AVISO PARA LECTORES: Esto es un blog de desahogo personal y en ningún caso las opiniones aquí vertidas se corresponden con la postura oficial del Vaticano. Leónidas Kowalski de Arimatea es un personaje ficticio, y los gatos que escriben sus textos no comparten necesariamente su comida. Los autores no tienen nada contra las mujeres, y por lo que a ellos respecta pueden seguir constituyendo asociaciones feministas para dar pena y mendigar subvenciones.

martes, 26 de octubre de 2010

Por alguna retorcida asociación de ideas...


...me he acordado hoy de Marta. Ella y yo nos besamos apasionadamente durante unos minutos en una noche gaditana de hace varios años. Y me gusta recordarla, porque pocas personas me han enseñado tanto en tan poco tiempo.

Marta, con sus pícaros ojos verdes y aquellos hoyuelos en los extremos de su sonrisa, me enseñó a comprender unas circunstancias personales anómalas. Me hizo, creo, mejor persona, y tengo pendiente con ella una deuda que no podré ni sabré pagar. Marta, en apenas unas horas de franca e íntima conversación, engrandeció para mí palabras como "tolerancia", "respeto" y "comprensión". Ella de eso sabe mucho, porque pocas veces fue comprendida, raramente tolerada y casi nunca respetada.

Marta me habló de psiquiatras y de laberintos burocráticos. De pervertidos amantes abusadores y de falsos amigos. De trabajos realizados lejos de sus vecinos y de puestos laborales en los que nunca sería admitida. De prejuicios ajenos y de su inocente sexualidad.

Marta me habló también, con inusual sinceridad, de sexo prohibido según costumbres, y de sexo maldito según algunos, y de generales conductas hipócritas respecto al sexo. Muy a su pesar ella también sabía mucho de todo eso.

Antes de despedirnos quise besar a Marta, y lo quise hacer con uno de esos besos largos, lascivos, golfos, que son más un acto sexual que un gesto de cariño; más cópula que despedida. Ella respondió generosamente, y se lo agradezco.

Marta tenía pene.

Marta era más femenina que la mayoría de mujeres vaginadas que he conocido.

Marta era tan hombre como yo soy mujer.

Ahora pueden ir por ahí diciendo que Leo Kowalski se enrolló con un tío; demuéstrenme su ignorancia, que lo estoy deseando para tener tema al que hincar el diente en esta bitácora.

Y la verdad es que a mí me van las mujeres... ¡por eso quise besar a Marta!


(¿Me estoy volviendo demasiado repetitivo?)

24 comentarios:

Cachalote dijo...

En ocasiones la natualeza es cruel, y la sociedad aún más.

Anónimo dijo...

me parece bien, creo que todos o casi todos los q te seguimos haríamos lo mismo..pero te imaginas al lado de Marta como pareja estable??
Saluten, Faber

Tirofijo dijo...

Hicistes lo que todos pensamos en hacer almenos una vez en nuestra vida (en mi caso no solo se quedó en pensamiento. La diferencia es que mi amiga se llamaba Rafael, jeje).
No estás solo en tu declaración, lo que yo hice lo sabe hasta mi mujer. Así que:
CON DOS COJONES (pero los tuyos, no los de ella).

Anónimo dijo...

Su relato emociona, los comentarios descoj... Me da que el último le está interpretando raro. En cualquier caso como mujer eso de mujeres vaginadas hiere la sensibilidad, no lo tome como crítica destructiva es una cuestión de sonoridad, digalo en voz alta y sentirá un crugido en el oido.

Leónidas Kowalski de Arimatea dijo...

Hola a todos, pequeñukys. Desde mañana, miércoles, y hasta la tarde del jueves no podré responder a ningún comentario. Mientras tanto aprovechemos.

Cachalote:

Yo creo que la crueldad está en nosotros, no en la Naturaleza. (Quizá tengo mi puntito panteísta)

Faber:

Ciertamente no querría a Marta como pareja, ¡pero tampoco querría como pareja a la mayoría de mujeres que he besado, por dios!

Tirofijo:

Yo es que me lío ya con esta confusión de sexos, y no entiendo nada. Pero si a tu mujer le parece bien, ni una palabra más.

