AVISO PARA LECTORES: Esto es un blog de desahogo personal y en ningún caso las opiniones aquí vertidas se corresponden con la postura oficial del Vaticano. Leónidas Kowalski de Arimatea es un personaje ficticio, y los gatos que escriben sus textos no comparten necesariamente su comida. Los autores no tienen nada contra las mujeres, y por lo que a ellos respecta pueden seguir constituyendo asociaciones feministas para dar pena y mendigar subvenciones.

miércoles, 6 de octubre de 2010

Gabriel Sala Calvet, embustero panfletista iluminado


Me dejé engañar por el prometedor título:
Panfleto contra la estupidez contemporánea (Gabriel Sala, 2007), e inicié su lectura hace un par de días creyendo que iba a encontrar algo interesante.

Pero no.

Supongo que cuando el señor Sala llamó así a su librito estaba pensando en la segunda acepción que propone el DRAE para el vocablo "panfleto" (opúsculo de carácter agresivo), pero le sienta mucho mejor la primera acepción: libelo difamatorio. En seguida explicaré por qué.

Reconozco que no he tenido el ánimo lo bastante templado para terminar la lectura de tan prescindibles páginas, pero con los párrafos que me he tragado es más que suficiente. Con el habitual estilo críptico de los conspiranoicos y aportando datos y cifras cuyas fuentes no cita don Gabriel Sala pretende someter al lector a un lavado de cerebro, aunque paradójicamente afirma querer lo contrario, es decir, despertar al lector y hacerle ver la verdad abominable de nuestra sociedad. Como este tipo lo pone bastante difícil para contrastar la información que presenta me he tenido que guiar por un pequeño detalle del que sí poseo abundante información de primera mano. Ese detalle me ha permitido comprobar que Sala es, cuando menos, un charlatán que habla sin documentarse lo más mínimo, y más probablemente un consciente embustero.

En la página 32 de su panfleto Gabriel Sala nos cuenta esta soberana y monstruosa mentira (la negrita es mía):

"La actual ubicuidad del entetanimiento permite que salgamos cada día a la calle y acompañemos a nuestros hijos al colegio sabiendo que parte de los impuestos que pagamos al Estado son utilizados para fabricar minas antipersonas, diseñadas con vivos colores que simulan juguetes con el específico propósito de mutilar los miembros de otros niños que no viven demasiado lejos de nosotros, objetivo que cumplen 26.000 veces al año".

Fue al llegar a ese absurdo y tremendo párrafo cuando decidí cerrar el libro. Sin embargo, un rato después me pareció adecuado darle otra oportunidad a Sala hojeando al azar otras páginas, y ya fuera por casualidad o porque este señor es un obseso me encontré de nuevo la misma gilipollez en la página 122:

"Con nuestros impuestos se fabrican bombas-trampa con aspecto de juguetes destinadas a atraer la atención de los niños con el fin de mutilarlos".

Y el tío se queda tan fresco después de soltar tamaña mentira, otra vez. Yo entiendo que este bocachancla nunca haya visto una mina, pero le hubiera bastado un minuto en internet para ver cientos de fotografías de muchísimos modelos de minas contrapersonal. A ver dónde cojones ve el colega los colores vivos y el aspecto de juguetes.

Que quede claro esto, y lo digo yo, que de otra cosa no, pero de munición militar sé un rato largo: Es rotundamente falso que las minas antipersona busquen mutilar niños (¿qué sentido puede tener eso?); es mentira que se fabriquen en colores vivos (son negras, verde oliva o de color arena, y lejos de llamar la atención se fabrican con colores precisamente para pasar desapercibidas); es un disparate decir que se fabriquen con aspecto de juguetes (aunque lamentablemente para un niño cualquier cosa puede parecer un juguete, pero esto en ningún caso justifica la tremebunda acusación del señor Sala).

¿Qué pretende este señor con sus descabelladas afirmaciones? Me inclino por aplicar la navaja de Occam y escoger la explicación más sencilla: quiere vender más ejemplares de su libro, y punto. Mala manera es esa de despertar conciencias contando mentiras, amiguito Gabriel, mala manera.



