educar e instruir a una mujer debe ser aprovechado. A la mayoría de ellas no les servirá de nada, seguramente, pero puede que alguna consiga sacarle provecho.

Por último, como ya han dicho antes, no quiero que en mi país se practique la ablación del clitoris, por muy "tradicional" que sea en África, ni que se casen a niñas de catorce años con tios de cincuenta y a los que no han visto en la vida. Pero para poder exigir esto, tenemos que respetar las costumbres de ellos cuando vamos a su país.

P.D.

Bienvenido, y a ver si quedamos.

Rocket dijo...

Estimada Anónima,

"¿Visto este punto? Visto."

No, no, ¡que va!, lo habrá visto usted, yo no lo he visto ni por asomo. Se nota que tiene usted pelendengues, pues muy bien, pero es que eso a mi no me impresiona en exceso. Pero veamos algunos puntillos de esta sana polémica que mantenemos.

Si se ha tomado usted la molestia de leer mi primer comentario verá que considero el hecho de que las soldados tengan que llevar pañuelo como un mal necesario. ¿Dónde está ahí la crítica? Todo sea por joder al talibán que, le confieso, me cae pelín gordo. De ahí a decir que "Y de eso acusamos precisamente a los musulmanes que en España no se acogen a nuestras costumbres y se empeñan en practicar las suya" hay un trecho enorme.

Yo es que, que quiere que le diga, el ramadán me la reflanflinfla, pero las niñas al cole sin el burka. Fascista que debe ser uno... o francés.

(Ahora es cuando yo debería poner lo del "Visto" pero es que me suena a sargento instructor y me parece que queda pelín borde. Además me la imagino a usted con las gafas puestas, la gorra bien calada y los dos pulgares en el ceñidor y... ¡que morbo por Dios!)

Con respecto a la formación, creo que me ha malinterpretado. A lo que me refiero es a la formación específica que usted, como próximo miembro de contingente, a buen seguro que estará recibiendo de qué y qué no hacer en la tierra del polvo. Si no está usted recibiendo ninguna formación específica sobre ello, por favor hágamelo saber, será muy interesante comentarlo en según qué foros.

(una vez más tocaría lo del "Visto", pero es que a estas horas de la noche no me sale)

Con respecto a la amenaza, no me conoce usted. Yo no amenazo, la amenaza es un aviso al enemigo y usted no lo es. Enhorabuena por su peineta, espero que sea ficticia y que su pareja de usted le sea fiel como un San Bernardo.

Con repsecto a "my way" sólo decirle que of course, que yo sepa aquí las Reales Ordenanzas no se aplican y que yo sepa no he echado ni echaré mierda sobre nadie, sea hombre, mujer o medio pensionista en cualquiera de sus acepciones.

Y sí, me parece un día cojonudo para escribir cualquier cosa sobre el ejército. A favor, en contra, a medias o todo lo contrario. ¿Y sabe usted por qué?, porque mientras escribimos esto hay tipos (y tipas) en su puesto de guardia, parapetados detrás de sacos terreros, haciendo un comboy, mirando monitores de televisión con el perímetro de la base, preparando el rancho, trazando rutas B y C "en caso de", revisando el material de mañana, limpiando el armamento, durmiendo, viendo TV1 Internacional, jugando al mus, hablando con casa, cosiendo suturas, donando sangre, tirándole los trastos a un compañero o compañera, arreglando un motor sin piezas, volando un helicóptero, dándole cháchara al cacique local, rezando, jurando en arameo o cagándose en la madre que parió a Panete y, mis preferidos, tratando de sonsacar a algún local de turbios contactos qué va a hacer el enemigo y por qué, aunque sólo sea una pista.

Y sí, estamos jodidos porque un cabrón nos ha matado a tres compañeros (si, si, tres y no dos) y se ha salido con la suya antes de cascarla. Eso y que además nuestros amiguetes de Al se han dado cuenta de cómo nos pueden apretar el zapato y nuestras "reglas de enfrentamiento" son una mierda pinchadas en un palo... pero nosotros seguimos adelante. Bien digo, adelante. A nosotros no nos amarga el día ni la madre que parió a Mahoma. No señora, no.

Nosotros hacemos el jodido responso, echamos tierra en la fosa, cantamos la muerte no es el final y luego seguimos con lo nuestro. Al tajo. Así somos, ni un dechado de disciplina, ni de uniformidad, ni de material, pero en lo de pie a tierra o al aire no nos gana ni san dios bendito.