Anónimo:

A mí lo de "mujeres vaginadas", en el contexto de esta entrada, no me suena mal. Párese a pensarlo.

Pero sí tiene usted mucha razón en eso de sentir un desagradable "crugido" en el oído. Le diré que ese "crugido" se atenuaría si usted lo percibiera con jota. Los crujidos se soportan mejor que los "crugidos".

Rocket dijo...

Estimado Leónidas,

Y dígame una cosa antes de opinar o, incluso de "romper una lanza" (¡como odio esa frase!), en favor de los derechos de los transexuales y travestidos del mundo.

¿A qué se dedicaba nuestra querida Marta?

Saludos,
Rocket

uno que ya es viejo dijo...

Lo que no entiendo es porque no la ha hablado más con ella, ¿solo ese par de horas?, creo que se trató de un alquiler que lejos de defraudarle le sorprendió y le gustó.

Las "anolalías" la falta de respeto o la intolerancia no son patrimonio exclusivo de nadie. De todos formas me alegro de que esa hembra le destruyera ciertos tabús que son otra anomalía.

Tirofijo dijo...

Bueno Leonidas, aquello pasó hace mucho tiempo. Ya sabes, juventud, bebidas espirituosas, el calor del amor en un bar...
Yo siempre he tenido la teoria de que si no lo pruebas, no sabes si te gustará. Fue... solo una experiencia más. Después continué practicando la heterosexualidad en exclusiva (para alegría de las féminas), y aquí me ves, casado con un pivon de tia (pero tia de fabrica). Lo que pasa es que la quiero mucho y le he contado todo lo que he hecho en la vida, incluido este curioso episodio de la misma. Un saludo.
P.D. No lo comenté en tu anterior entrada, pero lo hago ahora. Buenísismos los videos de Simon's Cat.

Anónimo dijo...

Puf que panda de maricones.

Que inmaduro soy, lo siento JAJAJAJAA (es broma)

Mondejar.

Gerardo dijo...

Iba a preguntar si era repe, pero vi el comentario final.

Y si fuera de aspecto masculino, qué más daría también. Yo me he vuelto muy tolerante en este tema, la homosexualidad solo es un tabú cultural de la época y cultura en las que nos ha tocado vivir. Mira qué bueno, por ejemplo.

Rocket dijo...

A ver a ver que nos estamos liando o, al menos, me he liado yo.

El que se va con un travelo no es gay, los gays no frecuentan travelos, frecuentan gays.

¿Para qué cojones iba a querer un gay un tío con tetas o una tía con rabo si a ellos lo que les va son los tíos?

¿Habéis visto muchos gays en las redadas de travelos que antaño salían en los periódicos?

Yo no estoy muy puesto en esos menesteres, no está entre mis hobbies, pero tengo clarísimo que lo de irse con un travel o visitar a una tía con un "aditamento" de plástico tiene más que ver con el morbo y lo prohibido y todas esas zarandajas.

Los que no nos comemos ni un colín nos conformamos, de momento, con lo que la madre naturaleza nos asignó de oficio... si algún día estamos hasta los huevo de tías, ¿quién sabe?

Y con respecto a lo del paliolítico, señores, por favor, que no hace falta irse tan lejos. Amén de en las culturas clásicas, entre los samurais era habitual tener un "wakashu" o aprendiz al que enseñar y proteger, ¡¡y darle por culo en cuanto se pusiera mirando a Tokio...!!

El tío más valiente que he conocido en mi vida es un paraca francés, más maricón que un palomo cojo, y ahí le tienen ustedes. Comandante veterano, con más medallas que De Gaulle (tengo entendido) y una fama de ardor guerrero ganada a pulso de la pera.

A mi lo que cada uno haga en su intimidad...

Anónimo dijo...

Uy,¡con J me cruje más! jajaja
Gracias por la lección ortográfica, me pasa con frecuencia.

Anónimo dijo...

crujir y tejer con jota, ... gilipoyas con g, jejeje, anónimo coño! no te metas con Leo, jejeje
Faber

Rocket dijo...