Estos objetos, según el embustero de Gabriel Sala, tienen vivos colores y su diseño emula el de juguetes para mutilar niños específicamente.

Gabriel, si querías iluminar el mundo te quedaste en simple iluminado; si pretendías engañar a muchas personas, enhorabuena, porque viendo lo que se dice de tu libelo en internet creo que has conseguido estafar a más de uno y a más de dos. Pero yo te salí rana, campeón. Lástima que lo mío sea un "minority report".

32 comentarios:

Cachalote dijo...

Eso de las minas infantiles es una historia tan sospechosa y vieja que no puede ser otra cosa que una leyenda urbana.

Que sí, que las minas son una putada, especialmente cuando acaba el follón bélico y la gente no puede hacer su vida por tener medio país sembrado de explosivos, pero de ahí a decir que se fabrican especialmente para reventar niños, haciéndolas en forma de juguetes y tal, como que no se lo cree ni el más tonto

hipy melenudo dijo...

Hay mas tontos que botellines.

Rocket dijo...

Estimado Leónidas,

Ha habido y habrá artefactos explosivos similares a los que dice el amiguete Gabriel.

La diferencia radica en que son trampas preparadas por tipos muy malos, en escenarios muy chungos, donde lo de causar daño no responde a ningún tipo de táctica y sí a joderle la vida al vecino de toda la vida que siempre te cayo mal.

Como es obvio, ninguna empresa de armamento o explosivos fabricaría eso en la vida, ¿para qué?

Yo hace años vi dos juguetes que llevaban dentro una no pequeña carga y estaban preparados para hacer explosión cuando fueran manipulados (en realidad sólo movidos).

En cuanto a la publicación a la que usted hace referencia... ¿cómo se le ocurre?

Saludos,
Rocket

Leónidas Kowalski de Arimatea dijo...

Ya, Rocket, pero no es de eso de lo que hablaba Sala.mascabrevas

María. dijo...

Ya que el tipo éste habla sobre el 'entetanimiento' de la sociedad hacia ciertos temas en los que preferimos mirar hacia otro lado o simplemente hacer oídos sordos, tal vez a él también entre sus datos haya preferido adornar la realidad y se podría decir que por su parte "Entre tetada y tetada ha colado algún biberón", aunque por otra parte, igual él sólo pretende denunciar o hacernos ver que ciertos 'juguetes explosivos' mutilan a 26.000 niños al año y que nadie hace nada por erradicarlo.
Sólo es mi ignorante opinión, puesto que no me he leído el libro.
Aunque por otro lado tú tampoco, ¿no? porque dar una opinión total de un libro por haber leído 22 páginas y otras sueltas no es que sea muy ecuánime, que el tío no dejará de ser un charlatán que lo único que quiera sea hacer negocio, pero para decir que un libro es un bodrio lo lógico sería leerlo entero ¿no?, sería como decir que tú eres un tío raro, por vivir sólo y con un gato, y luego resultar que eres dulce y encantador. Creo que deberías hacer un esfuerzo sobre humano y leértelo entero, quien sabe, igual el boca-chanclas te sorprende..

Leónidas Kowalski de Arimatea dijo...

No, María, no. Me temo que lo que ha mencionado Rocket te ha liado. Precisamente por eso, por temor a crear confusión, yo no quise mencionar en esta entrada que en efecto hubo, hay y habrá hijos de puta que, a título particular, hagan trampas-bomba para mutilar niños específicamente. No es de eso de lo que habla Gabriel Sala en su libro, Y ESTÁ BIEN CLARO EN LOS PÁRRAFOS QUE HE COPIADO.

Lo explico para tontitos:

Sala dice que tú y yo pagamos impuestos a un gobierno que entre otros fines tiene el de mutilar y matar niños.

¿Ha quedado claro?

Leónidas Kowalski de Arimatea dijo...

¡Rocket! Jajajajaja... Hubo un error en mi anterior comentario dirigido a usted, un error cómico aunque delicado. Como verá, tras el punto aparece la palabra "mascabrevas", dando la impresión de que lo llamo a usted así. En realidad es bien distinto lo que ha pasado:

Me hice la picha un lío al teclar la contraseña para publicar el comentario, y el resultado es que la he publicado inadvertidamente. (Ya la he cambiado, por supuesto).