¿O es que se ha creído usted que a pesar de todo no ha habido hoy mus en la cantina?

Saludos,
Rocket

Rocket dijo...

Estimada Anónima,

Continúo con las posdatas, que no me daba el espacio:


P.D.

De paises musulmanes sólo conozco Marruecos, Túnez y Argelia, y prefiero no contarle a usted lo que se cuece por allí.

P.D.2

Si su novio o marido de usted le deja (Alá no lo permita) ¿me dará usted su número de teléfono?

Rocket dijo...

Estimado Leónidas,

¡¡Que sí leche, que sí!!, ¡que es convoy!.

Pero hoy tengo excusa, palabrita del niño Jesús.

Saludos,
Rocket

Leónidas Kowalski de Arimatea dijo...

Rocket:

Sí creo que esté muy bien educar a niñas afganas, por eso no me parece buena idea que las educadoras occidentales lleven un pañuelo en la cabeza, y menos con uniforme. Es una imagen que me causa una repulsión visceral, pero puede que se deba a mi respeto por la femineidad natural (sí, ese mismo respeto que tan bien se me da disimular). Con esto he respondido a sus dos primeras cuestiones. Voy con la tercera:

Me parece muy bien que nuestra gente esté allí, pero no estando como están. Por ahí habla usted de reglas de enfrentamiento que son "una mierda pinchada en un palo". Pues eso. O semos, o no semos.

Cambiando de tema, veo que ya ha conocido a mi anónima tocapelotas favorita. Le advierto que es inútil discutir con ella, y me consta que no lee los comentarios. Ella pone la directa y va a lo suyo: si se le da la razón (que muchas veces la tiene), se encabrona; si se discrepa en algo con ella, se encabrona; si se le aportan datos, se encabrona; si se la felicita por algo, se encabrona; si le digo que la quiero un huevo (y es verdad), se encabrona... Yo ya he optado por no prestarle atención, ¡pero seguro que eso la encabrona también! Además ya ha visto usted lo pesadita que se pone con lo del "visto" y tal, que dan ganas de ponerse en firmes y decirle ¡señor, sí, señor! Ah, y por mucho que diga, le falta, por lo menos, un añito para pisar tierra afgana, lo que pasa es que está de un subido la criatura... En fin, si le da su teléfono le manda besitos de mi parte, Rocket, que a mí me tiene prohibido llamarla.

Cachalote:

Lo de las clases de español es algo que hacemos los milicos allá donde vamos, en colaboración con el Instituto Cervantes. A mí eso no me parece mal, lo que me parece mal es que esos mismos milicos que enseñan español tengan órdenes de salir corriendo en caso de ataque y solo puedan usar sus armas en defensa propia, evitando además perseguir a los atacantes. Pero es lo que hay.

Respecto a lo del pañuelo, pues hombre, por mucho que me desagrade reconozco que puede ser útil para alcanzar más altos fines. Pero qué quieres que te diga, es que la diplomacia no es lo mío, como ya has visto más de una vez en DCC.

Javi:

Tiene cojones que solamente te comuniques conmigo mediante los comentarios del blog. Creo que te toca a ti llamarme para quedar un día, así que ya estás tardando. Bah, te llamaré yo, como siempre. Me gustó mucho tu ropa interior de la última vez, ¡póntela de nuevo para mí, cochinurri mío!

Anónimo dijo...

A la orden de "usté", Rocket:

Dentro de nuestra “sana polémica”, le diré que debería usted diferenciar entre “musulmanes” y “talibanes”, que no es lo mismo. Se les ofende a todos por igual, lo cual ni nos conviene ni a mí me agrada personalmente. Joder por joder, con esta acepción, no, gracias.

Redundando en el tema de cómo deben ir las niñas al cole, entiendo que se refiere en España. Bueno, reabriremos aquí la polémica de lo apropiado y no apropiado. No me gustan especialmente esas tradiciones culturales, pero mientras a mí no me exijan que cumpla con ellas yo también, haciendo un esfuerzo, respeto su voluntad. Porque ha de saber (como supongo ya sabe) que en la mayor parte de los casos (si no todos), son ellas quienes se niegan a quitárselo. Y a mí no me ofenden por ello. Por esa regla de tres, deberíamos entonces acabar estableciendo uniformidades en todos los centros educativos, porque unas pecan por exceso de vestimenta y otr@s por defecto. Y cabría hablar de las esperpénticas tribus urbanas que debería prohibir el Tribunal del Buen Gusto.
En cualquier caso, si mantenemos la libertad religiosa, debemos hacer un esfuerzo por tolerar esas costumbres tan machistas por un lado como coránicas o islámicas por otro.