Estimado Leónidas,

Lo de paliolítico ha sido un typo, ya sé cómo se escribe.

Que le veo venir por la vereda...

Saludos,
Rocket

Leónidas Kowalski de Arimatea dijo...

Hola a todos otra vez. Tengo mucho sueño, estoy cansado, una mujer acaba de marcharse de mi casa sin ser percutida y tras contarme una dramática situación familiar, y además me he tomado varias cervezas. Así que se me perdonará la brevedad en las respuestas.

Rocket:

Marta era peluquera.

Uno que ya es viejo:

¡Nada de alquileres sorpredentes y placenteros! La gracia de Marta es que no se alquilaba para nadie. Nuestra relación duró tan poco porque nos despedimos aquella noche con promesas de mayor lascivia. Y yo luego yo me acojoné, lo que obviamente le sentó mal. Y pare usted de contar.

Tirofijo:

Vale, ya he comprendido que tuviste una experiencia homosexual. No es mi caso -¿debo insistir en que Marta era una mujer?-, pero me parece estupendo que lo probaras y que además tengas la confianza de hablarlo con tu esposa. Pero dime, ¿qué es una tía de fábrica? Eso no lo entiendo.

Mondéjar:

Lo tuyo no es inmadurez, es finalonchismo aplicado al sexo: prefieres los filetes a los salchichones.

Gerardo:

La verdad es que yo también soy cada vez más tolerante con cualquier práctica sexual voluntaria. Sin embargo no tengo tan claro que la homosexualidad sea un tabú de nuestro tiempo y de nuestra cultura. Yo más bien creo que siempre fue una sexualidad clandestina porque no es útil para la reproducción, y como seres vivos que hemos evolucionado desde hace muuucho mediante reproducción sexual estamos condicionados, por la selección natural, para aborrecer (mayoritariamente) esas prácticas infecundas. El hecho de descubrir eso que enlazas no creo que tenga más importancia que si unos arqueólogos del año 15000 descubrieran el almacén de revistas sobre "bondage" de un humano del 2010. Eso demostraría que en nuestra época se practicaba tal cosa, pero no demostraría, ni mucho menos, que era algo común o socialmente aceptado. (Estoy espeso y no me puedo expresar mejor, lo siento).

Rocket (otra vez):

Estoy indignadísimo. Un comentario tan largo y no lo ha empezado diciendo "Estimado Leónidas" ni "Estimados todos" ni "Estimado alguien, quien sea". Pues ea, no lo leo.

Anónimo:

De nada. A mí también me pasan con frecuencia otras cosas, mucho peores.

Faber:

¿...?

Rocket (una vez más):

Me recuerda usted a ciertas damas. Tiene con ellas en común que no pueden vivir sin mí.

No iba a corregirle esa errata del "paliolítico", no soy tan simple. ¿Usted por quien me toma?

(Pero voy a mirar con lupa las dos últimas entradas de su blog... cuando ande más despierto).

Tirofijo dijo...

Hola Leónidas. Pues cuando digo que es una tía de fábrica, me refiero a que, a diferencia de Marta, el destino quiso que naciera sin pene (aunque Marta también puede haber nacido mujer, pero con la misma entrepierna que tú y que yo). Tal vez he sido yo el que no te entendió a tí, porque ¿como se llama mantener relaciones con una mujer con tales atributos masculinos? Ya que, como bien apuntas, lo que yo mantuve fue una relación homosexual..., ofú, que jaleo esto de la vida sexual.
Un saludo y un placer hablar contigo.

Anónimo dijo...

sorry, son solo frases hechas de mi época estudiantil,..
faber

Leónidas Kowalski de Arimatea dijo...

Tirofijo y Faber:

Vale, entendido.

tessa dijo...

yo siempre supe que vos eras rarito...

Anónimo dijo...

Faber, Gilipollas al igual que olla con ll.

Gerardo dijo...

"Estamos condicionados, por la selección natural, para aborrecer (mayoritariamente) esas prácticas infecundas."