Cachalote dijo...

Pues el comentario de Mr Rocket me ha dejado de pasta de boniato. Me cuesta mucho creer que alguien pueda hacer algo así y no acabar en un psiquiátrico por los remordimientos.

Leónidas Kowalski de Arimatea dijo...

Pues no te sorprendas tanto, Cachalote. En la guerra de la antigua Yugoslavia (ya ves, en plena Europa y ayer mismo), no era nada extraño el que unos u otros dejaran juguetes trampeados a merced del enemigo, o fajos de billetes (ya sin valor), o armas. Cualquier cosa que atrajera la atención era susceptible de ser una trampa-bomba. A los que íbamos por allí se nos decía por activa y por pasiva que no tocáramos nada que nos llamara la atención, y los niños en los colegios estudiaban como una asignatura más el desenvolverse en un ambiente plagado de trampas explosivas.

Los humanos somos así de hijos de puta, Cachalote.

Pero insisto: ESTO NADA TIENE QUE VER CON LO QUE AFIRMA GABRIEL SALA. No nos desviemos.

María. dijo...

No, no me ha quedado claro, por que ya no sé si me he liado yo ó me estas liando tú.

Creo que lo que el sr. Sala pretende decir es que:

Tú y yo pagamos impuestos a un gobierno que entre otros fines ha tenido y tiene la fabricación y venta de armas de cualquier tipo ( y da igual que antes fueran minas antipersonas y ahora sean bombas de racimo) a países con conflictos y guerras abiertas, en los cuales siempre los menos desfavorecidos, en este caso, los niños, son los que reciben las consecuencias de tales atrocidades.

Que yo no entiendo de esto, y la verdad tal vez sea una de las que prefieren vivir en el entetamiento que dice el sr. Sala, pero el gobierno ya admitió hace unos cuántos años que parte de sus ingresos provenian de la venta de armas.....
http://www.elpais.com/articulo/espana/Espana/revela/vez/primera/datos/clientes/le/compran/armas/elpepuesp/20070530elpepinac_23/Tes

Así que no me lío más y cierro comentarios, ¿vale?

Leónidas Kowalski de Arimatea dijo...

Vale, María, sí. (Y perdona si cuando he dicho "sí" has considerado que lo que yo quería decir es "no"). Uy, qué complicado es todo.

Me cago en la sota de bastos.

Anónimo dijo...

He de decir que la Ginebra sólo me ha permitido leer algunas palabras de este, sin duda, espectacular, maravilloso e inigualable escrito, aún así, me encantan las ollas del final.





K.Wu.

Rocket dijo...

Estimados Leónidas,

¡Bah!, no se preocupe usted por lo de "mascabrevas", aunque intuí que no iba dirigido a mi, le puedo garantizar que me han llamado cosas peores, además ya sabe usted que excepto faltarle a mi difunta madre, puede usted llamarme prácticamente lo que quiera.

Sí, efectivamente no hablaba de lo mismo, pues ambos estamos de acuerdo en que ninguna empresa fabricaría semejantes atrocidades y ningún gobierno las compraría.

" En la guerra de la antigua Yugoslavia..." Touché.

Por supuesto que España vende armas, de hecho estamos en el top 10 absoluto de exportación de armas a nivel mundial. Pero no nos engañemos ni entremos en demagogias baratas. La industria del armamento es un negocio perfectamente honrado, legítimo y necesario. ¡La de tonterías que hay que oir al respecto de que son los "fabricates de armas" los que crean las guerras y bla, bla, bla!

Cuando no había Kalasnikov la gente se mataba con espadas, y mucho antes de eso con cuchillos de silex, y aún antes con piedras, palos y las manos.

Lo que es de exigir es que, desde el punto de vista de comercialización de sus productos (desde fusiles hasta submarinos pasando por granadas, aviones y clazoncillos de color verde) sea un sector muy estrictamente regulado, como es el caso.

Y luego, al final, aparece Kitty Wu. con resaca de ginebra.