En relación a mi futuro paso por aquellas tierras, sea dentro de más o menos tiempo (menos del que cree el señor del blog y tantas veces como él sabe que será), no creo que eso haga que mis comentarios sean menos apropiados o vengan menos al caso. Y tranquilo, esté tranquilo, que creo que a mí no me hace falta mucha formación porque poco voy a interactuar con los lugareños. O mucho más de lo que ellos quisieran, pero no dando clase, precisamente.

Sobre mi peineta, déjeme aclararle que me ha malinterpretado. No se trata de una alusión a mi relación de pareja, sino de un símbolo castizo, porque soy española y de esas que no tienen problemas en sentirse orgullosa de serlo, lejos de entrar en temas políticos. También trataba de ser educada y evitar expresarme con los términos que uso habitualmente, ya que cuando suelto tacos, además de resultar grosera, causo gracia. Sí, sí, como lo oye: yo digo lo que me sale de los cojones y se me parten la caja. Así que no me queda más remedio que recurrir a la peineta, evitando alusiones anatómicas y el descojono general.

¿Cómo? ¡Pero qué leen mis ojos! ¿No aplica usted las RROO? Muy mal, muy mal. Así nos va. Yo lo hago a diario, hasta en casa. Incluso el Decálogo del Cadete, no le digo más. Cosa más prusias que yo no se ha visto en la vida. Pero eso no es incompatible con llevar la contraria a quien opine algo con lo que no estoy de acuerdo. Como por ejemplo, los días que no me parece de recibo entrar en polémicas sobre, cómo no, las mujeres en el Ejército. Me duelen los crespones negros y las banderas a media asta. Por supuesto que eso no me impide seguir con mis labores, pero prefiero exaltar el compañerismo en esos días y dejar las soplap… perdón, las polémicas tontas para otros momentos en los que no tenga nada mejor en qué pensar. Se ve que algunos ven la “zona” más lejos que la compañera que se les sienta al lado en la oficina del acuartelamiento. Yo, qué quiere que le diga; me entran unas ganas de ir a la caseta de tiro de feria… el de los patitos que hay que tumbar, ya sabe, ese que es tan divertido; o a partir palillos por la mitad, pero con la MG-42…

PD. (Ya que tanto le gustan). Enhorabuena por sus viajes. Espero que no deje a la parienta usar ropa atrevida por esas tierras; por el bien de los dos, digo. Yo también he hecho alguno (no creo que haga falta que compitamos en este asunto), pero vamos, los vestiditos paisas de putilla en funciones me los dejé en España, por si los moros.

PDD. Estoy soltera, sin compromiso y soy hetero (por si las dudas). Pero es mi papá el que no me deja darle el teléfono. Un viejo boxeador manco que no quiere que salga con nadie a quien él no dé el visto bueno. ¿Pasaría usted su filtro o se volvería a casa con el muñón tatuado en todo el geto?

Rocket dijo...

Estimada Anónima (con permiso del anfitrión que debe estar ya de este rifi-rafe hasta los huevos),

Pues se va usted a seguir enfadando conmigo, pero o no lee bien los comentarios o va a tener razón Leónidas en que no quiere usted leerlos bien con tal de seguir con el jodido "ardor guerrero".

Vamos a ver. En la tierra del polvo permanete (o perpetuo) los pañuelitos en la cabeza pasable, lamentablemente pasable, no queda otra. En España no. Me da igual si las niñas lo quieren con todas sus fuerzas, la respuesta es no. ¿Y si mis queridos abertzales quieren llevar un pasamontañas?, pues también es que no. ¿Y si la niña de turno quiere ir bragas al aire?, pues en la escuela o el insti no. ¿Y en la calle? pues sí, en la calle sí. ¿Bragas sí y pañuelito no?, pues sí, así es. En esta sociedad en que vivimos se interpreta que enseñar bragas es sentirse libre y tener que llevar el pelo tapado no. Y yo, manque me pese, estoy de acuerdo con ello.

La formación sobre qué si y qué no es obligatoria... insisto en que si usted no la recibe me lo haga saber. Nunca está de más hacer sudar a un general, a un subsecretario o incluso a alguna ministra impresionable. "¡¡Pero coño, ¿les mandáis sin el curso?!!"

