AVISO PARA LECTORES: Esto es un blog de desahogo personal y en ningún caso las opiniones aquí vertidas se corresponden con la postura oficial del Vaticano. Leónidas Kowalski de Arimatea es un personaje ficticio, y los gatos que escriben sus textos no comparten necesariamente su comida. Los autores no tienen nada contra las mujeres, y por lo que a ellos respecta pueden seguir constituyendo asociaciones feministas para dar pena y mendigar subvenciones.

miércoles, 25 de agosto de 2010

5 (por el culo te la hinco); 7 (por el culo se te mete); 9 (por el culo se te mueve)


Una conocida me contaba hace muy poco que le había sorprendido leer en uno de mis disparatados cuentos algunas maneras para referirse a la penetración anal. Me ha puesto dos ejemplos: "le dieron cariño por el sitio equivocado" y "le llegaron a la última meta". Según ella es así como lo siente una mujer a la que porculizan, y por lo visto le ha extrañado que un hombre use esas expresiones.

Pues bien, yo no estoy seguro de que hombres y mujeres entendamos de un modo diferente el acto de dar por detrás, pero hoy me gustaría exponer lo que pienso de eso, y estaría encantado si alguna lectora me diera su opinión (recuerdo que puede hacerlo anónimamente).

La primera prostituta profesional que me tiré se empeñó en que le diera por el culo cuando vio que mi etilismo me permitía mantener la erección pero no alcanzar el orgasmo, y como ella estaba deseando acabar pronto me invitó insistentemente a que le entrara por la puerta trasera, conocedora de que así terminaríamos antes. Me negué (yo aún no había experimentado tal depravación) y al cabo de un rato pude acabar por donde mandan las buenas costumbres. Era yo joven e inocente, hay que entenderlo.

Otra mujer, esta vez amante gratuita, me pidió en plena faena que le diera por el culo. Yo estuve encantado, claro (por entonces ya no era tan cándido) y me sorprendió muy gratamente lo receptivo que se mostró su esfínter. Nada de gritos ni gemiditos de dolor como con otras, sino un pleno y lúbrico acogimiento, como si su ano me hubiera estado esperando desde que hizo la primera comunión.

Otra chica, vieja amiga de la infancia, me confesó tras muchos años sin vernos que casi siempre follaba con su novio por el culo, porque así era como él disfrutaba más. Una dama complaciente, como se ve.

Estos tres casos demuestran que para algunas mujeres recibir por detrás no es una situación incómoda ni dolorosa. Por supuesto que he conocido otras mujeres que se niegan a ser sodomizadas o que gritan de dolor cuando lo son, pero creo que casi siempre reaccionan así por un prejuicio contra la penetración anal; si relajaran el esfínter hasta gozarían. Creo.

Para un hombre es diferente y salvo casos de homosexualidad pasiva siempre estamos dispuestos a darle por el culo a una mujer. Un coño debidamente lubricado puede llegar a resultarnos poco placentero y demasiado holgado, incluso teniendo un pene de dimensiones normales, sobre todo si no somos eyaculadores precoces y estamos hartos de follar. En cambio el estrecho agujerito del culo siempre ejerce una presión adecuada sobre la polla y eso se traduce en mayor placer.

Luego está el asunto de poder hacerlo sin condón y eyacular sin temor a embarazos (aunque obviamente aumenta el riesgo de enfermedades, así que no lo hagáis nunca, amiguitos). Lo de poder correrse a gusto llenando de semen un culo femenino es uno de esos pocos placeres por los que merece la pena vivir.

Pero sobre todo, lo mejor de darle por el saco a una hembra es ese componente psicológico tan excitante que tiene el transgredir fronteras, similar a follar con una mujer casada o con una jefa. Lo ideal, ya puestos a pedirlo todo, es darle por el culo a tu jefa casada con otro de tus jefes. Y azotarla mientras la porculizas y le gritas "¡toma polla, puta, hártate de macho, zorra!"... Jo, me estoy calentando, coñe.

Otra de las bondades de percutirse por el orto a una dama es ese sentimiento de posesión absoluta, más intenso aún si ella grita un poco y dice que le duele. En esos casos lo suyo es responder "pues te jodes, puerca, que es a mí a quien tiene que gustarle". Si después de eso la chica sigue queriendo follar contigo habrás ganado una amante eterna y entregada.

¿Y vosotras, mujeres, cómo lo veis?

16 comentarios:

Rocket dijo...

Estimado Leónidas,

Poetry in motion.

Saludos,
Rocket

Anónimo dijo...

y.......10,por el culo,ni siquiera usted.Decía un amigo ,que no le entraba ni el bigote de una gamba;después de probar,es consumidor de carne y pescado.Él era casado,y mientras mi amigo se lo percutía,el casado decía:mira,que yo no soy maricón,a lo cual mi amigo respondía:no te preocupes que el maricón soy yo.....