Vivir para ver.

Saludos,
Rocket

María. dijo...

Eyy! que no pasa nada, que sólo ha sido otro de tantos malentendidos, nadie dijo que la vida era fácil.

Pues yo envido a copas.

Besitos de regaliz. LIANTE.

Anónimo dijo...

Rocket, a las 5.23 de la mañana lo que tengo no es resaca.


K.Wu.

Cachalote dijo...

"Cuando no había Kalasnikov la gente se mataba con espadas, y mucho antes de eso con cuchillos de silex, y aún antes con piedras, palos y las manos."

Y no hace tanto, en Ruanda las matanzas de Tutsis se hacían a machetazos. Para matar sólo hacen falta ganas de hacerlo.

Lo que no acabo de ver es la utilidad de las trampas explosivas esas de muñecos y tal.

Si yo fuese un malo malote, puesto a hacer daño, y aunque me importasen un pimiento los lugareñoz y sus retoños, lo haría sobre objetivos concretos, sin dejar al azar a la posible víctima, por simple razonamiento de eficacia y economía de recursos.

Pero bueno, visto lo que contais, supongo que los malos de verdad eso de la economía de recursos y la eficacia en la consecución de objetivos no lo deben tener muy claro.

uno que ya es viejo dijo...

Somos muy malos!!! pues claro, pero no nos engañemos, esas herramientas, no son para matar solamente, porque eso no es viable en terminos phicológicos, se trata del miedo, creame que la disminución del calibre de los fusiles, no es solo para que el soldadito pueda portar más munición. A un hombre muerto, se lo entierra y en paz, un herido necesita recursos para sacarlo de la situación y además es un anuncio andante de lo que le pasará a sus amigitos, lo de las minas es similar. Hace tiempo que la finalidad principal del armamento dejó de ser matar.

Leónidas Kowalski de Arimatea dijo...

"Uno que ya es viejo", a mí nunca me ha acabado de convencer esa idea según la cual reducir calibres es para herir más que para matar. Ya hablé de ello en su momento .

Por cierto, ¡cuánto me jode que me plagien sin citarme!

Anónimo dijo...

Yo pienso que casi cualquier armamento o munición le puede paracer un juguete a un niño. Pero pienso que es culpa de la industria juguetera (por su tradición imitándolas, aunque creo que en España está prohibido, pero estamos hartos de verlas en las jugueterías y otros comercios) y no de la armamentistica.
Me alegro de poder volver a leer tu blog.
Un saludo (Del Aguila)

Leónidas Kowalski de Arimatea dijo...

Mwajajaja, coño, Del Águila, un interesante punto de vista el tuyo: ¿Qué fue antes, el huevo o la gallina?

Anónimo dijo...

La gallina, por supuesto (siempre que los huevos sean de oro) D.A

Rocket dijo...

Estimado Leónidas,

"Por cierto, ¡cuánto me jode que me plagien sin citarme!"

Y lo he comprobado y, efecetivamente, ¡¡pero que poca vergüenza tiene el amigo!!

Claro que, sin ánimo de ofender, me gustaría saber el perfil medio de los participantes en un foro de seguridad privada de las Islas Canarias...

SAludos,
Rocket

Leónidas Kowalski de Arimatea dijo...

Ja ja ja... Rocket: "me gustaría saber el perfil medio de los participantes en un foro de seguridad privada de las Islas Canarias..." Jo jo jo... Sí, ya sé que usted no tiene en un pedestal precisamente a los seguratas. Tengo que confesarle que poseo el curso de vigilante de seguridad privada, pero vaya en mi descargo que me lo regalaron con el título de técnico militar en seguridad y defensa, ¡y mucha hambre tendría yo que pasar para ejercer alguna vez de segurata!

Alguna vez tendrá que contarnos por qué le caen tan mal los vigilantes de la privada.

Rocket dijo...

Estimado Leónidas,

Pues porque, sin poder generalizar, la mayoría son unos rebotados de ya sabe usted donde y unos resentidos y unos acomplejados y con menos cerebro que un grillo corso (que como todo el mundo sabe son los grillos con menos cerebro del mundo y la comida preferida de los mucangrios australes)

Y porque se empeñan en demostrarle a todo el mundo lo perfectamente maleducado que se puede llegar a ser.