Las soplapolleces son parte de la vida, my darling, no menosprecie el comentario tonto en momentos jodidos, a veces es lo único que te mantiene atado a la realidad en lugar de usar la MG que, por ciero, requiere el partenair que usted parece no tener. Cuando la sangre hierve y se tiene un arma entre las manos en zona "hostil" el cerebro es el único órgano que interesa.. o eso me han contado las malas lenguas, lo demás es Harry el Sucio (no, no, Gusfluky no, el de verdad, el malo/bueno)

No, yo la RR.OO. no las aplico, y mucho menos en mi vida privada, me he creado las mías propias que son más eficientes y mucho más jodidas/divertidas. Uno, que de natural es emprendedor.

Mis viajes a esos paises siempre han sido por trabajo y, por suerte o por desgracia, no tengo "parienta" a la que llevar a ningún lado. Snif, snif, ¿no le doy a usted un poquito de pena?

(Bueno, miento, en Marruecos he estado un par de veces de vacances, pero no lo cuento porque desvirtúa mi fantástico alegato, ¿no cree?)

Ya sabía que lo de peineta era un dicho, y lo mío una retranca para picarla a usted. Mission accomplished.

Con respecto a su padre de usted, ¿accidente, Ifni, El Aaiún?

Probablemente ocurrirían las dos cosas que usted supone. Volvería a casa con su aprobación y con el muñón marcado, ¿usted por quén me toma, por un niñato?

No tiene usted razón, pero me la sigo imaginando pulgares en el ceñidor y... ¡que morbo, por belcebú!

Atentamente,
Rocket

P.D.

Diferencio perfectamente enre musulmanes y talibanes, se lo puedo a usted jurar por la memoria de mi madre, pero lo cortés no quita lo valiente, ¿no era usted la que decía "donde fueres..."

Anónimo dijo...

Hola, pasaba por aquí y:

Me da que ninguno de los que están escribiendo tiene ni puta idea de lo que pasa en zona, y aunque yo no soy un experto, en medio de ciegos..., me atrevo a aclarar alguna cosilla y dar datos.

Esas niñas a las que se les esta dando clases están bajo peligro de muerte por estudiar, (muerte o ataque con ácido a la cara en las zonas más cercanas a Pakistán, y en la misma Kabul su peligro es de violación por grupos de jóvenes), ya ha habido cientos de casos.

Hace solo unos días que han sido envenenados los profesores y alumnos de una escuela.

Han sido atacadas y quemadas decenas de escuelas

Han sido atacados y matados alumnos y padres en las zonas pastunes más cercanas a Pakistán desde hace ya varios años.

Ya se que nosotros estamos en la zona de mayoría tayika(considerados por todos como los mas evolucionados de los afganos) pero aun así siguen en el medievo.

Por cierto, allí no nos atacan los taliban, sino los mujahidin de la alianza del norte, que lucharon contra los taliban hasta que perdieron Herat a manos del Mula Omar.

El educar a una niña allí, hoy por hoy es como mínimo sentenciarlas a exclusión social, (que marido de allí va a querer una mujer que sepa más que él, no olvidemos que ellos viven el la baja edad media y que la mujer no puede trabajar fuera de casa sin el consentimiento de su hombre), es ponerlas en peligro de violación, agresión o muerte.

Si yo fuera un padre afgano no dejaría que mi hija estudiara aun queriendo ella y yo, considero su seguridad mas importante.

Lo de que la anónima no vaya a interactuar con los nativos es lo que tú te crees, ellos van a interactuar contigo tanto en tierra como por aire, ya sea con AKs,minas, RPGs, morteros o misiles cada día.

Ha habido unos cuantos ataques y derribos de helicópteros con RPGs(con estos aciertan) y misiles infrarrojos,(con estos no aciertan, son anteriores a los stinger), hay que joderse que acierten con cohetes y fallen con misiles, pero es así, (sera que es una tecnología que se les escapa)

PD: tb atacan a nuestras patrullas los civiles con piedras, a parte de que han metido nativos en las bases a trabajar en lavandería y otros servicios, no se quien sera el gil... que permite eso, si es que los nativos se saben hasta los nombres clave de las patrullas,... paso de seguir rajando por que me encabrono.


PD: No se que rollo se traen la anónima y el cabeza de chorlito, pero es evidente que saltan chispas, hay algo, y digo hay por que sino la anónima no estaría tan presente en el foro, dos comentarios por día durante varios días es mucho, desde luego ella no pasa de él.