Cachalote dijo...

Interesante disgresión, pero hoy, lo que me apetece es darle por ambos orificios a cierta dama, por llamarla de alguna manera, pero con una caña rota.

Por cierto, un poco repetitivo el anónimo

Gerardo dijo...

Olvidas comentar el componente de humillación y violencia que tiene.

Por cierto, ¿y tú? ,¿a ti no te llama nada jugar con tu ojal? ¿Nunca te han metido por lo menos el dedo durante una mamada, o un beso negro?

Anónimo dijo...

Por atrás se siente delicioso.

Leónidas Kowalski de Arimatea dijo...

Rocket:

Sí, pura poesía órtica. Por cierto, qué linda cancioncilla esa de "Poetry in motion".

Anónimo de las 11:16 (y de varios minutos más):

¿Te cayó pegamento en el intro o qué? Bueno, no te preocupes, ya está arreglado.

Cachalote:

Si puedes grábalo en vídeo y lo subes a internet. Ya nos pasarás el enlace.

Gerardo:

Es verdad, se me olvidó explicitar eso de la humillación, aunque implícitamente lo hago constar cuando digo eso de "(...)si ella grita un poco y dice que le duele. En esos casos lo suyo es responder "pues te jodes, puerca, que es a mí a quien tiene que gustarle".

Y oye, pues llámame antiguo (o llámame Robustiano, encantado), pero no me va nada jugar con el ojal propio. Serán prejuicios, supongo, pero es superior a mí. Alguna se ha llevado un buen manotazo por intentar explorarme la región inhóspita, y es que yo soy muy tradicional para según qué cosas. Hoy mismo, sin ir más lejos, una conocida me ha llamado machista (¡...!) cuando hablando de guarrerías sexuales le he expuesto mi punto de vista sobre la impenetrabilidad de mi ojal. A lo mejor es eso, que soy un machista.

Anónimo de las 23:13:

Si tú lo dices... ¿Pero eres nena o nene?

Maria Fernanda Mondejar dijo...

A mi me gusta mucho ponerme mirando para Murcia pero solo desde que ingresé en el club de Devotee y wannabe, pero siempre vuelco y termino en el suelo (será que no me clavan bien jijijiji).

Un beso (NO negro) Maria Fernanda.

Gerardo dijo...

Pues hay que probar, hay que probar. Te estás perdiendo nuevos placeres sexuales, debería sacarte de quicio desconocerlos...

Anaïs dijo...

Pues depende. En mi caso, de cuánto me motive el caballero. Pero es una pena que los prejuicios te impidan hacer la prueba sobre ti mismo, yo aún no conozco a ninguno que lo haya intentado y no le guste...

Amarilis dijo...

A todas nos gustan que nos den por el culo, solo que hay aún mucha hipocresía al respecto. A todas nos gusta que un buen macho nos domine en la cama y que la tengan grande.

Ayer noche, realicé dicha práctica sexual, me encantó.

Dicho queda.

Leónidas Kowalski de Arimatea dijo...

María Fernanda:

Me alegra que te tomes lo tuyo con esa alegría. Lo de volcar me ha hecho mucha gracia, pero ya sabes que luego me siento mal por reírme. Eres cruel.

Gerardo:

A veces me das miedo.

Anaïs:

Que no, joder, que no. Que eso es pecado, coño.

Amarilis:

Entonces todo eso de los besitos, la ternura y las palabras de amor es una pose, ¿no? ¡Qué pardillo soy a veces!

Amarilis dijo...

Lo cortés no quita lo valiente.

Anónimo dijo...

Dicen l@s entendid@s en este mundillo del sexo, que muchos hombres "también" tenéis en el ano un punto de excitación máxima y puede ser fácilmente estimulado con una simple penetración digital llevada a cabo por la mujer que en ese mismo momento está siendo penetrada vaginalmente. ¿Lo habéis probado u os da miedo perder la virilidad? Puestos a querer abrir las mentes (y todo lo demás) hagámoslo igualitariamente, sin prejuicios..."sexuales"

Leónidas Kowalski de Arimatea dijo...

¡Ni el bigote una gamba! Sí, tengo mis prejuicios.

Anónimo dijo...

Mmm pues si a todas las mujeres les encanta.. no lo sé....es cierto que depende de q tan bien te este trabajando el chico en cuestión...mi pareja y yo lo intentamos y aunque la primera vez sentí q me partía en dos..ahora puedo decir q no me arrepiento de haber probado esa opción....es riquisimo a nosotros nos encantaaaa !!!

Leónidas Kowalski de Arimatea dijo...

Gracias por tu aportación, anónimo de hoy. Siempre es bueno conocer todos los puntos de vista.