Alguna historieta graciosa he tenido yo con algún segurata. Mire, quizás me haya dado usted una idea para una entrada...

A "uno que ya es viejo" le diré que casi cualquier carga colocada en un juguete es mortal de necesidad para un niño. Lo primero que harán será llevárselo frente a los ojos justo antes de que explote...

Esos juguetes no están para herir, su propósito es matar niños y generar reacciones de odio.

Aunque casi puedo asegurar que los seguratas, ni siquiera los canarios, tienen nada que ver con esas prácticas.

Saludos,
Rocket

María. dijo...

Oye!!

¿¿ Ayer no fue el aniversario de tu " NO fallecimiento " ??

Joder!, que saborío que eres, mira que no comentar ni unas palabras, un pequeño obituario, una misa funeral, un piscolabis, una fiestuki, unos fuegos artificiales,...no sé, algo, un recordatorio..¿no?..

Mira que eres raro :))

El soldadito de plomo dijo...

Caramba, María, estás en todo. No me extraña que a Leónidas se le haya pasado; ese desgraciado ya tiene bastante con acordarse de respirar.

Leónidas Kowalski de Arimatea dijo...

Ey, so listos, a mí lo que me pasa es que no me gusta recordar las tragedias. Y además, ¡no pienso caer en vuestras provocaciones!

María. dijo...

Soldadito:

Hombre!, pero si mi comentario ha hecho que hasta el "Terminator de las cabezas y las tortas espabilantes" salga de su letargo.
Sin acritud, es todo un placer volver a leerlo, Soldadito.
Pues mire, ya que me fijo en todo, no estaría de más que haría una visita a Pajeú, y obligarla también a salir de su pereza, para que continuase con esa empresa de mucangrios que ustedes dos tienen a medias. A buen seguro que habrá más de uno que se lo agradece.

[..No me extraña que a Leónidas se le haya pasado..] ..Como que usted se ha acordado,ehh??



Leónidas:

Ey, so liante, que nadie intenta provocarte aunque te encante que lo hagamos, además lo que tengas con 'Terminator' lo solucionas con él, a mi no me metas.
Y tragedias??, pero si te fuistes de vacaciones a la costa Daurada a cantar la Traviatta.


Ya sólo ha faltado que Gusifluky, diría unas palabras..

Gusifluky dijo...

Ey, ey, ey, a mí no me metáis en vuestros asuntos. Con lo a gustito que estaba yo...

María. dijo...

JAJAJAJAJAJAJA!!!!

Si, si, tu consiente a la niña, que luego viene lo que viene jajajaja

Miau, miau, minino bonito.

Maria Cortés dijo...

Según el Tratado de Otawa para prohibir las minas antipersona firmado por más de 156 paises, nada sospechoso en cuanto a objetividad, ese tipo de minas SÍ QUE EXISTEN. Le copio un texto en inglés:
===
"There are two main types of AP mines: blast mines and fragmentation mines. Placed in or on the ground or scattered from the air, blast AP mines are often less than 10 centimetres in diameter and are set off by the weight of a foot. They are the most common type of AP mine. Among the most insidious are "butterfly" mines - blast mines disguised as toys, scattered from planes so that they explode when someone plays with them."
===
La a fuente de este texto:
http://www.international.gc.ca/mines/background-apercu/definition-mines.aspx?lang=eng
Así que, despues de todo, quizas el sr sala no esté tan equivocado como usted dice y la violencia e indignación que hay en sus palabras deberían ir dirigidas hacia otro lado...

Leónidas Kowalski de Arimatea dijo...

María Cortés, por mí ese fantástico tratado puede prohibir incluso la dinamita marca ACME con la que se putean el Coyote y el Correcaminos, que no por eso me voy a creer que existan.

No me copipegues textos de tratados "Made by Lady Di" (ni mucho menos me los copipegues en un idioma que no es el mío, please), y demuéstrame que los disparates de Sala Calvet tienen algún fundamento. Si puedes, vamos.