Me parece demasiado odio para haber sido solo amigos.

Anónimo dijo...

A la orden de “usté”, mi Rocket, que por lo que veo, no somos tan desconocidos el uno para el otro.

Con todo el respeto y subordinación, seguiré discrepando con lo del pañuelito, que no es comparable a enseñar carnes. Ambas son llamativas formas de caracterización femenina, e igualmente “ofensivas”. Lo que me sorprende es que la poca ropa congratula al sexo masculino pero el exceso les ofende, mientras que a las feministoides les ofende todo ello. ¿Por qué será? La insinuación que hago es una clara provocación, pero reconocerá que tengo parte de razón. ¿O no?

Sobre el curso ese para mis vacaciones pagadas en el moro, no se preocupe, que (supongo) me informarán a su debido tiempo. Aunque de poco va a servir, porque me paso el día en las nubes.

¿Sabe por qué me tocan mi ya famosa peineta las polladas sobre las mujeres en las FAS? Porque además del ya obsoleto debate sobre la igualdad malentendida en estas profesiones (mi punto de vista al respecto le sorprendería, y mucho), hay otro debate que estamos obviando conscientemente y del que nadie habla. Como los trapos sucios se lavan en casa, no me parece de buen gusto sacar ahora el tema, aquí. Pero cuando quiera, hablamos sobre “la otra igualdad”, esa en la que las mujeres militares no somos militares, sino simplemente mujeres, por mucho que demostremos. Cuando quiera, que le estoy esperando para darle lo suyo y lo de su binomio.

Sobre lo de las RROO., se nota que salimos de academias diferentes, muy diferentes. Y no, no me han lavado el cerebro en la mía. Simplemente es que la teoría del buen proceder fue uno de los atractivos que siempre le encontré a esta profesión, el mantenimiento de esos valores que ya nadie conserva ni practica pero que yo llevo a gala mantener muy vivas.

Así que sus viajes son por trabajo y sin parienta. Pobrecillo, con sus pasaportes y sus abundantes dietas. Debe usted aburrirse mucho, estoy segura. Aún no he sacado el kleenex, pero prometo sacarlo cuando me cuente la historia de sus noches tristes y frías, dejándose caer en brazos de mujeres de dudosa reputación, con el único propósito de encontrar en ellas el cariño del que está falto tan lejos de su patria y de su madre.

Y llegados a este punto en que tengo que responderle sobre lo de mi papá, podría contarle otra triste historia de un anónimo héroe de guerra. Pero va a ser que no, que ni militar ni manco, y tampoco boxeador (viejuno sí, un buen rato); y tampoco se interesa por lo que hago ni con quién. Aunque la verdadera pregunta es si no le da miedo siquiera hablarle a una mujer de ardor guerrero (que para empezar, ya es para echarse a temblar), pulgares en ceñidor, voluntad firme y autoritarismo imperdonable. Hasta ahora no ha habido militar con la boina lo suficientemente bien puesta para atreverse, con galones o sin ellos. Y los paisas, en cuanto se enteran del palo que voy, salen por patas.

PD. Espero que no sea usted quien saca ahora el kleenex, porque le aseguro que lo último que doy es pena.

A la orden.

Rocket dijo...

Estimada Anónima,

Una vez más con permiso de Leónidas que debe estar hasta los mismísimos del asunto, he de decirle que está usted parcialmente equivocada. Pero pongo en su conocimiento que estoy oficialmente "cogorza", así que creo que no es le momento de reponder a sus muy erradas (siempre parcialmente) ideas...

Eso sí, aprovechando mi estado etílico le mando a usted un beso muy grande, y al anfitrión otro aún mayor (castos ambos) y... ¡¡pues que viva España!! por ejemplo,

Y Gusifluky, ¡¡que viva también Gusifluky mucho!!!

He diso.

Atentamente,
Rocket

Anónimo dijo...

Pues a dormir la mona, ea.
Si es que no se te puede dejar solo.

Leónidas Kowalski de Arimatea dijo...

Rocket y Rocketa: ¡Idos a un motel!

Anónimo dijo...

¿Por qué si la entrada la firma "El soldadito de plomo", las réplicas las hace el "Sr. Kowalski"??, me da que alguién se ha despistado, eh?..

El soldadito de plomo dijo...

Exacto, anónimo. Alguien se despistó.