Siento señalarte esto como un error común. Es un razonamiento que, simplemente, choca con la realidad. Las teorías a lo Desmond Morris están muy bien; pero cuando parten de observar la realidad. Sin embargo, sucede que la homosexualidad es una verdadera "epidemia" en la naturaleza, ahora y en el pasado, desde los insectos hasta el ser humano. Está documentado que los animalitos se lo pasan bomba en tal proporción que los biólogos ya no pueden despacharlo como hacían (¡prejuiciosamente y contra el método científico!) como "aberraciones"; precisamente por ese tabú occidental que se les colaba en sus científicas mentes.

El sexo no solo es reproducción, esto es una grave simplificación y un gran error de los que usan este argumento base para clasificar la homosexualidad como antinatural. El sexo tiene muchas funciones, y no solo en el ser humano.

Vete descartando eso de que la homosexualidad no sería favorecida por la selección natural, no tiene sentido y la realidad lo desmiente.

Y ya que estamos, aprovecho para el recuerdo de este artículo mío sobre este tema (de cuando escribía cosas):
http://bajoelvolcan.blogspot.com/2008/04/noticias-nuevas-con-ideas-viejas-de.html

Leónidas Kowalski de Arimatea dijo...

Gerardo, sé que cuando hablas lo haces documentadamente. En mi caso no es así, por eso, confiando en que tienes razón, no voy a discutir este asunto; me falta culturilla para contradecirte.

Sí te diré que el tema me parece apasionante, y que no comprendo por qué retorcido mecanismo evolutivo se puede favorecer la homosexualidad. (Y ojo, que no estoy diciendo que la homosexualidad sea antinatural, eh).

Si alguna vez tengo el honor de charlar contigo en persona tendríamos que hablar de todo esto (ya he leído un puñado de libros sobre darwinismo y me veo capaz de discutir un poquito).

También me ha parecido notar en tu comentario cierto desencanto con la ciencia. No me jodas, Gerardo, dime que no te me estás yendo al lado oscuro de la Fuerza. Ya sé que los conocimientos científicos actuales no son perfectos (ni lo serán nunca; los científicos no son dioses), pero la ciencia tiene unos mecanismos de autocorrección que... bah, no hace falta que te explique a ti nada.

Ey, tío, te quiero mucho. Y no, no soy marica.

Gerardo dijo...

Si me quieres tanto, ¡escribe, pedazo de vago! Además tengo cosas de enjundia que contarte.

¿Yo desencantado de la ciencia? Qué va. Mi comentario está dicho con neutralidad (desde la neutralidad, que diría un bobo). Ni aunque tuviera motivos me pasaría algo así por razones emocionales, soy muy cerebral y me conozco muy bien. Ni aunque me violara un físico de partículas, mira. ¿Por qué me iban a caer mal las partículas entonces? Como mucho, los fluidos.

Es fácil solucionar la duda de "qué retorcido mecanismo evolutivo puede favorecer la homosexualidad". No solo hay cosas cuya razón no sabemos, sino que no todo tiene una razón por la selección natural. Hay cosas que son simplemente neutrales, ni perjudican ni benefician, y por eso también perduran; llamarlas "errores" o "residuos" o lo que sea, es en realidad contaminar con lógica humana el estudio de la naturaleza, antropocentrismo inadvertido. Es el mismo mecanismo mental de buscar el sentido de la vida, como si el universo tuviese que amoldarse a nuestra lógica.

Intentar explicarlo todo por selección natural es llamado panadaptacionismo. Uno de sus mayores críticos era Stephen Jay Gould (¿por cierto, no era uno de los autores que te gustaban?).

Dos entradas de Paleofreak sobre el tema:

- http://paleofreak.blogalia.com/historias/11797
- http://paleofreak.blogalia.com/historias/47021

marta dijo...

bueno querido leo eh aki tu keria marta despues de muchos años y k por cosas del destino nos volvimos a encontrar parece esto una novela venezolana bueno k ya sabes todo lo k opino k jamas te guarde rencor por nada k siempre tendras un hueco en mi vida como amigo mio y k me alegro k ese dia cambiara el rumbo de tu vida con solo un beso y mi compañia y k sepas k me puso los bellos de puntas tirando a rizados al leer todo lo k as puesto mil besos mi niño espero conocerte mas como amigo k vales mucho